Natalia Oreiro habla de lo que significó para ella protagonizar la película ‘Gilda’: “Me entregué en cuerpo y en alma”

Natalia Oreiro habla de lo que significó para ella protagonizar la película ‘Gilda’: “Me entregué en cuerpo y en alma”
Natalia Oreiro
Foto: Cortesia Las Oreiro

Natalia Oreiro, a quien conocimos protagonizando la telenovela ‘Muñeca Brava’, regresa de nuevo a Estados Unidos pero ahora interpretando en la pantalla grande a una de sus ídolas, ‘Gilda’ en la película que lleva ese mismo nombre.

La película cuenta la historia de esta cantante de cumbia argentina, quien en el mejor momento de su carrera murió en un accidente de tránsito, y con ella fallecieron su mamá y su hija, sobreviviendo solamente su hijo varón, el film se presentó dentro del marco del Festival de Cine de Miami.

En exclusiva hablamos con la actriz uruguaya que nos cuenta cómo vivió el proceso de cumplir el sueño de darle vida a quien la acompañó a ella toda su vida.

Pregunta: ¿Cumpliste un sueño siendo ‘Gilda’ en la pantalla grande?
Natalia Oreiro: Sí, fueron muchos años de desear hacerla por muchas razones… Cuando era chica era más un tema de admiración profesional, me gustaban muchos sus canciones, su música, y a medida que iba pasando el tiempo iba averiguando más, lo que le costó a ella poder realizarse como artista, incluso como mujer… Todo el prejuicio que tuvo que atravesar, me fascinó eso, poder contar una historia de una mujer valiente, que se jugó por lo que quería, que le costó mucho porque en los 90 la música tropical era manejada por hombres.

Natalia Oreiro

P: Tuvo que luchar mucho para conseguir su espacio…
NO: Era un ambiente muy machista, veían en ella un estilo de mujer que en teoría no iba a funcionar, y ella siguió siendo auténtica, sin modificar su aspecto físico, ni tampoco lo que pensaba. Ella componía sus propias canciones, y logró así diferenciarse del resto, y convertirse en un ícono popular. Lamentablemente la perdimos en el momento más fuerte de su carrera, cuando ella había finalmente logrado hasta vivir de lo que quería, porque al principio no ganaba nada de dinero.

Su sueño era comprarle una casa a sus hijos, y cuando estaba comenzando a conseguir un poco de eso que ella había soñado siempre nos abandonó muy joven… Pero la música tiene eso, queda en el corazón de muchas personas. Yo creo que el legado de ella fue muy grande, hoy por hoy la cumbia es un género que se escucha en todos lados, en cualquier casa, en cualquier país, y no hay tanto prejuicio incluso con eso, y eso también en gran medida creo que se debe a ella.

P: ¿Qué fue lo que te sorprendió?
NO: Esto sucede hace 20 años, creo que las mujeres día a día estamos avanzando en un montón de derechos, pero van a pasar 100 años aún para que estemos en igualdad de condiciones que los hombres, tanto en lo profesional como en lo personal. A la mujer se le exige que sea buena madre, buena profesional, buena amiga, cuando en realidad al hombre se le exige muchísimo menos. Las mujeres para tener un puesto de gerencia en una empresa, siempre se nos pide más condiciones, y si lo conseguimos no ganamos lo mismo que un hombre.

Ella tenía 30 años, que es una edad súper joven, sin embargo pareciera que los sueños, al menos artísticos, se pueden conseguir cuando uno es joven o adolescente, y ella era además maestra jardinera, madre de familia de 2 chicos, salir a cantar a la noche era algo impensado y mal visto por su pareja incluso… Mostrar ese costado fuerte que ella tenía, de ir hacia lo que consideraba que era su lugar en el mundo, y sin dejar de lado el ser maravilloso que era con sus hijos. Fabricio, quien nos cedió los derechos, porque Mariel, su otra hija muere junto con ella y la mamá de Gilda. La recuerda como muy presente.

P: ¿Cómo fue el momento en el que conociste a Fabricio, su hijo y único sobreviviente de la familia?
NO: Fue muy fuerte porque fueron muchos los directores que quisieron hacer esta película durante muchos años y no se cedían los derechos. Fabricio no quería que se contara esta historia, pero no por un tema de que tuviera miedo de que mostraran a su madre de una manera que no gustara, sino que siempre se preservó mucho de la expocisión pública, de hecho la gente no lo conoce.

Siempre el quiso mantenerse al margen de todo lo que se había generado en torno a la ‘Santa Gilda’, la polémica, el accidente, además ella era una persona también muy cuidadosa con su familia, es más en el velorio, en el entierro, mucha de su familia que fue, se entero allí, que ella era Gilda, no sabían que ella cantaba… Para él fue muy fuerte porque lo que él quería preservar era la historia de su mamá no de Gilda, el perdió a su madre, a su hermana, a su abuela, y entonces quería mantenerse lejos de eso.

P: ¿Qué sentiste cuando Fabricio les dio el sí?
NO: Mucha responsabilidad, mucho miedo porque recién cuando me puse a ensayar me encontré con un personaje muy grande, muy complejo, era la primera ves que yo interpretaba a alguien que había existido, si bien fue hace dos décadas, su muerte es muy reciente para la historia actual. La gente la tiene muy presente, la veneran muchísimo, sus fans nunca aceptaron una muerte así y entonces además hay mucho material en internet, con lo cual la comparación iba a ser inevitable… Me entregué en cuerpo y en alma… En un punto creo que ella decidió que era el momento, y que yo tenía que interpretarla, así que me dejé llevar con mucha responsabilidad, entrené muchísimo… Interpreto todas sus canciones, yo que también soy cantante tengo mi propio estilo musical ,y tuve que desandarlo justamente para que la gente lo creyera… Es más, lo que sucedió es que muchos creen que la que canta es Gilda en la película.

P: Si imaginariamente hoy tuvieras la posibilidad de hablar con Gilda, ¿qué le dirías?
NO: ¡Gracias!… Que de hecho lo hago en mis recitales, yo estoy haciendo una serie de recitales que acabo de presentar no solo en Argentina, en Uruguay, sino también en Rusia, donde no conocían a Gilda, y la verdad que ver a los rusos bailar cumbia es algo que me encanta, y hago un show que se divide en dos partes: la primer mitad es un homenaje a Gilda, y le digo homenaje ahí si porque yo no imito a Gilda sobre el escenario, hago 7 de sus canciones, y luego la segunda mitad del show tiene que ver mas con toda mi propia historia musical, pero siempre cuando termina esa parte le agradezco como le agradecí cuando pude hacer la película, porque ella a mí me acompañó toda mi adolescencia y mi juventud. Creo que la vida se trata de proponerse las cosas y de ir hacia los sueños, y en el camino disfrutar los pequeños logros.