Baja asistencia a las urnas en elecciones municipales de Los Ángeles

Tal y como se anticipaba, muchos electores decidieron no salir a votar en los comicios primarios donde se debatían importantes asuntos locales
Baja asistencia a las urnas en elecciones municipales de Los Ángeles
En noviembre hay elecciones del Congreso y los demócratas podrían tomar control de las dos ´Cámaras, si el electorado castiga a Trump por sus políticas
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Silvia Jacinto tomó la papeleta electoral y cuando se disponía a poncharla para marcar sus preferencias, se persignó y cerró los ojos como si estuviera orando.

Le pedí a Dios que que me ayudara a hacer una buena decisión, y que ayude al elegido a que sepa hacer las cosas bien”, dijo Jacinto, quien lleva años que vota en las elecciones de Estados Unidos.

Inmigrante de Zacatecas, México y madre de cinco hijos adultos, fue la votante número 45 en la casilla ubicada en el número 1419 de la calle Colton en la ciudad de Los Ángeles.  Tres horas después de que se abrieran las urnas, en esta casilla no habían llegado ni 50 electores a depositar su voto.

Silvia Jacinto se santiguó antes de depositar su voto para pedir a Dios que la ayudara a hacer una buena decisión. (Foto Aurelia Ventura/La Opinión)

En un recorrido que La Opinión hizo por varias casillas, la afluencia de votantes era muy lenta, un promedio de 10 votantes por hora.

En su cuenta de Twitter, el Registro de Votantes del Condado de Los Ángeles reportaba que una muestra al azar en 30 casillas arrojaba una asistencia a las urnas de 4.52% hasta mediodía.

Estoy muy preocupado y estresado por la baja participación a las urnas”, confesó el concejal Gil Cedillo quien acudió a votar a las 10 de la mañana a la misma urna de Silvia Jacinto. Cedillo se juega su reelección al cargo por el distrito 1 del Concejo de la Ciudad de Los Ángeles  por cinco años y medio más.

Si la comunidad vota, ganamos. Contamos con los número pero debemos salir a votar y desarrollar una cultura fuerte del voto para proteger nuestros intereses”, comentó.

El concejal Gil Cedillo acudió a votar y está postulado para ser reelegido en el Concejo de Los Ángeles. (Foto Aurelia Ventura/La Opinión)

Hizo ver que la elección de este martes 7 de marzo es muy importante. “Si continuamos sin votar, vamos a perder elecciones y líderes”, dijo Cedillo quien lamentó la diferencia tan grande en la asistencia a las urnas comparado con la elección presidencial de noviembre cuando se hicieron grandes filas y algunos tuvieron que esperar horas para depositar su voto.

Los asuntos locales también son muy importantes”, enfatizó. Y recalcó: “necesitamos tres cosas: que la gente elegible para hacerse ciudadana lo haga. Hay 850,000 personas en Los Ángeles que califican para naturalizarse.

“Lo segundo, es que una vez que son ciudadanos se registren para votar; y tercero, ¡voten!. Hay muchos votantes registrados que no votan. Cuando lo hagamos, vamos a tener verdadero poder político y no dejaremos que otros, tomen las decisiones sobre nuestras vidas”, destacó.

Julio Huerta acudió por primera vez a votar. En noviembre pasado se hizo ciudadano.(Foto Aurelia Ventura/La Opinión)

Julio Huerta, camarógrafo y editor de Telemundo salió a votar junto su madre Valentina Kaiser y su esposa Mónica Barrios.

Huerta estaba emocionado porque por primera ejercía el derecho al voto. “Me hice ciudadano después de la elección de noviembre, y me dio mucho gusto participar. Para mi fue muy interesante el proceso de dar el voto, al picar con la pluma el agujerito que marca tus candidatos”, comentó gozoso Huerta.

Mónica Barrios lamentó que muchos votantes hayan decidido no hayan acudido a las casillas. “Tal vez la gente piensa que como no es una elección presidencial, no es importante”, anotó.

Jesús Ramírez acudió a votar al parque Eugene A. Obregón. (Foto Aurelia Ventura/La Opinión)

Jesús Ramírez Aranda de 77 años se levantó temprano para ir a votar. Le tocó hacerlo en la casilla instalada en el parque Eugene A. Obregón en el este de Los Ángeles.  “Me agrada mucho salir a votar. Lo puedo hacer desde hace 12 años que me hice ciudadano. Para mi son muy tontos los que pudiendo votar, no vienen a sufragar así como quienes posponen por años la decisión de convertirse en ciudadanos. Si se hicieran ciudadanos y votaran, los latinos ganaríamos todo el tiempo”, consideró.

Isidra Huizar tuvo que subir hasta el segundo piso del Mercado de Los Ángeles en Boyle Heights donde estaban casi escondidas las casillas para depositar su voto. “Llevo votando diez años desde que me hice ciudadana”, observa esta madre de seis hijos, entre ellos el concejal José Huizar.

“Yo siempre participo en las elecciones porque es la única manera de que se oiga nuestra voz. Además es por el bien de todos, y debía ser obligatorio y por ley que todos, los que podemos, votáramos”, consideró esta inmigrante de Zacatecas, México quien toda su vida laboral trabajó como empacadora de carne.

Isidra Huizar de Boyle Heighst no se pierde una elección desde que se hizo ciudadana hace diez años. (Foto: Araceli Martínez/La Opinión).

Los votantes de Los Ángeles debían votar este martes 7 de marzo, por alcalde, contralor, fiscal y ocho de los 15 concejales. Así como por los ocupantes de tres asientos en la Junta del Distrito Escolar de Los Ángeles y sobre dos medidas, la H y la S. La medida H que abarca todo el condado, pretendía aumentar en un cuarto de centavo el impuestos a las ventas por un periodo de diez años para prevenir y combatir el desamparo; y la medida S limitaría la construcción de cierto tipo de desarrollos inmuebles en la ciudad.

El condado tiene 5,253,855 votantes registrados, y se instalaron 2,543 casillas. Las casillas se abrieron a las 7 de la mañana y se cerrarían a las 8 de la noche.

David Reynoso deposita su voto. (Foto Aurelia Ventura/La Opinión)

María Reynoso y su hijo David Reynoso, inmigrantes mexicanos naturalizados estadounidenses invitaron a todos los latinos a votar. “¡Vengan! ¡Interésense! ¡Salgan a votar! Nuestro voto cuenta y significa mejoras en nuestra comunidad”, dijeron contentos madre e hijo con la satisfacción del deber cívico cumplido después de depositar sus votos.