Resguardando nuestros niños en tiempos difíciles

El día después de la elección presidencial, mis alumnos llegaron a clases con miedo al futuro. Ellos estaban preocupados por lo que podría pasar con sus comunidades ahora que había sido elegido un Presidente que había atacado a inmigrantes indocumentados e insultado a mexicanos.

Como maestra de niños en el 7 tmo año en una escuela secundaria CTIM (STEM) en el Sur de Los Ángeles, la mayoría de mis alumnos son Latinos. Muchos de ellos tienen familiares o amigos que no tienen papeles. Incluso, algunos de ellos podrían ser indocumentados también.

Recientemente se ha reportado que ICE arrestó a 161 indocumentados en el área de Los Ángeles. Otras ciudades también reportaron redadas. Parece ser que esto es solo el comienzo. Trump ha prometido más redadas y tiene todas las intenciones de construir su prometido muro en la frontera con México.

Nuestras familias están asustadas y con mucha razón. Debemos de hacer todo lo posible para proteger a nuestros niños y sus familias de la amenaza que el gobierno federal presenta para nuestras comunidades inmigrantes.

En todos los niveles de gobierno, tenemos que buscar las mejores maneras para proteger a nuestro niños y familias vulnerables.

Durante mi estancia en la Casa Blanca, estuve al mando de las políticas de apoyo del Presidente Obama para alumnos vulnerables, sean indocumentados o no. A pesar de los distritos escolares, luche a favor del derecho a una educación para los alumnos indocumentados y menores no acompañados. Logre asegurar $50 millones de dólares de parte del gobierno federal para nuestros estudiantes más necesitados.

No me detuve ahí. He creado guías de apoyo como recursos para ayudar a nuestros alumnos indocumentados cursando la preparatoria y también en la transición a la universidad, como también para ayudar a alumnos de primaria y kínder quienes son indocumentados o  son hijos de indocumentados. Estas guías buscan entrenar a maestros y padres de familia como navegar estas situaciones complicadas.

La Corte Suprema de Justicia ha declarado que ningún estado puede negarle a un niño el derecho a una educación pública y gratuita. Todos los niños tienen el derecho a una educación sin importar su estatus migratorio.

Nuestras escuelas tienen que proveer un ambiente seguro que apoye a nuestros estudiantes.

Ninguna escuela debería de preguntar acerca del estado de inmigración de ninguno de sus estudiantes. Esa es la ley y debemos asegurarnos que sea respetada.

Podemos empezar por entrenando a nuestros maestros y miembros de la administración para que puedan ayudar a estudiantes con trauma emocional, o miedo por el futuro de sus familias.

Tenemos que proporcionar recursos a nuestras familias, incluyendo apoyo legal. LAUSD ha creado líneas telefónicas de apoyo para estudiantes y sus familias. LA City ha creado un fondo de apoyo financiero para cuestiones legales. Tenemos que dar a conocer estos recursos para que nuestras familias sepan que están disponibles para ellos.

A la misma vez, hay que identificar distintas maneras para apoyar las familias más necesitadas que son parte de nuestra comunidad.

No supe que contestarles a mis alumnos cuando me preguntaron como Trump ganó la presidencia. Pero algo que sí sé y lo que les puedo asegurar a mis estudiantes es que no dejaremos que nuestra comunidad sea amenazada sin una lucha.