“Mujer, ¡presente!”: Mujeres de Los Ángeles salen a defender sus derechos

Miles de mujeres faltaron al trabajo, se vistieron de rojo y salieron a las calles de L.A. a alzar la voz
“Mujer, ¡presente!”: Mujeres de Los Ángeles salen a defender sus derechos
Con letreros en mano, mujeres de Los Ángeles salieron a defender sus derechos en el 2017. (Archivo)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

La marcha angelina promujer que reunió a más de 750,000 activistas en Los Ángeles en enero fue solo el comienzo; chispa exaltada para soltar rienda al movimiento feminista e interseccional que vendría, no solo a esta ciudad, sino a todo el mundo..

El miércoles, en el Día Internacional de la Mujer, se vio ese fruto.

Miles de miles de mujeres continuaron ese mismo esfuerzo, el de la búsqueda por la igualdad de los sexos, desde el ayuntamiento angelino, donde a todo pulmón gritaron “¡Mujer! ¡Presente!”, y “¡Cuándo una mujer se detiene, todo se detiene!”.

Pero no fue manifestación cualquiera –un mar de rojo cubrió el césped situado frente a la alcaldía, mujeres (y hombres) vestidas del color elegido para mostrar solidaridad con el llamado “Un día sin una Mujer”. En al menos 50 ciudades alrededor del globo, se invitó a mujeres a no ir a trabajar, a no salir de compras, a salir a las calles a protestar y, sobre todo, portar una prenda roja que exhibe la pasión del movimiento por los derechos de la mujer, y el amor que sienten éstas por sus hermanos humanos.

En el Día Internacional de la Mujer, miles de manifestantes se reunieron frente al ayuntamiento de la ciudad de Los Ángeles. (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

Unos 3,000 activistas, según cifras ofrecidas por la organización Women’s March, de toda talla, clase y color, se reunieron frente al ayuntamiento alrededor del mediodía, representando a mujeres inmigrantes; miembros de la comunidad LGBT (lesbiana, gay, bisexual y transgénero); personas que defienden el derecho a abortar; y sobre todo mujeres que buscan que los gobernantes a nivel local y federal —específicamente para hacerle frente a Donald Trump- promulguen legislación en pro de sus derechos.

“Estoy aquí por ella, por su futuro”, dijo Johnell Gilliam, de 30 años, haciendo mención de su hija pequeña Laelah, de 5, quien energética posaba, vestida a la talla de Frida Kahlo, su “ídolo”, agregó su mamá.

Solo Gilliam vestía de rojo, pero su pequeña, de descendencia afroamericana, representaba bien el multiculturalismo que predomina en el sur de California. Portando un traje típico mexicano, la niña sostenía a lo alto una pancarta que leía “¿Quién domina el mundo?/Las mujeres”, y a su vez cantando inspirada con la letra de la mismísima Beyoncé.

La pequeña Laelah, de 5 años, se mostró solidaria con su causa. (Foto: Joanna Jacobo/La Opinión)

Faltaron ambas a la escuela este día y condujeron casi 60 millas para poder formar parte de la manifestación en el centro de Los Ángeles a favor de los derechos de las mujeres y de comunidades de color cuyas libertades a menudo son violadas. “Jamás me he sentido oprimida, aseguró Gilliam, quien funge como maestra en una escuela en el condado de Riverside, “pero en un par de años, cuando mi hija logre entender lo que ocurría en este entonces, quiero que entienda por qué lo hicimos [protestar] y por qué es correcto seguirlo haciendo: porque todo ser humano merece ser respetado”.

Natalie Mier, a diferencia de Gilliam y su pequeña Laelah, sí ha vivido a flor de piel lo que es ser abusada —sexual, física y emocionalmente. Cuando ella era pequeña, esta hija de inmigrantes mexicanos sufrió episodios repetidos de abuso sexual. Tanto que, insiste, ha perdido la cuenta de las veces que le ocurrió.

“Nunca obtuve justicia. Pero hoy estoy aquí porque haré todo lo posible para que eso [abuso] jamás le ocurra a nadie más”, precisó la maquillista de 26 años.

Natalie Mier, de 26 años, y su hermana Eileen, de 13 años. (Foto: Joanna Jacobo/La Opinión)

Mier decidió no acudir a trabajar este 8 de marzo, y junto con su hermana, Eileen, de 13 años, acudieron a la manifestación con una que otra prenda en rojo, pero sobre todo representando a su comunidad latina, gay y de la industria del cine (donde a diario sufre de trato sexista, mal pago y opresión.

“Básicamente soy todo lo que Trump odia: soy mujer, soy latina y soy queer (gay). Soy una de esas personas que si ve algo injusto, no se quedará callada”, compartió con orgullo, sujetando felizmente su letrero que perfectamente detallaba la lucha de su vida: “Rechazo ser una víctima. Rechazo ser una estadística”.

03/08/17 /LOS ANGELES/Hundreds of women rally outside the Los Angeles City Hall during the International Women’s Day March and Rally on the annual International Women’s Day. (Photo Aurelia Ventura/La Opinion)

 

Como Mier y Golliam, mujeres en todo el sur de California optaron por faltar al trabajo en este día, denunciando abuso sexual, opresión laboral, justicia reproductiva, educación para todos, y acceso a cuidado de salud.

Y un tema que no quedó en el olvido fue la inmigración, que fue bien representado en la declamación de una jovencita de 18 años.

Frente a la multitud de miles de personas, la estudiante de Cleveland High School, ubicada en Reseda, Vanessa Tahay recitó un poema dedicado en específico a su madre, quien, declamó “no sabe cómo quedarse callada”, al hacer mención de lo poderoso que era esta mujer, y todas las mujeres inmigrantes que llegan a este país buscando mejor vida.

La madre de Tahay es de Guatemala, y es por ella que la joven estudiante acudió a la protesta. “Mi madre trabaja arduamente todos los días, y es gracias a ella que estoy aquí”, dijo la menor a La Opinión tras bajar el podio. Es un honor, agregó, poder ser la voz de su madre, una mujer trabajadora que a duras penas entiende el inglés.

Varias organizaciones hicieron acto de presencia, como el de Black Lives Matter y United Farm Workers, así como Women’s March, cuerpo que organizó la marcha a nivel nacional. Desde la inauguración del Presidente Trump, el grupo se ha comprometido a llevar a cabo 10 eventos durante los primeros 100 días de su cargo. Su objetivo ha sido desafiar lo que ellos llaman su retórica negativa hacia las mujeres durante su candidatura a la presidencia.

03/08/17 /LOS ANGELES/Hundreds of women rally outside the Los Angeles City Hall during the International Women’s Day March and Rally on the annual International Women’s Day. (Photo Aurelia Ventura/La Opinion)

El paro se dio en honor a un movimiento que originó desde el siglo XX, con el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Fue un movimiento que originó en Europa, pero que después se tornó significativo en Estados Unidos tras un incendio dentro de una fábrica donde laboraban mujeres. El 8 de marzo de 1908, cuando cientos de mujeres realizaron un paro dentro de un fábrica de textiles en Chicago, los dueños de ésta prendieron fuego a las instalaciones, matando a 120 de ellas.

No fue hasta 1975 que las Naciones Unidas oficialmente designó la fecha como el Día Internacional de la Mujer.

Por su parte, el presidente Trump acudió a su método de comunicación preferido y tuiteó por la mañana su apoyo a la mujer. Un mensaje genérico y poco tumultuoso, pero que claramente es contrario a lo que éste mostró a lo largo de su campaña electoral.

En cuanto a este paro, no está claro qué efecto tendrá en cuestiones económicas.