La semana en inmigración trae algo de esperanza al futuro de “dreamers” y “DACAmentados”

Un nuevo proyecto de ley que los favorece, esta vez, apoyado por republicanos y otras noticias que pueden dar un respiro a este grupo, mientras continúan las deportaciones del resto.

La semana en inmigración trae algo de esperanza al futuro de “dreamers” y “DACAmentados”
Muchos jóvenes con DACA esperan con ansia una decisión futura sobre el programa.
Foto: Kevork Djansezian / Getty Images

La séptima semana de Donald Trump como presidente terminó con esperanzadoras noticias para la generación de jóvenes inmigrantes llamada “dreamers”, 750,000 de los cuales aún tienen la protección del programa DACA, porque el viernes diez republicanos de la Cámara de Representantes presentaron formalmente un proyecto de ley destinado a darles estatus legal por medio de tres vías. 

La propuesta legislativa “Recognizing America´s Children” (RAC) es patrocinada por el congresista Carlos Curbelo, de Florida y tiene el apoyo de otros nueve congresistas republicanos moderados: Mike Coffman de Colorado, Jeff Denham y David Valadao de California, Mario Díaz Balart e Illeana Ros Lehtinen, cubano americanos y representantes de Florida, Mark Amodei de Nevada, Fred Upton, de Michigan, David Reichert de Washington y Jennifer Gonzalez Colón de Puerto Rico.

He aquí el proyecto de ley completo.

Este es, además, el segundo proyecto de ley presentado este año en el Congreso para beneficiar a esta generación de inmigrantes jóvenes. El primero se presentó en enero con apoyo bipartidista en ambas cámaras con el nombre de Bridge Act, iniciado por el senador Dick Durbin, demócrata de Illinois y Lindsay Graham, republicano de Carolina del Sur, entre otros legisladores.  Varios de los legisladores involucrados en presentar RAC también patrocinan Bridge.

La propuesta (RAC) presentada el viernes propone ofrecer tres caminos a un estatus legal para los “dreamers” que cumplan requisitos similares a los que ya existen para DACA .-haber llegado antes de los 16 años y antes de enero de 2012- y que estén cursando o hayan cursado estudios de educación superior, hayan servido en las fuerzas armadas o ya tengan autorización laboral.

Estos recibirían 5 años de estatus condicional y luego podrían pedir 5 años de estatus permanente.

Varias dreamers consideran que sus padres sólo buscaban una mejor vida para ellas y su familia. Archivo/Shutterstock

“Estos son jóvenes de este país y por eso me enorgullece liderar a este grupo de representantes de todo el país para reconocerlos como tal”, dijo Curbelo, un congresista cubano americano de Florida.  “Es importante reconocer que estos jóvenes fueron traídos aquí de niños, han crecido y estudiado aquí y a menudo no conocen otro país”.

El otro proyecto “Bridge” propone proteger a los receptores de DACA o personas elegibles a DACA contra la deportación y darles un estatus temporal por tres años.

No está claro si alguno de los dos proyectos tiene o tendrá el apoyo de suficientes congresistas o senadores o de la mayoría republicana o incluso si el Presidente Donald Trump estaría dispuesto a respaldarlo, tomando en cuenta que durante su campaña prometió repetidas veces eliminar DACA “el primer día”, cosa que no ha hecho como presidente.

Trump también se ha expresado positivamente respecto a estos jóvenes en varias ocasiones diciendo que son “fantásticos, en su mayoría” y que es un tema “difícil” para él.

Habrá que ver qué pasa en las próximas semanas y meses con el programa DACA, y si alguno de los proyectos de ley acumulan suficiente apoyo para moverse por el proceso legislativo, pero este grupo de jóvenes parece por el momento el único grupo de inmigrantes indocumentados que puede ver algo de luz al final del túnel. 

¿Bannon apoya continuar con DACA?

Trump y Steve Bannon.
Trump y Steve Bannon. MANDEL NGAN/AFP/Getty Images

No está muy claro por qué exactamente el gobierno de Donald Trump ha mantenido el programa DACA, a pesar de que varios de sus altos funcionarios destinaron buena parte de su tiempo durante el gobierno de Obama en denigrar del mismo. Ejemplo en cuestión: el exsenador Jeff Sessions, ahora procurador general de la nación.

El mismo Trump dijo durante su campaña que lo eliminaría “el primer día”, pero no ha sido así. DACA no fue parte de sus acciones ejecutivas en inmigración hasta ahora y el presidente no ha vuelto a referirse negativamente hacia el programa desde su juramentación, sino todo lo contrario.

Algunos señalan que el gobierno ha leído claramente las encuestas nacionales que encuentran un abrumador apoyo, incluso entre republicanos, para el programa que cubre a jóvenes indocumentados que vinieron con sus familias siendo niños.

En días pasados, sin embargo, surgió además información de prensa, filtrada a un medio nacional, que sugería apoyo para mantener DACA de parte de una fuente inesperada: el propio asesor presidencial y notorio antiinmigrante Steve Bannon.

Según un artículo de Buzzfeed, basado en fuentes del gobierno no identificadas, Sessions quiere deshacerse de DACA y Steve Bannon favorece mantener el programa. Las razones no están claras, pero entre ellas supuestamente está el hecho de que Bannon considera que mantener DACA es algo “estratégicamente positivo” para las futuras batallas por temas migratorios y porque el asesor considera que los jóvenes “entienden la cultura, han estudiado aquí”. 

Está por verse qué significa todo esto para el futuro del programa. Por cierto, hay “asesores” hispanos de Trump que parecen estarse acreditando el haber “sugerido” al gobierno que mantenga el DACA, entre ellos Samuel Rodríguez, de la Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano Hispano, y el Presidente de la Cámara Hispana de Comercio, Javier Palomarez.

Ambos han dado declaraciones públicas donde sugieren directa o indirectamente que han aconsejado a Trump “no deshacerse” del programa.

Gobierno se jacta de menos arrestos y tráfico fronterizo, pero…

La semana empezó con críticas al gobierno de Donald Trump ante el anuncio de la segunda versión de la orden ejecutiva que prohíbe temporalmente la entrada de personas de seis países de mayoría musulmana -esta vez excluyeron a Irak- y la suspensión temporal de todos los programas de refugiados y terminó con cifras del gobierno sobre una baja en el tráfico de migrantes por la frontera. 

“CBP históricamente observa un aumento del 10 al 20% en el cruce en los arrestos de inmigrantes ilegales (sic, cita textual, término no utilizado por La Opinión) entre Enero y Febrero. Pero este año hubo una disminución de 40%, de 31,578 personas a 18,762 entre un mes y otro”, reza la declaración oficial del miércoles. 

El Secretario de Seguridad Nacional John Kelly,  aseguró triunfalmente que todo se debe a la publicación de las “órdenes ejecutivas para aplicar las leyes migratorias”.

“Los primeros resultados indican lo importante de aplicar exhaustivamente la ley de inmigración y de actuar para disuadir el cruce”, cita el comunicado al secretario Kelly.

No obstante, eso no quiere decir que el flujo de migrantes centroamericanos en busca de refugio que ha formado el grueso del tránsito indocumentado desde hace dos o tres años, vaya a detenerse para siempre. De hecho,una nota de la agencia AFP reveló el viernes que muchos están “atascados” en México, esperando ver si pueden o no cruzar a estados Unidos.