Jóvenes piden a la ciudad un departamento para ayudar a la juventud

Jóvenes angelinos marcharon por fondos y programas para evitar el encarcelamiento de jóvenes
Jóvenes piden a la ciudad un departamento para ayudar a la juventud
Jóvenes se reunieron para pedir que la ciudad provea más programas dedicados a la juventud.
Foto: Jacqueline García / La Opinión

Francisco Martinez estuvo en la cárcel por seis meses cuando era un adolescente y piensa que si hubiera recibido el apoyo necesario de la comunidad, él no habría pisado la cárcel.

“Cuando yo tenía 15 años nadie me ayudó para informarme de las pandillas y cometí muchos errores”, dijo el hombre de 23 años, que este martes por la mañana se unió a un grupo de jóvenes afuera de la estación policial Newton para pedir la creación de más programas juveniles.

“Mi mamá no me podía ayudar porque ella también estaba en la prisión”, aseveró Martínez. Al salir de la cárcel él redirigió su vida; ahora está estudia en el colegio comunitario de Santa Mónica y aboga para que otros jóvenes no pasen por su misma situación.

“Estamos pidiendo ayuda a la ciudad porque ellos están dando mucho dinero a la policía, pero a la juventud no le dan nada”, aseveró.

Martínez dijo que es necesario que los jóvenes de la comunidad tengan más recursos para mantenerse ocupados y fuera de las drogas. “Necesitamos programas que den educación, orientación y trabajos”, aseveró.

Jóvenes de comunidades de bajos ingresos piden ayuda a la ciudad para crear programas. (Foto: Jacqueline García/La Opinión)

Marcha por el respeto

“La marcha por el respeto” realizada ayer fue dedicada a jóvenes que quieren luchar por una segunda oportunidad. Los jóvenes marcharon desde la estación Newton de la Policía de Los Ángeles al colegio Los Angeles Trade Tech donde se reunieron con más estudiantes y juntos se dirigieron a la Alcaldía.

Los participantes fueron en su mayoría estudiantes de las escuelas Free LA en Inglewood y YouthBuild en Los Ángeles. Ambas instituciones están dedicadas a proveer diplomas de secundaria a jóvenes entre los 16 y 24 años de edad.

Miguel Rodríguez, de 21 años y estudiante de Free LA, dijo que aunque él nunca ha estado en la cárcel apoya la creación de un departamento dedicado a  mantener a los jóvenes fuera de las prisiones.

Yo tengo familia que ha estado en la cárcel y [estos programas] les darían más educación en lugar de tiempo en la cárcel”, aseveró el joven.

Oscar Moreno, maestro de ciencias y matemáticas en Free LA High School, dijo que los espacios para los jóvenes son necesarios no solamente de día pero también de noche. En las comunidades de bajos recursos muchas veces los chicos tienen que salirse de su casa en la noche por problemas familiares, explicó.

“Estos espacios ofrecerían un lugar seguro para los jóvenes en lugar de que estén en la calle…la Policía cuando los ve no los ayuda, solo quiere arrestarlos”, añadió.

“Queremos programas, pero también necesitamos los fondos porque si no tienen dinero los programas desaparecen”, explicó.