La comunidad latina en pleno sufrirá con Donald Trump, no sólo los inmigrantes, dicen líderes

El "huracán Trump" amenaza a muchos grupos del país, pero ninguno como la población de origen latino en los Estados Unidos. Muchas de sus políticas, apuntan líderes de las principales organizaciones del país, están pensadas como "una diana en el centro de la comunidad".
La comunidad latina en pleno sufrirá con Donald Trump, no sólo los inmigrantes, dicen líderes
Thomas A. Saenz, Presidente del Fondo Mexicoamericano para la Defensa Legal y Educación (MALDEF) AFP / Brendan Smialowski (Photo credit should read BRENDAN SMIALOWSKI/AFP/Getty Images)

Calificando a Donald Trump como un “desastre no natural de nativismo e injusticia”, el presidente del Fondo Mexicoamericano para la Defensa Legal y Educación MALDEF  Tom Saenz dijo que “toda la comunidad latina está en juego, todos sufriremos daños y también tenemos la responsabilidad de responder”.

Saenz, reunido en Nueva York con varios otros líderes de derechos civiles, evaluó la amenaza que representa el gobierno de Trump para la comunidad latina y dijo que la respuesta legal, así como la comunitaria, será imprescindible.

“El huracán Donald es una amenaza para todos nosotros”, dijo Saenz. “Los latinos estaremos en el centro y sufriremos daños, pero eso también quiere decir que deberemos ser los primeros en responder. ¿Qué significa esto? Significa estar involucrados cívicamente, votando, naturalizándonos y apoyando la defensa de las leyes”.

Para Janet Murguía, presidenta del Concilio Nacional de la Raza (NCLR), las consecuencias de todas las políticas y cambios que el gobierno de Trump ya comenzó a implementar, y el uso de chivos expiatorios, serán lo mismo que “pintar una diana” en el centro de nuestra comunidad, que será objeto de ataque constante.

“Veremos más uso de perfil racial, menos acceso a la ley, más injusticias y efectos en nuestra comunidad”, dijo Murguía, quien agregó que la contratación de 15,000 nuevos agentes migratorios que anunció Trump equivale a la “fuerza deportadora” que prometió el presidente en su campaña.

“Hemos visto capítulos muy oscuros en nuestra historia, como por ejemplo el internamiento de ciudadanos japoneses en campos de concentración y la deportación de ciudadanos”, dijo Murguía. “Esto nos recuerda que aunque ciertos actos son legales en el momento en que se cometen, no quiere decir que sean correctos”.

Juan Cartagena, de la organización Latino Justice, dijo que una de las consecuencias del cambio de gobierno es la pérdida de la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Justicia, que en tiempos de Obama era aliada de la comunidad y en tiempos de Trump “no estará activa”.

Otra posible consecuencia, agregó Cartagena, será el ataque a derechos del voto por parte de Jeff Sessions, el nuevo procurador, quien junto con el presidente Trump está convencido de que el voto de los indocumentados es una amenaza real y es “parte de una estrategia republicana” para limitar los derechos del voto entre minorías que no les favorecen electoralmente.

Wade Henderson, de la Conferencia de Liderazgo de Derechos Humanos y Civiles, se unió a los líderes latinos para expresar su preocupación sobre diferentes temas, incluyendo la ejecución del Censo de 2020 durante el gobierno de Trump y la permanencia de las prisiones privadas para inmigrantes.

“Son temas muy graves”, dijo Henderson.  “Todos juntos tendrán un profundo impacto en la calidad de vida de la comunidad”.

Saenz, cuya organización MALDEF se dedica principalmente a presentar demandas legales para detender los derechos civiles y la aplicación constitucional en políticas del gobierno, dijo además que era preciso evaluar las razones del surgimiento de Trump y de su triunfo “luego de lanzar su campaña atacando a la comunidad latina”.

“Sabemos que esto ocurrió porque estamos poco representados en diversas instituciones, en el gobierno, en los medios, en las universidades, las corporaciones”, dijo Saenz. “Debemos trabajar con otras comunidades para crear un país en el que ningún candidato pueda hacer esto en el futuro”.

Apuntó que esa falta de representación no comenzó con Trump sino citó dos ejemplos importantes bajo el gobierno de Barack Obama.

“Tenemos una comisión de derechos civiles sin latinos, y tenemos una comisión de igualdad de oportunidades en el empleo (EEOC) en la que no hay ningún latino. Eso no es culpa de Trump, sino que existía con el anterior gobierno”, dijo Saenz. “Pensemos en esto”.