Diana jamás había sido discriminada, hasta que fue a este restaurante de Huntington Beach

La joven latina relató en video lo que le pasó en un restaurante costero de California, donde un camarero le pidió comprobar su residencia
Diana jamás había sido discriminada, hasta que fue a este restaurante de Huntington Beach
La familia Carrillo (cuatro hijas y su madre).
Foto: Suministrada

Después de una semana de tornarse viral un episodio de discriminación en un restaurante costero de California, situado en un condado conocido por su sentir antiinmigrante, la víctima del incidente hoy habla frente a cámaras y relata los hechos de esa tarde y cómo ella y la comunidad inmigrante surgieron victoriosos.

La familia de Diana Carrillo jamás había sufrido algún tipo de discriminación por su apariencia latina. Ella, junto con sus tres hermanas, son hijas de inmigrantes. Y lo que les ocurrió el hace una semana en la ciudad de Huntington Beach en el condado de Orange indignó no solo a esta joven y sus acompañantes, sino también a usuarios de redes sociales.

Carillo habló esta semana con Univision Noticias sobre el incidente. Haz clic en la imagen para ver el video:

El episodio se desarrolló el pasado 11 de marzo en el restaurante Saint Marc Pub-Café, cuando Carrillo, su hermana y dos amigas acudieron al restaurante para pasar un rato agradable. Era la primera vez que visitaban el sitio.

Las mujeres fueron sentadas, y justo cuando Carrillo, de 24 años y residente de Irvine, tomaba su tarjeta de identificación de su bolso —tenía toda la intención de ordenar una bebida con alcohol, narró- el camarero preguntó, “¿puedo ver su comprobante de residencia?”.

Entonces Carrillo preguntó incrédula a los presentes en su mesa, “¿Me acaba de preguntar eso?”, a lo que éste respondió, “Necesito asegurarme de que sean residentes antes de atenderlas”.

“No sabía qué decir, qué pensar. No pedía creer que me acababa de preguntar eso”, confesó la joven.

Las cuatro mujeres, ofendidas, abandonaron la mesa y hablaron con el gerente, quien se disculpó y precisó que éste comportamiento era inaceptable.

El muchacho que las atendió “era americano y era joven. Tenía unos 20 a 25 años”, describió Carrillo.

Al momento de compartir esta escena en su cuenta de Facebook, Carrillo expresó deseo de disciplina hacia el hombre que las había atendido de tan mal gusto. Y a solo días de hacerlo, el post se tornó viral y obligó al dueño de Saint Marc Pub-Café a tomar cartas en el asunto.

Tres días después el restaurante publicó una disculpa en redes sociales en la que dijo que “este tipo de comportamiento no es representativo de la marca St. Marc y no será tolerado”. Además, se informó que el empleado, no identificado, había sido despedido. El restaurante además se comunicó con Carrillo y acordó donar 10 por ciento de sus ganancias de este fin de semana a la organización Orange County Immigrant Youth United, fundación que eligió Carrillo.

Carrillo dijo al O.C. Register que la interacción que vivió es parte de una tendencia que podría estar en creciente, puesto que el actual presidente obtuvo su puesto por medio de una retórica antiinmigrante.

Pese al acto caritativo por parte de la empresa St. Marc, Carrillo cree que el acto no fue de corazón.

Inicialmente, contó Carrillo al noticiero, se sintió satisfecha con la iniciativa que tomó el dueño del restaurante —donar fondos a una organización-, pero después se quedó pensando: ¿qué si el post nunca se hubiese hecho viral?

“[Los dueños del restaurante] no hicieron nada hasta que todos estaban hablando, hasta que las noticias me empezaron a comunicar (sic)”, dijo.

Además, cree que la disculpa de parte del restaurante no fue sincera, puesto que a días del incidente fue borrada desde su sitio de Facebook y Instagram, donde originalmente se había hecho pública la retracción.