Demócratas atacan mensajes de ICE de que “DREAMers” pueden ser deportados

El gobierno puede revocar en cualquier momento el permiso “si alguien comete un crimen o representa una amenaza a la seguridad nacional o seguridad pública”

WASHINGTON.- Líderes del Caucus Hispano del Congreso (CHC) condenaron este viernes los mensajes contradictorios en Twitter de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), que sugieren que los “DREAMers” amparados al “DACA” de 2012 pueden quedar expuestos a la deportación.

ICE dijo ayer que alrededor de 1,500 “DREAMers” han perdido sus permisos bajo el programa de “acción diferida” (DACA) de 2012 por presunta “actividad criminal”,  pero sus mensajes en el sentido de que éstos no necesariamente estarían a salvo de la deportación generaron  la condena de congresistas demócratas del CHC.

Es que los mensajes en Twitter de ICE han ampliado el miedo y la confusión entre la comunidad inmigrante: por un lado, la agencia aseguró que los beneficiarios del “DACA” de 2012 “típicamente” conforman una prioridad de “menor nivel” para las acciones policiales.

Por otro lado, sin embargo, también precisó que tener un permiso de “DACA” no impide que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), del que depende ICE, “ejecute una orden de deportación” y que, de hecho, el gobierno puede revocar en cualquier momento el permiso “si alguien comete un crimen o representa una amenaza a la seguridad nacional o seguridad pública”.

Según ICE, desde 2012, el gobierno ha revocado el permiso de “DACA” a alrededor de 1,500 “DACAmentados” debido a “criminalidad o afiliación a pandillas”.

Se calcula que unos 750,000 jóvenes se han amparado al “DACA” de 2012, implementado por la Administración Obama en respuesta a presiones políticas y tras fallidos intentos para que el Congreso aprobara una reforma migratoria integral.

El 87% de estos beneficiarios participa en la fuerza laboral del país, pagando impuestos locales, estatales y federales, además de que ayudan a llenar huecos en áreas como la educación, la salud y el servicio comunitario, indicó hoy el CHC.

Mensajes contradictorios

Los mensajes en Twitter de ICE llamaron la atención de miembros del CHC, que hoy mandó una carta al director interino de esa agencia, Tom Homan, en la que expresó “preocupación e indignación” sobre la falta de claridad, y exigió proteger a los “DREAMers” de las operaciones de deportación.

Estos mensajes “revelan el desdén de la Administración hacia nuestras comunidades, y en última instancia minan el programa de DACA. Nos oponemos a cualquier cambio en la política y aplicación que conduzca a la deportación de los beneficiarios de DACA”, indicó la carta, firmada por la presidenta del CHC, Michelle Luján Grisham, y los congresistas Luis Gutiérrez y Raúl Grijalva, a cargo de asuntos de inmigración y educación del grupo, respectivamente.

Los congresistas acusaron a ICE de infundir miedo para que los jóvenes indocumentados no soliciten amparo bajo el DACA, y recordaron que en una reunión reciente, Homan afirmó que los beneficiarios del programa no serían prioridad ni blanco de ICE, a menos que tuviesen antecedentes criminales.

“Tuitear que todo beneficiario de DACA es vulnerable a la deportación es tan solo otra forma de que este presidente está tratando de crear miedo en las comunidades inmigrantes, para que las familias y niños piensen que su gobierno puede venir por ellos en cualquier momento… es una conducta repugnante de parte del Departamento de Seguridad Nacional y de la Casa Blanca, y debe cesar”, afirmó Gutiérrez.

En la carta, los congresistas denunciaron las “despreciables” medidas de ICE contra dos “DREAMers”, el mexicano Daniel Ramírez Medina, quien sigue detenido en Seattle (Washington), y la argentina Daniela Vargas, quien fue puesta en libertad hoy mismo tras 10 días de detención.

Las autoridades revocaron el permiso de Ramírez Medina, argumentando que es “pandillero”, y el tribunal que lleva el caso no tomó una decisión sobre su puesta en libertad el pasado miércoles, como estaba previsto.

Al destacar las aportaciones de los “DREAMers” a la economía del país,  los legisladores instaron a ICE a que use sus limitados recursos a perseguir a “violentos criminales” y no al acoso y deportación de jóvenes productivos e involucrados en la sociedad.

Aunque el presidente Donald Trump ha dejado intacto el “DACA” y ha prometido algún anuncio respecto al programa en el futuro, las acciones policiales de ICE hacen que incluso los residentes legales o ciudadanos naturalizados teman por su permanencia en el país.

Algunos padres de familia ya empiezan a cargar pasaportes y demás documentos legales consigo, y también han acudido a la oficinas del gobierno para obtener copia del acta de nacimiento de sus hijos nacidos en este país.