‘Me cansé de mi banco’

Opciones y recursos para cambiar de institución financiera

A la hora de elegir un banco, es importante buscar una institución que se adapte a tus circunstancias y necesidades personales. Hay quienes encuentran beneficioso depositar su dinero en grandes instituciones, y quienes, por otro lado, prefieren bancos comunitarios más pequeños o cooperativas de crédito que ofrecen atención y trato más personalizado, menos comisiones o multas, y mayor interés en las cuentas de ahorro.

Las cooperativas de crédito, también conocidas como Credit Union,  son instituciones sin fines de lucro, cuyos dueños son sus mismos miembros, a diferencia de los grandes bancos, donde los dueños son los accionistas.

Según información de Consumer Action (http://www.consumer-action.org), una organización de educación financiera y divulgación comunitaria, las cooperativas de crédito y los bancos comunitarios generalmente tienden a ofrecer servicio de atención al cliente más personalizado, que otras instituciones más grandes. Al mismo tiempo, pagan intereses más altos en las cuentas de ahorro y tienen tasas de interés más bajas en sus préstamos para la compra de un auto.

Al igual que en el caso de los grandes bancos, cuyo dinero está asegurado por el FDIC (Federal Deposit Insurance Corporation), el dinero depositado en una cooperativa de crédito o en un banco comunitario está asegurado por la Asociación Nacional de Cooperativas de Crédito por hasta $250,000 por cada depositante y por cada categoría de titularidad de cuenta.

En la actualidad, muchas de las cooperativas de crédito y los bancos comunitarios ofrecen el mismo servicio de depósitos desde dispositivos móviles que ofrecen los grandes bancos.

Recursos y consejos

  • Escoje un banco o cooperativa de crédito con sucursales cerca de tu casa o trabajo.
  • Si usas los cajeros automáticos con frecuencia, muchas cooperativas de crédito y bancos pequeños, a diferencia de bancos más grandes, reembolsan los cargos que cobran los cajeros automáticos de otras entidades.
  • Elije una cuenta de cheques gratuita que no cobre comisiones mensuales.
  • No aceptes el plan opcional de protección contra sobregiros (overdraft protection) para tu tarjeta de débito. De esta forma serán rechazados los retiros del cajero automático y las compras en el punto de venta que, si fueran aprobados, resultarían en un sobregiro y en el cobro de una comisión por sobregiro. Esto te podría ahorrar $35 por cada sobregiro.
  • Activa el servicio de tranferencias electrónicas entre tu cuenta anterior y la nueva. Esto te permitirá transferir dinero de una cuenta a otra cuando lo necesites para cubrir el pago de débitos y cheques durante la transición.
  • Activa el servicio de banca en línea y el de pago de facturas en línea. Cambia al nuevo banco todos los pagos automáticos, tal como los de teléfono, seguro, luz o cable y completa los formularios para el depósito directo de su sueldo, pensión, seguro social, etc.
  • Si quieres ver un aumento en lo que ganan tus ahorros líquidos, considera una cuenta de cheques que pague recompensas (reward checking account o, en algunos casos, Kasasa account). El interés que pagan estas cuentas podría superar el 3% según se trate de la tarjeta de débito, depósito directo o banca en línea.

Más información:

Para encontrar cooperativas de crédito cercanas a tu domicilio, puedes visitar el sitio aSmarterChoice.org (www.asmarterchoice.org).
Otros sitios donde puedes encontrar información sobre el tema:
DepositAccounts.com (www.depositaccounts.com)
Doctor of Credit (www.doctorofcredit.com).