Los tiroteos en Santa Ana casi se duplicaron en el 2016

La oleada de violencia ha continuado este año: cuatro personas han sido baleadas y asesinadas en 2017
Sigue a La Opinión en Facebook
Los tiroteos en Santa Ana casi se duplicaron en el 2016
La ola de violencia parece no tener fin en Santa Ana, donde los tiroteos aumentaron en 2016.
Foto: Captura/Fox11LA

Dos personas fueron heridas de bala el pasado miércoles 22 de marzo en Santa Ana, el tiroteo más reciente ocurrido en la ciudad del condado de Orange que ha visto un aumento significativo de violencia en el último año.

Un reporte reciente muestra que los homicidios en Santa Ana casi se duplicaron en 2016 con una serie de tiroteos causados por pandillas elevando el número de asesinatos en la segunda ciudad más grande del condado de Orange a su punto más alto en seis años.

Se reportaron 23 homicidios en la ciudad el año pasado, frente a los 12 en 2015, según datos sobre delincuencia obtenidos por el periódico Orange County Register.

El aumento revirtió una tendencia de cinco años en la que los homicidios de la ciudad cayeron al número más bajo en más de dos décadas.

El aumento es notable porque el año pasado los homicidios en el resto del condado cayeron un 24%, según el Register. Esa caída se debió en gran medida al descenso del 61% de los homicidios en Anaheim, alcanzando su nivel más bajo en la última década.

Anthony Bertagna, portavoz con la Policía de Santa Ana (SAPD), culpó en parte a la guerra de pandillas por la violencia en su ciudad.

“Continuamos enfocándonos en vecindarios específicos con pandillas donde vemos un aumento en la delincuencia con acciones de cumplimiento para frenarlos”, dijo Bertagna.

“Pero, ¿qué causa la violencia? Nadie lo sabe. Algo sucede en su mundo (de pandilla) que causa una erupción de tiroteos. No sabes lo que es hasta que empiezas a investigar”.

“Seguimos haciendo las mismas cosas que siempre hemos hecho”, agregó. “Buscamos datos de alta delincuencia que identifican problemas de pandillas, nos asociamos con (la unidad anti-pandillas) del Fiscal de Distrito, trabajamos con grupos comunitarios y religiosos y asistiendo a reuniones para aprender qué esta pasando en el vecindario”.

Una persona coloca una veladora en un altar creado en memoria de una persona muerta en un tiroteo en Santa Ana. /Archivo
Una persona coloca una veladora en un altar creado en memoria de una persona muerta en un tiroteo en Santa Ana. (Foto: Archivo/La Opinión)

Violencia al alza

Los tiroteos en Santa Ana alcanzaron el punto máximo en cinco años en enero de 2016, promediando uno por día y provocando una agitada cobertura de los medios de comunicación. En respuesta, el Departamento de Policía reforzó su presencia en las calles, aumentando las detenciones de miembros de pandillas, los controles de cumplimiento de la libertad condicional y el pago de horas extras de agentes para intensificar la aplicación en dos áreas bajo órdenes de pandillas, Townsend Street y Santa Anita.

El jefe de la Policía, Carlos Rojas, dijo en diciembre que el Departamento no rastreó las estadísticas de tiroteos de una manera que permitiera que se les proporcionara a los medios de comunicación. El sábado, actualizó su declaración diciendo que podrían ser proporcionados a petición.

El concejal José Solorio dijo que el Departamento está tratando de contratar a más agentes y quiere acelerar los esfuerzos de reclutamiento.

El alcalde Miguel Pulido dijo que los números de homicidios en general han disminuido sustancialmente desde los años noventa, cuando llegaron a casi 80. Pero dijo que está trabajando con otros funcionarios de la ciudad para aumentar los recursos para el Departamento de Policía.

“Incluso en los 23 (homicidios), estamos muy abajo, pero quiero bajar aún más”, dijo Pulido. “Hemos tenido años con nueve, 10, 11, números de un dígito y creo que es donde podemos ir“.

Pulido dijo que quiere “fortalecer la unidad antipandillas y la fuerza de ataque”.

El aumento más violento de Santa Ana influyó mucho en la política del Ayuntamiento el año pasado.

La oleada de tiroteos a principios de 2016 se convirtió en un punto de enfoque en las elecciones del Concejo Municipal en noviembre. Tres de los cuatro candidatos respaldados por la Asociación de Agentes de Policía de Santa Ana, entre ellos Solorio y Pulido, ganaron y un miembro titular del consejo fue destituido por primera vez en décadas.

La mayoría de los miembros del Concilio Municipal anterior acusaron a los candidatos respaldados por el sindicato de la policía —que gastó casi 300,000 dólares en la campaña- de estar en deuda con los intereses especiales del grupo de agentes.

Solorio rechazó esas afirmaciones.

Él y Bertagna culparon parcialmente al aumento de homicidios en los cambios en las leyes estatales que liberan a más pandilleros. Investigadores han sido cautelosos ante tal inferencia de esa causalidad, señalando que ningún estudio académico ha hecho esa conexión.

La oleada de violencia ha continuado este año. Cuatro personas habían sido baleadas y asesinadas en la ciudad hasta el viernes y se sospecha que la mayoría de los casos están relacionados con pandillas. Anaheim, que es más grande que Santa Ana, ha tenido cinco homicidios este año.

Los homicidios en todo el estado subieron un 8% en la primera mitad del año pasado, según estadísticas del FBI.

Los crímenes violentos y los delitos contra la propiedad se redujeron un 3% en Santa Ana el año pasado, según los datos de todo el año obtenidos por el Register, impulsados ​​principalmente por una disminución en los robos. Sin embargo, los asaltos agravados, los robos y los robos de autos en la ciudad fueron todos o estuvieron cerca de ser los máximos en una década.