Implantes de senos estuvieron a punto de frustrar dos sueños en UFC

Cynthia Clavillo sueña con pelear en México para que la vea su hermano deportado, mientras que Pearl González sueña con su debut en el UFC

El anhelo de Cynthia Calvillo  de subir pronto al octágono en la Ciudad de México y así darle a su hermano un gran regalo, estuvo cerca de verse frustrado o por lo menos retrasado, ya que su rival, Pearl González, estuvo a punto de ser inhabilitada para pelear por la Comisión Atlética de Nueva York.

Calvillo regresa este sábado a pelear con el objetivo de poner su marca en 5-0 por lo que tendrá que derrotar a González en una de las peleas estelares del UFC 210 que se montará en la KeyBank Center de Búfalo, Nueva York.

Después del pesaje el viernes temprano, al cual ambas superaron sin problemas, González había sido retirada de la cartelera tras dar a conocer a la Comisión que tiene implantes de senos, algo que por regla no está permitido en ese estado, reportaron varios medios especializados en artes marciales mixtas.

Sin embargo, más tarde la Comisión informó en un comunicado que había dado luz verde a González para llevar a cabo su combate, aclarando que no la había retirado de la cartelera y que solo hizo una investigación de rutina.

Mientras que John Pollock de Fight Network dio a conocer un comunicado que recibió de la misma Comisión con un poco más de información.

“Tras una consideración y revisión cuidadosa, incluyendo una conversación con el doctor de Pearl González, la Comisión ha determinado que González está sana para participar en el UFC 210 en Buffalo, NY”, se lee en el comunicado que publicó en Twitter Pollock.

“Tengo implantes de senos y son una peleadora talentosa”, dijo González a los medios tras darse a conocer que ha sido declarada lista para hacer su debut en UFC y aclaró que ella nunca ocultó la cirugía e informó con anticipación.

Un triunfo de Calvillo la acercaría a la siguiente cartelera que se arme en México, y así Tommy podría verla en vivo pelear, ya que en 2009 el gobierno de Estados Unidos lo deportó.

“Me encantaría pelear allá (México), porque me gustaría que mi hermano me viera en vivo”, dijo Calvillo, “no lo dejan venir a Estados Unidos porque lo deportaron, por eso me gustaría ir allá”.

Ella nació en California hace 29 años, pero trae bien puesta la bandera de México y el sabor de Nayarit, cuna de sus padres.

Calvillo debutó en UFC el mes pasado, dentro del UFC 209, donde sometió a Amanda Cooper en el primer asalto.

Nunca imaginó que haría carrera peleando, a los 19 años se casó, pero se divorció cuatro años después.

“Fui al colegio y no terminé, me había casado a los 19 años y toda mi energía era al matrimonio, pero no salió bien y salí de la escuela. Me divorcie y ahí comenzó mi vida a los 23 años. Ese cambio de vida me dio energía, fue distinto, nunca pensé que iba a pasar algo así”, añadió la gladiadora.

Con información de Agencia Reforma