Temerosos de Trump, algunos inmigrantes abandonan el Medi-Cal

Algunos residentes de California nacidos en el extranjero temen ser castigados por usar el Medi-Cal y otros beneficios sociales
Temerosos de Trump, algunos inmigrantes abandonan el Medi-Cal
Para inscribirse una persona puede visitar una agencia de servicios sociales de su condado o una oficina de Medi-Cal.
Foto: Getty Images

By: Emily Bazar

Algunos californianos nacidos en el extranjero están cancelando su cobertura de Medi-Cal o rechazando inscribirse en primer lugar, citando temores de una represión contra los inmigrantes por parte de la administración Trump.

Entre los que están abandonando la cobertura, hay personas que están en el país legalmente, pero que están preocupadas por poner en peligro a los miembros de la familia que carecen de estatus legal permanente, según funcionarios del gobierno, abogados de inmigración y defensores de la salud.

Otros se preocupan de que los castiguen en el futuro por usar beneficios públicos como el Medi-Cal, la versión estatal del programa federal Medicaid, que proporciona cobertura de salud a los residentes de bajos ingresos.

“Estamos escuchando de muchos condados que están recibiendo llamadas de familias de inmigrantes que reciben beneficios, o cuyos hijos son ciudadanos y pueden estar recibiéndolos, pidiendo que se cancele”, dijo Cathy Senderling-McDonald, directora ejecutiva adjunta de County Welfare Directors Association of California en Sacramento, que representa a los directores de servicios sociales de los 58 condados.

Senderling-McDonald enfatizó que los informes son anecdóticos, pero provienen de todo el estado. “No es sólo uno o dos condados”, dijo.

Si están legales, tienen derecho a los servicios

Muchos inmigrantes están cancelando beneficios de salud, a pesar de que legalmente tienen derecho y son elegibles para los beneficios que están recibiendo, agregó.

En realidad, dicen los expertos, la cancelación de los beneficios puede no ayudar ya que los nombres de los inmigrantes ya están en el sistema.

El Community Health Initiative of Orange County, un grupo sin fines de lucro que ayuda a los residentes locales a solicitar cobertura de salud, ha trabajado en el último mes con dos familias inmigrantes que han retirado las solicitudes de cobertura del Medi-Cal.

En un caso, una madre de Santa Ana había solicitado en enero los beneficios completos del Medi-Cal para su hija, una indocumentada, dijo Aaron Reyes, director de programas y políticas del grupo.

Pero la madre llamó una semana más tarde y dijo que desecharan la solicitud, a pesar de que California ofrece cobertura completa de Medi-Cal a todos los niños de bajos ingresos, independientemente de su estatus migratorio.

“Dijo que escuchó que Trump iba a deportar a la gente, y que van a usar los nombres de las personas que están recibiendo servicios”, dijo. “Le dijimos que en este momento no pasaba nada así, pero no quería correr riesgos”.

En otro caso, una madre de Buena Park presentó una solicitud el mes pasado para Medi-Cal y cupones de alimentos (food stamps) para su hija, quien es residente permanente. Unas semanas más tarde, llamó para cancelar la solicitud.

“Dijo que tenía miedo de Donald Trump y no quería ningún problema”, dijo Reyes.

Este es el nuevo diseño de la tarjeta de beneficios del programa Medi-Cal, que será enviada muy pronto a los beneficiarios. (Courtesy of the California Department of Health Care Services)
Este es el nuevo diseño de la tarjeta de beneficios del programa Medi-Cal, que será enviada muy pronto a los beneficiarios. (Courtesy of the California Department of Health Care Services)

Clima de miedo

El presidente Trump ha hecho de la represión a la inmigración ilegal un punto focal de su presidencia. Además de destejer las relaciones con México a causa de su propuesta de construir un muro a lo largo de la frontera sur, ha prometido ser duro con los inmigrantes indocumentados que ya están aquí. El mes pasado, autoridades de inmigración arrestaron a cientos de personas en redadas de deportación en todo el país, incluso en California.

La administración Trump también ha redactado el borrador de una orden ejecutiva que, si se implementara, excluiría a los inmigrantes potenciales que necesitan ciertos tipos de ayuda y ordenaría la deportación de aquellos que ya han utilizado servicios sociales, de acuerdo con un análisis de la orden realizado por The Washington Post. También requeriría que las agencias de servicios sociales informen a las autoridades federales sobre los inmigrantes que reciben beneficios.

“El clima general ha sido aterrador para las familias de inmigrantes”, dijo Tanya Broder, abogada del National Immigration Law Center de Los Ángeles. “Literalmente hemos escuchado de personas que no saben si continuar con el tratamiento del cáncer. Los animo a seguir recibiendo la atención que necesitan mientras puedan conseguirla”.

Broder quiere que los inmigrantes sepan que “en este punto, las reglas no han cambiado. La orden ejecutiva no se ha completado”.

“No violan la ley”

Melissa Rodgers, directora de programas para el Immigrant Legal Resource Center de San Francisco, enfatizó que los inmigrantes que actualmente reciben beneficios de atención de salud y nutrición para los cuales son elegibles “no violan la ley de ninguna manera”.

Los datos más recientes y estadísticamente creíbles del Departamento de Servicios de Salud de California (DHCS, por sus siglas en inglés) sobre la matriculación a nivel estatal tiene un retraso de aproximadamente cuatro meses, por lo que todavía no muestran ningún efecto Trump posible en la inscripción.

Un portavoz del departamento, Adam Weintraub, dijo que el gobierno federal no ha impuesto cambios significativos en el Medi-Cal desde la toma de posesión de Trump.

Los menores inscritos en el programa Medi-Cal tienen acceso a servicios dentales y de visión.
Los menores inscritos en el programa Medi-Cal tienen acceso a servicios dentales y de vision.

Pero, dijo, “DHCS no puede especular sobre posibles cambios en el programa del Medicaid que puedan ocurrir bajo una nueva administración”.

Weintraub agregó que el departamento “asume su responsabilidad de salvaguardar la información personal de salud seriamente” y sólo comparte detalles sobre el estatus migratorio de un solicitante con los Centros Federales de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) y sólo lo hace “con el propósito de administrar el programa del Medicaid“.

Ale Ricardez, directora de programas de San Diegans for Healthcare Coverage, dijo que habló recientemente con una mujer que había dado los primeros pasos para rescindir la solicitud del Medi-Cal de su familia.

Todo el mundo en la familia es ciudadano excepto el marido de la mujer, que tiene autorización de trabajo y está en proceso de obtener su residencia permanente, dijo Ricardez.

“Le preocupaba que arriesgaran el proceso de inmigración para su esposo si continuaran con la solicitud”, dijo.

Ricardez le dijo a la mujer que su familia tiene derecho a los beneficios siempre y cuando califiquen, pero eso no la hizo cambiar de opinión, agregó Ricardez.

Menos inscripciones

Mientras que algunos inmigrantes están cancelando su cobertura, otros ni siquiera están inscribiéndose.

Alice Ting, trabajadora de inscripción en Asia Pacific Health Care Venture, un grupo de clínicas en Los Angeles y El Monte, recibió dos llamadas en las últimas dos semanas de inmigrantes nerviosos que preguntaron si deberían cancelar su Medi-Cal. En última instancia, decidieron permanecer inscritos después que les explicara que habían calificado, dijo Ting.

Pero otra tendencia ha atraído aún más la atención de Ting: solía recibir llamadas telefónicas diarias de inmigrantes chinos que preguntaban cómo solicitar el Medi-Cal. “He notado que han disminuido recientemente”, observó.

Bajo una nueva ley, niños indocumentados son elegibles para el programa de Medi-Cal.
Bajo una nueva ley, niños indocumentados son elegibles para el programa de Medi-Cal.

Jan Spencley, director ejecutivo de San Diegans for Healthcare Coverage, está experimentando una tendencia similar.

“Estamos viendo a personas que no están matriculadas que son elegibles, y a personas que tienen cobertura y la cancelan”, dijo Spencley. “La gente no se inscribe a menos que tenga que hacerlo”.

Los abogados y los expertos en inmigración advierten que abandonar la cobertura de salud —o no registrarse— podría comprometer la salud pública, ni hablar de la salud de una persona o la familia.

“Dejar que el miedo lleve a serios daños corporales, ese no es realmente el camino a seguir”, dijo Rodgers. “Si la gente necesita atención médica, debe obtenerla”.

Al mismo tiempo, Rodgers y otros no están haciendo promesas sobre el futuro, porque no saben lo que viene.

“No queremos decir, ‘esto no va a suceder, no se preocupe’ y luego que algo malo suceda”, dijo Reyes. “Para nosotros, es importante ser lo más precisos possible, lo cual realmente es un desafío en estos momentos”.

Preguntas para Emily: AskEmily@kff.org
Haga click aquí para encontrar columnas previas.


Esta historia fue producida por Kaiser Health News, que publica California Healthline, un servicio de la California HealthCare Foundation