Este hombre pasó 32 años en prisión por un crimen que no cometió

Hoy finalmente saldrá libre
Este hombre pasó 32 años en prisión por un crimen que no cometió
Andrew Leander Wilson (der.), de 62 años, cumplió una sentencia de 32 años en prisión por un crimen que no cometió.
Foto: Cortesía / Moses Parks/Loyola Law School, Los Angeles

Un juez de Los Ángeles ordenó el miércoles la liberación de un hombre que pasó más de tres décadas en prisión por un asesinato que no cometió.

La jueza Laura Priver agradeció a la Oficina de la Fiscalía del distrito de Los Ángeles por asegurar que este hombre, Andrew Leander Wilson, ahora de 62 años, obutivera justicia. Tras presentarse en una corte del Tribunal Supremo, Priver le concedió una moción para desestimar el caso, y luego le dijo a Wilson que sería dado de alta.

Wilson viajará tan pronto como pueda a St. Louis para visitar a su madre de 96 años, Margie Davis, quien fue una defensora incansable de su inocencia durante décadas, dijo su abogada a CBS Los Angeles, Paula Mitchell.

Él mantuvo su inocencia desde su arresto en 1984 por el asesinato de Christopher Hanson, de 21 años de edad, que fue apuñalado en Los Ángeles mientras se encontraba sentado en una camioneta estacionada con su novia.

(Foto: Moses Parks/Loyola Law School, Los Angeles)

De no haber sido por el Proyecto de Inocencia (LPI) de Loyola Maryomount, dirigido por Paula Mitchell, otra historia sería.

La victoria se obtuvo luego de más de dos años de trabajo legal por parte de abogados y estudiantes de LPI, quienes realizaron entrevistas y redactaron presentaciones de la corte para ayudar a corroborar las violaciones.

Mitchell dijo antes de la audiencia que numerosas violaciones del debido proceso recientemente salieron a la luz mostrando que Wilson no recibió un juicio justo.

Señaló particularmente un retraso de parte de las autoridades cuando se debió haber buscado a más sospechosos al hablar con la novia del fallecido, Saladena Bishop, que tenía 17 años en ese momento. Según Mitchell, Bishop era la única testigo que utilizó la fiscalía.

Entre los errores cometidos por la fiscalía se encontraba la supresión de pruebas de que Bishop había presentado previamente un informe policial falso acusando a otro hombre de violación, de acuerdo con documentos judiciales presentados por Mitchell y otros abogados parte del proyecto.

Otra audiencia fue fijada para el 3 de mayo para comenzar el proceso para determinar si él es inocente, que podría conducir a las demandas de la remuneración.