No le eches mucha sal

Aprende a utilizarla de acuerdo a las comidas para que no tengas que usar de más

Cierto, la sal es un maravilloso sazonador y conservador usado desde tiempos milenarios. Pero cuántas veces surgen en la cocina las preguntas: ¿cuánta? y ¿cuál es el momento ideal para añadirla?

“Es el ingrediente que hace todo sepa mejor, pero hay que saber usarlo. La sal de grano o sal marina, es más pura. Hay que buscar que no esté fluorada o yodada y así evitar la presencia de minerales extras en el cuerpo”, recomienda Carlos Espinosa, chef del restaurante Tikuun.

La cantidad adecuada para el consumo diario es un gramo de sal, afirma Lula Contreras, licenciada en nutrición.

“Hay que tratar de condimentar con especias como orégano, hierbabuena y evitar alimentos en los que el sodio se encuentra en cantidades elevadas, en especial condimentos y consomé de pollo sintéticos, debido a que también contienen grasa butírica dañina para el corazón”, explica la especialista.

Un condimento natural que puedes elaborar en casa para reducir el consumo de sal en tu mesa es el gomasio oriental: licua en seco siete cucharadas de ajonjolí tostado y cuatro cucharadas de sal de grano. Rellena con él cuatro pequeños saleros de cristal, pero no lo uses para cocinar porque puede cambiar el sabor.

Carnes
Se pone sal por ambos lados del corte siempre después de sellar. Agregarla en el marinado hará que los cortes se desjuguen. Lo mismo aplica para carnes rojas y blancas que para pollo y pescado.
Añade pimienta después de la cocción, al quemarse puede amargar el sabor de tus alimentos.
Para un sabor más intenso, puedes adicionar un poco de sal de grano al servir.

Verduras
Espera a que el agua hierva, agrega la sal y posteriormente las verduras para su cocción.
Al saltear, evita que los vegetales pierdan agua rápidamente: espera a que se doren, sazona y retira del fuego.

Pastas
Hierve el agua, agrega la sal y cuando alcance nuevamente el punto de ebullición incorpora la pasta.
Es conveniente salar la pasta para no dejar la sazón únicamente a la salsa: para un litro de agua, utiliza 10 gramos de sal de grano.

Frijoles
Agrega la sal una vez cocidos. Deja hervir 5 minutos y retira del fuego.

 

Pollo a las hierbas con puré de camote

Rinde: 4 porciones

pollohierbas

Ingredientes

¼ de taza de aceite de oliva
1 diente de ajo molido
4 cucharadas de jugo de limón amarillo
2 cucharadas de hierbas finas molidas
Sal y pimienta
4 pollos pequeños
2 camotes amarillos cocidos y pelados
1 cucharada de mantequilla

Preparación: 
Mezclar el aceite con el ajo, el limón y las hierbas. Sazonar con sal y pimienta. Untar los pollos y dejar reposar por ½ hora. Hornear a 185 °C por ½ hora.
Moler en el procesador el camote y la mantequilla. Sazonar con sal y pimienta.
Servir el polo con el puré.