De costurero a millonario

El experto en finanzas Antonio Almazán ayuda hoy a la comunidad latina a alcanzar la independencia financiera

“Seré pobre, pero honrado”. “El dinero cambia a la gente”.  “No gano suficiente como para poder ahorrar”.

A la hora de hablar de dinero y finanzas, existen cientos de mitos y prejuicios que repetimos sin cuestionar. Evitamos hablar de dinero con nuestros hijos, familiares o amigos y nos ofendemos si alguien nos pregunta por nuestro sueldo, como si hablar de dinero fuese algo que debe esconderse o avergonzarnos. Y sin embargo, dependemos del dinero todos y cada día de nuestra vidas.

“Desde pequeños nos instruyen para que no hablemos de dinero”, opinó Antonio Almazán, analista y experto financiero, fundador y Presidente de Inversiones 123. “No nos educan en cuestiones financieras”, agregó. “El adoctrinamiento en nuestra cultura, data de los tiempos de la conquista, cuando los colonizadores nos quitaron la confianza”, indicó.

Su historia es la historia de millones de inmigrantes que vinieron al país del norte en busca de una vida mejor. El inmigrante mexicano, nacido en Michoacán, llegó a los EEUU a los 16 años de edad.

Antonio Almazán llegó a EEUU de Michoacán, México, a los 16 años. / Foto: Inversiones123

En la actualidad, Almazán se dedica a compartir su experiencia como inversor y corredor de bolsa, a través de clases, y en su página personal y de Facebook. Pero el inversionista no siempre tuvo el capital con el que hoy cuenta.

“Durante 10 años trabajé en la industria de la costura, dónde me pagaban $10 dólares la hora”, recordó. Fueron años de sacrificio y largas horas de trabajo, que se extendían de 7:00 a.m. a 10:00 p.m.”

A los 27 años de edad y con el nacimiento de su hijo, también nació en Almazán la inquietud de probar nuevos horizontes.

“Quería hacer algo más, pero no sabía bien qué, quería algo diferente para ofrecerle a mi hijo”, recordó. Fue entonces que escuchó una idea que quedaría grabada en su mente. “Un amigo ingeniero me introdujo al concepto de ‘libertad financiera’”, recordó.

Camino a la independencia

El experto en finanzas descubrió que existen distintas maneras de ganar dinero, “puedes trabajar para otros o puedes trabajar para ti. Entendí que solo ahorrando nunca sería millonario, porque los ahorros solos no producen hasta que uno los pone a trabajar”.

Fue cuenado Almazán descubrió la bolsa de valores y la importancia de comprar activos.

“Muchas personas, incluído mi padre, me advirtieron que en la bolsa se podía perder mucho dinero. Como yo no sabía nada al respecto, me puse a averiguar. Me dediqué a leer sobre qué era la bolsa y cómo se podía invertir”.

Así comenzó una etapa en la vida de Almazán en la cual, durante el día trabajaba en la costura y el resto del tiempo se dedicaba a estudiar y a aprender sobre inversiones. El analista comparó la profesión de corredor de bolsa, con su trabajo en las industrias de la costura y la zapatería.

“No hay un título que te habilita para ser corredor de bolsa, como no hay un título de carpintero o de costurero, son oficios que se aprenden con la experiencia”, reflexionó.

“Existen muchos mitos en torno a las inversiones, pero es como todo.  Cuando nos enteramos de una mala noticia, la compartimos con la mayor cantidad de gente posible, pero cuando por el contrario, descubrimos algo muy bueno, lo mantenemos en secreto, como mucho lo compartimos con una persona”, señaló.

“Lo mismo ocurre con el negocio de las inversiones. Descubrí que la bolsa de valores es uno de los negocios más seguros. Es más riesgoso hacer tamales que invertir en la bolsa”, bromeó.

“Si hay gente que pierde dinero, es porque no se prepara. Cuando conscientemente no buscas ganar, ya estás perdiendo”.

Fue así como el sueño de niño de Almazán, de dejar de trabajar a los 40 años, se hizo realidad.

“Empecé a invertir a los 29 años y para cuando llegué a los 32 ya tenía suficiente dinero para no tener que volver a trabajar un solo día de mi vida. Fue entonces que me dediqué a dejarme crecer las uñas, para poder rascarme”, agregó bromeando.

Compartir las buenas nuevas

Gracias a la inversiones, Almazán pudo tomarse un año sabático. “Estuve un año sin hacer nada, una de las cosas más difíciles que me tocó hacer”, confesó.

Pero sus amigos y conocidos comenzaron a interesarse en sus inversiones y se acercaban a pedirle consejos.

“Fue por ello que decidí crear un programa para compartir con otros lo que había aprendido. Desde entonces estoy dedicado a la transformación financiera de otros, a través de mi empresa Inversiones 123”.

Sus clases están diseñadas para que cualquier persona pueda invertir de manera exitosa, comenzando de cero.

“Yo tuve que empezar de cero, porque no me quedaba de otra, por eso hoy le puedo mostrar a otros cómo hacerlo”, reflexionó.

Derribando mitos

Almazán compartió algunos de los mitos que existen en torno a las inversiones en la bolsa y ofreció consejos para quienes se animan a cuestionarlos.

“Muchas veces oímos la frase: ‘Somos pobres, pero honestos’, como si el ser pobre fuese una garantía. Cuando estacionas tu carro en Brentwood [u otros barrios adinerados], puedes dejarlo abierto. Pero si vas a un barrio muy pobre, a pesar del ‘pobres pero honestos’, te vas a asegurar de cerrar las puertas de tu carro” , comparó.

Almazán también hizo la distinción entre ser y estar. “En lugar de decirnos a nosotros mismos que ‘somos pobres’, debemos decir, ‘estamos pobres’. Porque el ‘ser’ es algo que no se quita. El ‘estar’ es sólo una condición temporaria, es como decir ‘estoy enfermo’, en lugar de ‘soy enfermo’. Gran diferencia”.

“El secreto está en la capacidad de aceptar las bendiciones y el dinero. Mucha gente no está dispuesta a recibir las bendiciones. No es solo cuestión de ganar dinero, sino de dejar de sentirse pobre. Siéntete rico con lo que ya tienes. Una vez que te sientes rico, invertir es fácil”, aseguró.

¿Cómo le hago?

“Lo primero que tienes que hacer es determinar cuánto necesitas ganar al mes y así determinar lo que necesitarás al año”, dijo el experto.

“Un trabajo solo te da dinero para comer y sobrevivir. Solo con los ahorros no vas a hacerte rico. La independencia financiera se logra con una combinación de tu trabajo y de tu capital. Debes invertir tus ahorros y ponerlos a trabajar”.

Almazán aconsejó  empezar invirtiendo en empresas que ya conoces. “Puedes comenzar con solo $50 ó $100, invirtiendo en empresas como Walmart, McDonalds, etc., que al mismo tiempo te dan un interés del 14% y no ofrecen riesgo”.

“Lo que siempre le recuerdo a la gente es que no necesitas tener mucho dinero para comenzar. No tienes que ser rico para lograr lo que quieres. Recuerda que quien es torpe con los centavos, es torpe con los dólares. No es dinero lo que te falta, sino la capacidad para manejar el que ya tienes”, agregó.

El inversionista recalcó el concepto de que todos tienen la capacidad para invertir de manera exitosa, aunque sea con poco dinero.

“La mentalidad de ‘carencia’ es la que nos derrota, porque nos concentramos en lo que nos falta, en lugar de concentrarnos en todo lo que tenemos”, concluyó.

Para más  información y consejos financieros, puedes visitar la página de Inversiones 123 o la página de Facebook de Antonio Almazán.

El próximo taller se dictará el 29 de abril de 9:00 a.m., a 12:30 p.m., en la cuadra 3251 w 6th st Ste. 400-A Los Angeles, CA 90020. La inversión son
$20 pero puedes acceder a un cupón de 50% de descuento en su pagina web.