Dietas bajas en grasas, ¿de verdad funcionan?

Lo que debes saber antes de dejar la grasas
Dietas bajas en grasas, ¿de verdad funcionan?

Si has intentado hacer una dieta baja en grasas o una dieta sin nada de grasa para mejorar tu salud y quizás para perder algunas libras después de las vacaciones, no eres el único. Pero un plan de alimentación que considera a la grasa como si fuera el enemigo, y que restringe todo desde la carne hasta lácteos o aguacates, podría no cumplir con lo prometido, en parte debido a que nuestro cuerpo necesita esas grasas. Hablamos con doctores y nutriólogos para que nos dijeran la verdad sobre las dietas bajas en grasa.

La promesa

Los partidarios dicen que esos planes pueden prevenir o disminuir las enfermedades cardíacas, disminuir los niveles de colesterol, controlar la presión sanguínea y ayudarte a perder peso y mantenerlo bajo.

La verdad

Sin algo de grasas alimenticias, podrías desarrollar una falta de ácidos grasos esenciales y tener problemas para absorber vitaminas liposolubles. Además, las grasas insaturadas de hecho te ayudan a proteger el corazón y a reducir el riesgo de padecer diabetes tipo 2. Una revisión de estudios en 2012 llevada a cabo por la agencia independiente Cochrane Collaboration descubrió que al reemplazar las grasas saturadas (halladas en productos animales como la manteca y la carne molida) por las grasas insaturadas (que se encuentran en los pescados grasosos, los aguacates, las nueces y los aceites vegetales como el aceite de oliva) disminuye el riesgo de padecer ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Si tu meta es bajar de peso, debes tener en cuenta que los alimentos bajos en grasas y sin grasas no son siempre bajos en calorías. «Muchas veces, la versión sin grasas o reducida en grasas de un producto tiene azúcar y almidón agregados para mejorar el sabor y la textura», dice Maxine Siegel, R.D., que lidera la investigación sobre alimentación y nutrición de Customer Reports.

En resumen

Aléjate de las dietas bajas en grasas o sin grasas, que al final pueden ser más perjudiciales. No obstante, David Seres, M.D.,  el director de nutrición médica en el Columbia University Medical Center en New York y miembro de la junta médica de Consumer Reports, dice que si eres como la mayoría de los estadounidenses y consumes más de un tercio de tus calorías en grasas, sería una buena idea que reduzcas tu ingesta general y elijas grasas saludables.

Una dieta a base de vegetales, que incluya muchas grasas buenas, es saludable y está asociada a una disminución en el riesgo de enfermedades. Y si tu meta específica es perder peso, aquí encontrarás 15 consejos que realmente sirven, y no necesitas siquiera incluir en tu plan las insulsas galletas sin grasa.

Nota del editor: Este artículo también formó parte de la edición de marzo de 2015 de la revista Consumer Reports.

– Lauren Cooper