El más mínimo encuentro con la justicia o lapso en DACA, pone a “dreamers” camino a la deportación

Aunque no se trata de arrestos "masivos" de jovenes con DACA, cualquier fallo puede llevar a estos a la peor pesadilla: ser expulsados del unico pais que han conocido.
El más mínimo encuentro con la justicia o lapso en DACA, pone a “dreamers” camino a la deportación
Emmanuel Ayala Frutos fue arrestado dos semanas después de que expiró su DACA y se declaró culpable de mostrar un pequeño cuchillo. El joven, que sufre trastorno bipolar y hace poco sufrio´un grave accidente, fue arrestado cuando ICE llegó a recogerlo hace una semana (Foto: proporcionada por ACLU)

Un único error con la justicia, aunque esté camino a enmendarlo, un corto lapso en el estatus migratorio o simplemente estar en el lugar equivocado en el momento preciso parece ser todo lo que hace falta para que las autoridades de Inmigración y Aduanas ICE, se presenten en las residencias de jóvenes “dreamers” que tienen -o han tenido hasta hace poco- el beneficio DACA, para llevarselos y deportarlos.

Dos ejemplos:

Francisco Rodriguez, de 25 años, residente de Portland, Oregon desde la edad de 5 años  y beneficiario de DACA desde hace casi tres años, fue arrestado hace poco más de una semana y liberado luego bajo fianza tras una intensa presión comunitaria.

¿La razón? Rodríguez fue detenido en Diciembre por la policía mientras manejaba tras consumir alcohol. El joven estaba actualmente en el proceso de cumplir con requisitos legales, clases y otros castigos para retirar la violación de su record. 

Francisco Rodriguez, joven de 25 años con DACA arrestado hace una semana en Portland. El muchacho estaba en tratamiento y siguiendo órdenes de la corte por un DUI en diciemmbre. (Foto proporcionada por ACLU)

Emmanuel Ayala Frutos, de 21 años, y también de Portland, fue arrestado en el mismo operativo. Su estatus de DACA había espirado dos semanas antes y el joven estaba en proceso de renovarlo, aparte de estar recuperándose de un accidente grave que resultó en operaciones a ambas piernas y de dos hospitalizaciones por problemas de salud mental en 2016.

Con la detención de Rodríguez y Ayala ya son cinco los “dreamers” con DACA que las autoridades migratorias han arrestado a pesar que el gobierno de Donald Trump ha mantenido que estos jóvenes no son prioridad de deportacion.

Según activistas, otros dos “Dacamentados” estarían entre los detenidos la pasada semana, pero había poca información sobre sus casos.

Gobierno dice que no se enfoca en DACA, a menos que….

Este operativo ocurrió pocas horas antes que el secretario de seguridad nacional John Kelly asegurara que los muchachos cubiertos con DACA (como ellos mismos se denominan) no están en el enfoque inmediato de sus agentes, pero el funcionario también se aseguró de resaltar en entrevistas con medios el pasado míercoles en Washington, que los receptores de DACA pueden perder esa protección hacen algo que los descalifique.

“El estatus de DACA no es sólo un compromiso del gobierno hacia los llamados ´Dreamers´, sino de esa persona a obedecer la ley, y algunos no lo hacen. No hemos arrestado durante mi tiempo, no importa lo que lean o algunos digan, a alguien cubierto por DACA”, dijo Kelly. 

Para Greisa Martinez portavoz de la organización United We Dream, formada por jóvenes “dreamers”, cada uno de los casos que van surgiendo deteriora la garantía que el gobierno dio a los muchachos que, habiendo venido al país cuando eran niños por voluntad de sus padres, recibieron esta oportunidad en 2012 bajo el gobierno de Barack Obama.

“Kelly dice que no estamos en la mira, pero esto no es exactamente lo que está pasando en las comunidades. Estamos preocupados porque cada vez que un joven con DACA es arrestado, el programa se debilita”, dijo la activista, también Dacamentada.

La joven apunta que si bien es cierto que la mayoría de los 750,000 beneficiarios de DACA no han enfrentado esta situación, “la amplitud de las órdenes ejecutivas de Trump sobre inmigración los está alcanzando igual que a muchos otros”.

Acciones policiales y retrasos con DACA

“Son excepciones, pero son importantes”, dijo. “No hay un arresto generalizado de jóvenes con DACA, pero hemos visto otras situaciones. Por ejemplo, recibimos una denuncia de Carolina del Norte, de una muchacha que manejaba por una carretera rural y un policía local la paró, le pidó papeles y cuando ella le dijo que tenía DACA este le dijo que no importaba”.

No fue hasta que un segundo policía llegó al lugar cuando este decidió dejarla ir.

“En muchos rincones de este país no sólo los agentes de ICE sino los policías que han accedido a colaborar con ICE tienen mucha más libertad y tienen la autoridad para tomar decisiones enormes en la vida de los jóvenes indocumentados“, dijo Martínez.

También hay muchas quejas de retrasos en las renovaciones de DACA y de que hay muchos jóvenes perdiendo el estatus temporalmente por el lapso extendido de tiempo que se tomar el proceso. “Hay renovaciones pero también hay bastantes casos de retrasos y de gente perdiendo sus empleos. No sabemos como USCIS está dando prioridad a sus solicitudes, pero ahora estamos recabando datos para saber qué efecto está teniendo el ambiente actual en todo esto”.

“No puedo imaginarme deportado”.

Francisco Rodriguez, uno de los jóvenes arrestados la pasada semana, fue liberado dos días después bajo fianza debido a la movilización de la comunidad y de organizaciones locales como ACLU Oregon y Causa Oregon, entre otras, dijo este fin de semana en un artículo publicado por la Union de Libertades Civiles que tras pasar casi toda su vida en Portland, no puede imaginarse viviendo en México. 

“Cuando me llevaban esposado pensaba que no puedo imaginarme depotado, la vida en México es totalmente foránea para mí, soy de Portland”, escribió el muchacho”.

Rodríguez calificó su arresto en diciembre como “una mala decisión” pero aseguró que “he hecho varias buenas decisiones desde entonces, estoy en tratamiento, me inscribí en un programa de rehabilitación, fui a todas mis citas con la corte y estaba en el proceso de sacar el DUI de mi record penal”. 

El muchacho, quien vive con sus padres y dos hermanos ciudadanos, tiene tres trabajos para mantenerse y ayudar a su familia, explica.  Según activistas, las oficinas de ICE recibieron una avalancha de llamadas en favor de Rodriguez mientras estaba detenido y por eso le dieron fianza rápidamente.

El caso del otro dacamentado es igual o más dramático.  Emmanuel Ayala Frutos de 21 años fue arrestado en su casa por agentes de ICE que no tenía una orden judicial pero que lo buscaban a él específicamente. Según declaraciones de su familia, los agentes dijeron que “querían discutir su estatus de DACA”, pero inmediatamente lo arrestaron.

El caso de Ayala es especialmente traumático para sus familiares y amigos porque el joven subre de desorden bipolar y fue sometido a dos operaciones recientes en las piernas tras ser arrollado por un vehículo mientras andaba en patineta.   Al momento de ser arrestado, usaba muletas y una silla de ruedas para movilizarse durante su recuperación.

Según su familia, que realizó una rueda de prensa en Portland luego de su arresto, el muchacho no puede bañarse porque no tiene una silla de ruedas y no puede hacerlo solo y tampoco le permitieron llevarse su medicina para el desorden bipolar.

Mat dos Santos, director legal de la Unión Americana de Libertades Civiles de Oregon (ACLU de Oregon), dijo que estaba preocupado de que Ayala Frutos no se le permitiera llevar su medicación para controlar su trastorno bipolar o su silla de ruedas con él a la detención de ICE.

“Este es un caso horrible e inhumano”, dijo Santos. “Emmanuel debería estar recuperándose en casa con su familia, no encerrado sin su medicación en Tacoma”

Según portavoces de ICE, Frutos fue arrestado debido a un delito previo: una convicción del mes pasado por poseer y mostrar un cuchillo en noviembre de 2016. Abogados que lo representan indicaron que el juez que presidió ese caso halló que el muchacho no era un peligro para la comunidad y mandó a que completara programas y recibiera tratamiento.

Al cierre de esta nota el joven Ayala Frutos sigue detenido.

Entretanto, el dreamer de Seattle, Washington, Daniel Ramírez Medina fue liberado la semana pasada tres dos meses de detención, aunque aún espera decisiones federales sobre una demanda de habeas corpus que pretende demostrar que su arresto fue ilegal.

Ramírez tenía DACA vigente y ningún delito en su haber, pero las autoridades se presentaron en su casa a arrestar a su papá por una orden de deportación pendiente y se lo llevaron a él, alegando que había confesado “andar con pandillas”.