USGS: Cada 100 años deberá darse un gran sismo en L.A. a lo largo de la falla San Andrés

Han pasado más 160 años desde el último terremoto masivo
USGS: Cada 100 años deberá darse un gran sismo en L.A. a lo largo de la falla San Andrés
En 2014 la comunidad de Napa sufrió un sismo de 6.0 de magnitud.
Foto: Peter Da Silva / EFE

Un reporte de parte del U.S. Geological Survey (USGS) encontró que a lo largo de la zona de la falla San Andrés cerca del sur de California ocurre un sismo masivo cada 100 años, y por lo registrado históricamente, se ha demorado por bastante tiempo tal acontecimiento.

La investigación del USGS, revelada el martes, encontró que los terremotos ocurren a lo largo del área de Grapevine, en el norte de Los Ángeles, en promedio cada 100 años. El último gran temblor se produjo hace 160 años, un evento geológico catastrófico que destrozó 185 millas de la falla de San Andrés.

Según este estudio, la tierra que cobija cada lado de la falla ha estado empujándose contra sí mismas durante años a una tasa de más de 1 pulgada al año desde 1857, y según investigadores, esta acumulación de energía será de repente liberada en un terremoto de gran magnitud, cuando la tierra a lo largo de la falla se sacuda unos cuantos pies.

Por ello, y por el retraso de más de 60 años, se especula que próximamente se dará un sismo catastrófico, como el de 1857 en Fort Tejón.

Durante este sismo, la sacudida fue tan intensa que la tierra se hizo líquido y varios árboles se hundieron. Este temblor duró de 1 a 3 minutos, con una magnitud de 7.9 que movió a todo California y mató a dos personas.

Pero a diferencia de lo que ocurrió en ese entonces, una repetición de esto provocaría daños severos a los acueductos que suministran agua al sur de California desde el norte del estado; interrumpir la transmisión de energía vía cables; y destrozaría la autopista Interestatal 5, cuyo tramo que cruza por Grapevine está justo encima de la falla San Andrés en el Tejón Pass. Además, la población de Los Ángeles estaba bastante reducida a los 3.9 millones que hoy registra la Oficina del Censo de EEUU.

En el centro de Los Ángeles se presenciarían varios minutos de sacudida, lo cual resultaría más devastador de lo que ocurrió en el terremoto de Northridge en 1994 —en ese acontecimiento duró la sacudida 15 segundos.

Según el estudio, en esta zona específica de Grapevine ha habido una larga sequía de terremotos significativos, que lentamente ha estado acumulando tensión mientras que la placa pacífica muela hacia el norte contra la placa norteamericana. El estrés sísmico se ha ido acumulando sin alivio desde 1857.

El sismo que la liberación de esta tensión provoque probablemente será algo que pocos Californianos del Sur han experimentado —de los 10 terremotos que encontraron los investigadores de USGS en los últimos 1,000 años, la magnitud más común fue de magnitud 7.5.

Tal terremoto desgarraría la tierra a lo largo de la longitud de la falla y la desplazaría a un promedio de 9 pies.

Entre los 10 sismos analizados, se encontró que habían lapsos entre ellos que oscilaban de 20 a 200 años, lo cual podría indicar que el sismo masivo que se espera a lo largo de Grapevine en el norte de Los Ángeles podría darse en las siguientes cuatro décadas.