Deportados que reingresaron a EEUU esperan juicio por asesinato en California

En California hay varios casos de indocumentados que fueron deportados y que al regresar cometieron delitos; te contamos sus historias

Deportados que reingresaron a EEUU esperan juicio por asesinato en California
Sandra Durán murió en un accidente provocado por un indocumentado en el valle de San Fernando.
Foto: Suministrada / GoFundMe

Al menos cuatro inmigrantes que fueron deportados varias veces del país y regresaron posteriormente enfrentan juicio por asesinato en California, tal es el caso de un mexicano deportado cinco veces y acusado en una corte de Los Ángeles por homicidio vehicular.

El pasado 19 de febrero, Estuardo Alvarado, de 45 años, se pasó al parecer una luz en rojo y chocó un auto matando casi al instante a su conductora, Sandra Durán, y dejó heridos a los dos pasajeros.

Según informes, el inmigrante indocumentado estaba conduciendo bajo los efectos del alcohol o drogas, delito que habría cometido varias veces.

El caso tomó mayor relevancia cuando se dio a conocer que el mexicano indocumentado había sido deportado cinco veces.

Alvarado cometió su delito pocas semanas después de que el presidente Donald Trump ordenara crear una “Oficina para Víctimas de Delitos Cometidos por Extranjeros Deportables”.

“Esta persona tenía condenas por conducir bajo la influencia y varias deportaciones, tal vez la muerte de mi hija se hubiera podido evitar”, manifestó en su momento Santos Durán, padre de la víctima.

Sandra Durán en una foto familiar. / WEB
Sandra Durán en una foto familiar. (Foto: Suministrada/Facebook)

No obstante, Durán no quiere que el crimen que cometió Alvarado se use en contra de la comunidad indocumentada, sino por el contrario ha pedido que esto sirva a las personas para que tomen conciencia de que tanto daño pueden causar con sus acciones.

Otros casos

En California hay varios casos de indocumentados que fueron deportados y que al regresar cometieron delitos. Dos de los más notables son usados por la Administración Trump para respaldar las órdenes ejecutivas contra los inmigrantes indocumentados.

En su primer discurso frente al Congreso, el mandatario republicano invitó a los familiares de los dos agentes supuestamente asesinados por Luis Enrique Monroy-Bracamontes en un suceso que ocurrió en octubre del 2014, cuando un policía quiso detener el auto en el que el inmigrante viajaba con su esposa, que también está acusada de asesinato.

Según las autoridades Monroy-Bracamontes, quien ha pedido que se le declare culpable y enfrentar la pena de muerte, había sido deportado dos veces. El juicio se ha pospuesto varias veces en Sacramento, California

Luis Enriquez Monroy Bracamontes, de 34 años, enfrenta cargos de asesinato por supuestamente matar a dos agentes del Sheriff en octubre 2014. (Foto: Suministrada)

También, a finales de este mes, comenzará en una corte de San Francisco el juicio contra Juan Francisco López Sánchez, acusado de asesinato en segundo grado por la muerte de una jovencita que paseaba junto con su padre por el puerto de esa ciudad en Julio de 2015.

El caso de López Sánchez, que había sido deportado cinco veces, es la bandera de Trump contra las ciudades santuario.

El inmigrante indocumentado, que asegura que el arma se disparó accidentalmente, había sido puesto en libertad dos meses antes del incidente tras cumplir una sentencia por un delito menor.

Francisco Sánchez, un inmigrante indocumentado, disparó y mató a Kathryn Steinle el 1 de Julio. (Foto: Suministrada)

Las autoridades federales reclaman que la policía debió de haberlo puesto en custodia de los agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas.

Por otra parte, en el Sur de California, el mexicano Leonardo Pimentel Sánchez, de 60 años, enfrenta un juicio por violar y matar a una jovencita en 1992. El hombre que había sido deportado 6 veces, logró huir a México, de donde fue extraditado.

Mientras la polémica sigue los casos de criminales deportados aumentan y son usados por el Gobierno de Trump para endurecer las leyes de inmigración, la familia Durán quiere concentrarse en mantener el recuerdo de su hija y de cuidar de los dos hijos que quedaron huérfanos