La Víbora: Chicharito Hernández, de novia en novia

A nuestra serpiente columnista de espectáculos no se le escapa nadie
La Víbora: Chicharito Hernández, de novia en novia
Fuentes cercanas dicen que Camila Sodi fue la tercera en discordia./Archivo
Foto: DiarioBasta
Fuentes cercanas dicen que Camila Sodi fue la tercera en discordia./Archivo
Dicen que Camila Sodi fue la tercera en discordia./Archivo

 

¡Ay, qué triste estoy! Porque aunque no lo parezca, las víboras también tenemos sentimientos y somos depresivas, bipolares y padecemos de todas esas cosas que están de moda.

Solo que tengo razones de sobra para estar así, y la culpa la tiene el Chicharito, o mejor dicho, el futbolista Javier Hernández. Es que fíjense que ya terminó con su novia española –sí, ya sé que los mexicanos están felices por eso–, pero a mí me hacía muy dichosa ese romance, sobre todo porque por fin el jugador había explotado de amor, y lo demostraba en sus redes sociales, tal como debe ser, y no se reprimía, como lo hacía con su noviecita “santa”, la tapatía aburrida esa con la que anduvo mucho tiempo.

Hasta ahora es un misterio el rompimiento entre Chicharito y Lucía Villalón, como se llama la chica. Se especula que fue la distancia lo que apagó la llama, pero yo, en mis cochinos y venenosos pensamientos, pienso que fue porque al santurrón del Chícharo le asustó la idea de tener una esposa del primer mundo, donde las ideas sobre el sexo y las relaciones de pareja son tan abiertas y libres. ¡Oh, no, eso es impensable para un niño “bien” tapatío!

De seguro, la mamá del futbolista le “abrió” ojos al muchachito y le hizo ver que para casarse es mejor una mexicana, de esas que sueñan con alguien que las mantenga y que quieren llegar de blanco al altar.

Y fue por eso que Javiercito fue corriendo a buscar a su ex tapatía, pero algo pasó, porque ahora el run run es que el carajo Chícharo anda perdido por otra que no encuadra muy bien dentro de los cánones de las recatadas familias jaliscienses, la actriz Camila Sodi, quien, imagínense nada más, está separada del padre de sus dos hijos.

Así nomás no se puede. Ojalá que el pobrecito vuelva a ser como antes, que se case con una niña “bien” y que tenga muchos Chicharitos, como se espera de un tapatío como él.

En otras cosas, por fin Shanon de Lima se libró de Marc Anthony, y el cantante deberá pagarle 10 mil dólares mensuales a la modelo por tres años. Además, el artista tuvo que cederle dos apartamentos de lujo ubicados en Miami.

Shannon de Lima y Marc Anthony
Luego de su tercer divorcio, quién será la nueva “víctima” de Marc Anthony./Archivo

Esto me parece poco a cambio de haber aguantado dos años a este hombre que además de feo tiene fama de obsesivo, celoso y controlador. Me pregunto quién será su próxima víctima, porque de que hay tontas que lo soportarían las hay, ¿no es cierto?