California toma medidas para mejorar la calidad del aire, ¿pero será suficiente?

El plan promete eliminar el mercado de créditos que regula las emisiones de las refinerías de petróleo y otras empresas contaminantes
Sigue a La Opinión en Facebook
California toma medidas para mejorar la calidad del aire, ¿pero será suficiente?
Los Angeles tiene altos niveles de contaminación en su aire.
Foto: David McNew / Getty Images

A pesar de la enorme oposición por parte de grupos ambientalistas, la Junta de Recursos del Aire de California (CARB), aprobó el jueves 23 de marzo un plan para eliminar la contaminación en el estado durante la reunión regular llevada a cabo en el edificio de gobierno del condado de Riverside.

Bajo el argumento de que el plan es “agresivo” y de que “protegerá” a la comunidad de enfermedades, la Junta aprobó de manera unánime el plan que promete eliminar el mercado de créditos que regula las emisiones de las refinerías de petróleo y otras empresas contaminantes.

El plan aprobado exige que estas instalaciones que contaminan el medio ambiente reduzcan las emisiones de dióxido de nitrógeno en cinco toneladas para el año 2025. 

Sin embargo, el plan dejó afuera nuevas normas para el control de contaminación provenientes de puertos y bodegas, las cuales – según activistas – representan un peligro latente para regiones vulnerables.

Algo que el plan incluye es que el estado imponga reglas que obliguen a las agencias públicas a usar camiones con cero emisiones, así como reglamentos más estrictos en la labor por reducir la contaminación proveniente de los aeropuertos.  Miembros de la Junta expresaron que los camiones cero emisiones son de vital importancia para lograr el objetivo.

La Junta, presidida por Mary Nichols, también argumentó que la Agencia de Protección Ambiental (EPA) debe acelerar el proceso para incrementar los estándares para este tipo de camiones limpios, así como mejorar la relación con la administración del presidente Donald Trump, la cual de hecho, podría desmantelar tal agencia.

Mientras el estado de California está haciendo de su parte para detener el calentamiento global, la administración de Trump planea recortar el presupuesto de EPA y siempre reta los estudios que comprueban el calentamiento global argumentando tienen tintes políticos.

Residentes del área piden por aire sin contaminación. (Foto: Alejandro Cano/Especial para La Opinión)

Ahora, le toca a la EPA aprobar el plan.

Oposición al plan

La decisión de la Junta estatal llegó a casi seis horas de iniciada la sesión regular, durante la cual alrededor de 40 personas hablaron en contra del plan, al cual catalogaron como peligroso para las comunidades de bajos recursos.

La oposición comenzó temprano en la mañana en la ciudad de Los Ángeles, en donde decenas de manifestantes exigieron a la Autoridad de Transporte Metropolitano del condado de Los Ángeles (Metro), adquirir nuevos autobuses eléctricos de cero emisiones y desistir de la idea de adquirir 1,000 nuevos camiones de gas natural.

Erika Patterson, directora de asuntos de política nacional de la organización Jobs to Move America, dijo que continuar dependiendo de combustibles fósiles como el gas natural solo crea más daño al medio ambiente por décadas.

“Nuestras comunidades no pueden darse el lujo de esperar a respirar un aire más limpio.  Las comunidades de Los Ángeles merecen más caminos hacia oportunidades de empleo más limpios y de clase media, los cuales podrían ser creados invirtiendo en esta industria y utilizando el plan de empleos de la nación para un crecimiento responsable”, comentó Patterson.

La Junta de Metro analizará el tema en el mes de abril.

La Junta debe ahora analizar el tema en abril. (Foto: Alejandro Cano/Especial para La Opinión)

Protesta en Riverside

Simultáneamente, decenas de personas se manifestaron afuera del edificio de gobierno del condado de Riverside para exigirle a CARB a que adopte planes que beneficien a las comunidades, pero sobre todo a aquellas en zonas de riesgo.

Erika Flores, representante del Centro de Acción Comunitaria y Justicia Ambiental (CCAEJ), dijo que los más afectados por planes irresponsables son los que viven cerca de bodegas y centros ferroviarios.  Flores añadió que muchos de estos residentes son de origen Latino y de bajos recursos.

“Y no nos movemos aquí por las montañas, nos movemos aquí porque es lo único que podemos pagar. Y ahora, en lugar de que nuestras autoridades nos protejan, nos ponen en más peligro de desarrollar asma y cáncer”, argumentó Flores.  “Les invito a que vengan a vivir conmigo aunque sea un día para que vean la excesiva contaminación y los peligros a los que estamos expuestos”.

Erlinda Murillo, residente de San Bernardino, aseguró haber desarrollado tumores y una enfermedad crónica debido al constante respirar de gas natural de un almacén cerca de su hogar.  Por su parte, Cristian Garza, residente de Mecca en el Valle de Coachella, una de las regiones más pobres en la nación, asegura sufrir de asma y que en el pasado ha colapsado debido a la excesiva contaminación en el aire.

Similar argumento fue el que otorgó Selena Hernández, cuya abuela murió de cáncer y quien tuvo que mudarse para escapar de la contaminación.

Según CCAEJ, 5,000 personas mueren en el país a consecuencia del aire contaminado que respiran, lo que equivale a entre 12 a 15 personas todos los días.  En el condado de San Bernardino existen alrededor de 313,000 personas que padecen de asma.

Penny Newman, directora ejecutiva de CCAEJ, añadió que un estudio elaborado por la Universidad de Loma Linda identificó tres zonas en donde abundan los casos de cáncer asociados con la contaminación proveniente de centros ferroviarios y que el 47 por ciento de estudiantes de la escuela primaria Ramona-Alessandro, en San Bernardino, padecen de asma.

“Pero ustedes ya saben esto”, dijo Newman dirigiéndose a la Junta.  “Las bodegas no crean trabajos buenos, solo ofrecen trabajos temporales con salarios bajos en condiciones inseguras.  La idea de que imponer sanciones a esta industria hará que se vayan del estado es ridículo.  Las ubicaciones de estas facilidades dependen de su cercanía a los puertos; no se irán a ningún lado.  Desde nuestra perspectiva solo existe una opción, CARB debe implementar un plan serio y comprensivo que proteja vidas”.