¿Tu información médica y de salud está a salvo?

Protégete del robo de identidad médica

Guía de Regalos

¿Tu información médica y de salud está a salvo?

Es fácil entender cómo te podría afectar si un ladrón roba el número de tu tarjeta de crédito o tu contraseña secreta para el cajero automático (ATM PIN) y se va de compras y te vacía la cuenta bancaria. Pero, puede ser aún más traumático si alguien obtiene tu identificación para el seguro médico o usa de otra forma tu identidad médica.

Se podría usar tu información personal para obtener atención médica, medicamentos, aparatos como una silla de ruedas y hasta cirugía, de manera fraudulenta.

Este tipo de fraude es una forma de robo de identidad que va en continuo ascenso. Hubo cerca de 2.3 millones de casos identificados en 2014, casi 22% más alto que el año anterior.

Y los efectos negativos de este delito pueden ser variados. Por ejemplo, el robo de identidad médica puede dañar tu crédito si alguien consigue atención médica bajo tu nombre y luego deja las facturas sin pagar. Lo que es peor, si se agregan a tu historial médico los diagnósticos y cirugías del ladrón, esto puede complicar la atención médica que recibas en los años venideros.

Por esas y otras razones, es importante mantener tu información personal segura. Por ejemplo:

  • Comparte tu número del Seguro Social solo cuando sea requerido. Tu médico, por ejemplo, no lo necesita usualmente, aunque si usas Medicare, tu número de identidad es tu SSN (Número de Seguro Social).
  • Revisa con cuidado toda tu correspondencia que venga de seguros médicos y tus doctores. Avísales si encuentras cualquier cosa que te parezca extraña, como una factura por un servicio médico que tú no has recibido.
  • Guarda copias de tus récords médicos y actualízalos con regularidad. De esa forma, si aparece información de alguien más en tu historial, tú puedes comprobar que fueron alterados.

Para saber más cómo puedes proteger tu identidad médica, ve nuestra cobertura en ConsumerReports.org/medtheft.