El último adiós al niño Elías Rodríguez reúne a cientos en Sylmar

Llanto, dolor y tristeza en la misa de cuerpo presente del niño, de 13 años de edad, que murió ahogado en el Río Los Ángeles

La iglesia de San Didacus de Sylmar fue insuficiente para dar cabida a centenares de familiares, amigos y la comunidad, que, en medio del llanto y la tristeza dieron el último adiós al niño Elías “Eli” Rodríguez, d 14 años, quien se ahogó accidentalmente el río Los Ángeles, el pasado 17 de febrero.

“Dios ya ha tomado la custodia de “Eli”, dijo Rubén Mascorro, sacerdote de la parroquia de Santa Lucia y tío del pequeño. “Él ahora esta en el cielo”.

La noche anterior a la misa de cuerpo presente, una vigilia congregó a casi 3,000 personas de una comunidad impactada por la tragedia.

“Elías siempre andaba feliz”, comentó Ricky Díaz, de 15 años, amigo de la infancia del menor. “Juntos fuimos a la escuela Lakeview; nunca me imaginé que le pasara lo que le pasó”.

Elías Rodríguez estuvo desaparecido casi por más de dos semanas desde el 17 de febrero, en medio de la tormenta que cayó en Los Ángeles.

El niño se dirigía a la casa de su abuelita, Secundina Mascorro.

Secundina Mascorro., abuelita del pequeño Elías Rodríguez, intenta consolar a su hija Pahola, madre del niño que murió ahogado en el río Los Ángeles. / Foto: Jorge Luis Macías
Secundina Mascorro, abuelita del pequeño Elías Rodríguez, intenta consolar a su hija Pahola, madre del niño que murió ahogado en el río Los Ángeles. / Foto: Jorge Luis Macías

Por varios días, agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI), del Departamento de Policía de San Fernando y del LAPD, así como numerosos voluntarios salieron a buscar al niño de manera infructuosa.

Las autoridades creen que el menor de edad cayó al Canal Pacoima, un atajo que utilizan los estudiantes de la escuela César Chávez Learning Academies, ubicada en San Fernando, donde el menor cursaba el noveno grado.

Su cuerpo fue hallado el día 28 de febrero, a 20 millas de distancia, en la ribera del Río Los Ángeles, en las cercanías de Los Feliz, en el área de Atwater Village y el Médico Forense del condado de Los Ángeles confirmó su identidad, luego de practicarle la autopsia.

“Una tragedia así nos afecta a todos”, dijo Philip Ruiz, oficial de liderazgo en la División Mission del LAPD, quien acudió a dar el pésame a la afligida familia. “Nosotros también tenemos hijos y estamos aquí para apoyarles en lo que necesiten”.

Philip Ruiz, oficial de liderazgo en la División Mission del LAPD. / Foto: Jorge Luis Macías
Philip Ruiz, oficial de liderazgo en la División Mission del LAPD. / Foto: Jorge Luis Macías

Unidos en oración y tristeza por la partida de este mundo de Elías, el sacerdote Mascorro dijo que la reunión como familia de la comunidad representaba una oportunidad para sanar las heridas y el dolor “porque Elías es un instrumento de unión de Dios para cada uno”.

“No hay palabras para describir ni para aliviar el dolor de una madre”, expresó Susan Almaraz, quien viajó desde la ciudad de Chino para la misa y el sepelio. “Solo Dios le va a dar resignación para seguir adelante”.

En uno de los recuerdos que la familia obsequió a los dolientes se leía: “Eli atendía a su mamá [Pahola] con su enfermedad. Siempre la hacía reír. Era como cualquier otro niño de su edad y se encargaba de tirar la basura”.

Decenas de personas acudieron a despedir a "Eli" hoy por la mañana. / Foto: Jorge Luis Macías
Decenas de personas acudieron a despedir a “Eli” hoy por la mañana. / Foto: Jorge Luis Macías

“Buen estudiante en la primaria y secundaria; ganó medallas y se graduó de secundaria con honores”, añadía. “Será recordado profundamente y siempre estará en los corazones de sus padres [Sergio Rodríguez y Pahola Mascorro]”.

A Elías “Eli” Rodríguez le sobreviven sus hermanos: Destanee, Nicolás, Ezequiel y Sergio. Sus restos mortales ya reposan en el cementerio de San Fernando Mission Hills

img_0271-1

Fotografías de Elías de pequeño fueron colocadas en la iglesia. / Foto: Jorge Luis Macías
Fotografías de Elías de pequeño fueron colocadas en la iglesia. / Foto: Jorge Luis Macías