Haz de tu casa un hogar verde

Consejos que ayudan a que las familias continúen poniendo su granito de arena en el objetivo global de proteger y conservar los recursos naturales de la Tierra

Guía de Regalos

Haz de tu casa un hogar verde
La práctica de las acciones y hábitos que crean hogares verdes contribuyen en los esfuerzos globales de proteger y conservar los recursos naturales de la Tierra para las generaciones futuras.
Foto: Shutterstock

Ser más ecológico en nuestro hogar no es cuestión de moda. Es tratar de aportar nuestro granito de arena al esfuerzo global de proteger y conservar los recursos naturales para las futuras generaciones, a pesar de cualquier cambio en las políticas gubernamentales que se den al respecto en el país donde se reside.

Y es que como resalta Javier Sierra, director asociado de comunicaciones de Sierra Club (la mayor organización ambiental de Estados Unidos), “la actual administración del presidente Donald Trump parece haberle declarado la guerra al medio ambiente y a la salud de las familias del país [al firmar una nueva orden ejecutiva que recuperar la producción de energías fósiles, como lo es el carbón, que genera emisiones contaminantes]”.

“El movimiento de resistencia contra esta ofensiva se hace cada días más fuerte”, asegura Sierra. “Pero ahora depende también de todos hacer nuestra parte y preservar los recursos de nuestro planeta y defendernos contra los efectos de la contaminación y el cambio climático”.

¿No sabes cómo hacerlo?

Al aproximarse el Día de la Tierra, que se celebra el 22 de abril, vale la pena recordar ciertas acciones básicas que ayudan a transformar un hogar en una casa muy verde. La organización Sierra Club resalta a continuación algunas que crean en especial una casa más sustentable en el ahorro de energía y, por ende, del dinero.

¡Ponlas en práctica cuanto antes!

Por toda la casa

  • Instala un termostato programable. La temperatura en invierno debe ser 68° y 60° Fahrenheit o menos mientras se duerme. En el verano, fija el aire acondicionado a no menos de 78° Fahrenheit.
En el verano se debe fijar el aire acondicionado a no menos de 78° Fahrenheit. /Shutterstok
  • Manda a ajustar la presión hidrostática de tu calentador, así como la temperatura de su termostato que debe estar en 120° Fahrenheit.
  • Si tu calentador es de los antiguos, instala una manta aislante en el tanque y tuberías.
  • Considera instalar un calentador de agua del tipo Energy Star (los que cumplen con normas de alta eficacia) o en el mejor de los casos opta por uno de tipo “flash” (también llamado “on-demand” o “sin tanque”) o un sistema de calentador de energía solar.
  • Revisa si el aislamiento del ático, sótano y paredes de su casa son los adecuados.
  • Sella cualquier hueco o grieta en las paredes. Presta especial atención a los terminales de las tuberías, ventanales y enchufes de sistemas de iluminación.
  • Mantén limpios los filtros de la calefacción y el aire acondicionado.
  • Instala sellado térmico en ventanas y puertas por donde se cuele el aire.
  • Considera instalar ventiladores de techo, con estos se reduce el consumo de energía eléctrica.
Los ventiladores de techo ayudan a ahorran energía y a la vez dinero. /Shutterstock
  • Viste las ventanas con cortinas, visillos o persianas para lograr aislamiento y sombra.
  • Usa las luces cuando hagan falta, no cuando sirvan solo de decoración.
  • Cambia los bombillos convencionales por los de tipo incandescentes, especialmente en las lámparas que más usas.
  • Apaga las luces cuando no las necesitas o considera instalar luces de prendido y apagado automático en las áreas que resulten apropiadas.
Apaga las luces que no están en uso. /Shutterstock

En los baños

  • Instala duchas y grifos de alta presión para reducir el consumo de agua.
  • Dúchate en lugar de tomar baños de tina, con esto se baja la cuenta del recibo del consumo del agua.
  • No uses el extractor o ventilador del baño más de lo necesario.

En la cocina

  • Equipa siempre la cocina con electrodomésticos que sean “Energy Star”.
  • Pon a correr el lavaplatos automático solo cuando esté lleno y cerciórate de ponerlo a operar con la función de ahorro de energía.
Usa la lavadora de platos cuando esté completamente cargada. /Shutterstock

De tener una oficina en el hogar

  • Considera usar una computadora portátil en lugar de una convencional.
  • No compres un monitor más grande de lo que necesitas.
  • Programa tu computadora para que entre en “estado de descanso” cuando se encuentra prendida y no la estás usando.
  • Apaga la computadora y demás aparatos que has conectado a ella, como la impresora o copiadora, cuando no los necesites, ya que estos consumen grandes cantidades de energía incluso cuando no se están utilizando.
Apaga la computadora cuando ya no la estés usando. /Shutterstock

En patios y jardines

  •  Usa luces de alta eficiencia fuera de la casa y, si puedes, considera instalar de las del tipo que se activan con el movimiento.

En el área de la lavandería

  • Compra una lavadora de ropa  del tipo “Star Alliance”. En general, las lavadoras que se cargan desde el frente son más eficaces que se cargan desde arriba.
  • Lava y aclara la ropa blanca en agua fría o, si no tiene más remedio, selecciona la tibia.

    Lava la ropa en agua fría para ahorrar energía. /Shutterstock
  • Lava cargas de ropa completas y de necesitar lavar menos ropa ajusta siempre los niveles de agua.
  • Seca la ropa que más puedas en tendederos en vez de hacerlo en la secadora automática.
  • Asegúrate de seleccionar el botón de secado económico al usar la secadora.