Lo que sabemos sobre el ataque en San Bernardino que cobró la vida de una maestra y su estudiante

La familia de Jonathan ha creado un fondo monetario para saldar gastos asociados con el funeral
Lo que sabemos sobre el ataque en San Bernardino que cobró la vida de una maestra y su estudiante
Jonathan Martínez, de 8 años, fue muerto a tiros en la escuela primaria North Park en San Bernardino.
Foto: Cortesía/Familia Martínez

Mientras las autoridades intentan esclarecer el motivo del homicidio-suicidio que dejó también a un niño muerto y otro herido el lunes en San Bernardino, familiares de Jonathan Martínez, de ocho años de edad, lloran el abrupto y trágico deceso.

A través del jefe de policía de San Bernardino, Jarrod Burguan, la familia Martínez pidió a los medios de comunicación privacidad y respeto durante semejante dolor.

“La familia Martínez no está en condiciones para brindar entrevistas, les pedimos respeto y privacidad”, dijo Burguan ayer durante la última conferencia de prensa relacionada con el incidente.

Dale Marsden, Superintendente del Distrito Escolar Unificado de la ciudad de San Bernardino, agregó que la familia Martínez pidió a la comunidad a que aprendiera y se involucrara más en el tema del síndrome de Williams, condición genética con el que el pequeño Jonathan nació hace ocho años.

Jonathan Martínez, de 8 años, murió baleado en la escuela North Park el 10 de abril. (Foto: Cortesía/SBCSD)

El síndrome de Williams es un trastorno de desarrollo hereditario que afecta a entre 20,000 y 30,000 personas en el país. Este síndrome está caracterizado por la discapacidad intelectual, y también causa problemas cardiacos. El pequeño Jonathan tuvo varias cirugías de corazón y tenía problemas para hablar. Aun así, siempre fue social y demostró afinidad a la música”, comentó Marsden.

En efecto, según la Asociación del Síndrome de Williams, la condición afecta a 1 de cada 10,000 personas alrededor del mundo y no discrimina.

Contrario a otras condiciones genéticas, los niños con el síndrome de Williams suelen ser sociables, amigables y entrañables; sin embargo, también suelen padecer ciertos problemas de salud, incluyendo problemas cardiovasculares; hipercalcemia, niveles elevados de calcio en la sangre; problemas renales; problemas óseos y renales.

El titular del distrito escolar agregó que el segundo niño herido de bala en el torso, cuya identidad no fue revelada, se recupera favorablemente en un hospital local y que incluso podría ser dado de alta en las próximas horas.

“En la mañana que hablamos con su familia el niño estaba mirando caricaturas y estaba de buen humor”, añadió.

Marsden también indicó que la escuela North Park, en donde ocurrió la tragedia, permanecerá cerrada el resto de la semana y abrirá sus puertas el próximo lunes 17 de abril. Mientras tanto, los estudiantes y sus padres, así como empleados de la escuela, podrán recibir consejería en la escuela secundaria Del Vallejo.

Durante la conferencia, Burguan dijo que la maestra víctima de violencia doméstica, Karen Smith, contrajó nupcias con el homicida Cedric Anderson en enero pasado pero que se separaron por razones desconocidas en marzo pasado.

“La pareja tuvo una relación de cuatro años y en marzo pasado se separaron. Desde entonces ella (Karen) vivía con sus hijos. Ella le mencionó a la familia que Anderson se estaba portando raro y que incluso la había amenazado”, dijo Burguan. “Al parecer el hombre intento en varias ocasiones que ella regresara a casa”.

Karen Elaine Smith y Cedric Christopher Anderson. (Foto: Facebook)

Burguan dijo que el homicida disparó 10 balazos a una distancia de 15 pies de la maestra. Anderson entró al plantel escolar por la puerta principal luego de intentar brincar una barda, dijeron las autoridades. Anderson estaba armado con un revolver Smith and Wesson calibre .357, con capacidad para seis balas, lo que hace suponer que tuvo tiempo para recargarlo al menos una vez.

“Sabemos que el arma fue vendida en Michigan en 1989 pero de ahí no tenemos más información”, dijo Burguan.

Lo que Burguan pudo confirmar es que Anderson tenía un historial delictivo que se remontaba al año 1982. Burguan dijo que Anderson fue arrestado en cuatro ocasiones entre 1982 y 2013 por robo, posesión ilegal de arma, y violencia domestica pero que nunca fue convicto de ningún cargo.

En la actualidad Anderson estaba desempleado pero en el pasado se desempeñó como pastor en el estado de Nevada y recientemente como empleado de mantenimiento, añadió Burguan. Tras catear una residencia en Riverside, en donde Anderson vivía, las autoridades encontraron una nota en donde el occiso hablaba de que nadie lo respetaba. Las autoridades no encontraron una nota suicida, agregó Burguan.

“Confiscamos algunos aparatos electrónicos que serán analizados en las próximas horas y días como parte de la investigación”, dijo.

Mientras la investigación tomaba su curso, la comunidad se congregó la noche del lunes en la iglesia católica Nuestra Señora de la Asunción, en San Bernardino, para orar por el alma de las victimas pero muy en especial por el pequeño Jonathan.

Ahí, el obispo de la Diócesis de San Bernardino Gerald Barnes, dijo a La opinión que la familia Martínez no está sola y que la comunidad, ahora más que nunca debe mostrar solidaridad.

Familiares y residentes de San Bernardino lloraron la partida del pequeño Jonathan Martínez y su maestra Karen Smith. (Foto: Alejandro Cano/Especial para La Opinión)

A la vigilia acudieron cientos de personas consternadas con lo sucedido, personas que se preguntaban “hasta cuando” terminará la violencia. Para Sergio Luna, representante de las Congregaciones Unidas para el Cambio del Inland Empire, dijo que las cosas cambiarán hasta que se tomen medidas drásticas y hasta que las autoridades sean proactivas en vez de reaccionarias.

Muchas de estas tragedias se pueden evitar si les ponemos la debida atención. No hemos sido sistemáticamente proactivos para evitar estas tragedias. Debemos trabajar más con los jóvenes para abordar los temas antes de que sea demasiado tarde”, comentó Luna.

En relación al tema de la seguridad, Marsden dijo que desde que ocurrió la tragedia el pasado 2 de diciembre, el distrito tomó medidas de seguridad y en esta ocasión llevarán a cabo una reunión de emergencia para diseñar medidas que eviten tragedias en el futuro. Señaló que no cualquiera puede ingresar a los planteles escolares y que en este caso en específico, la maestra conocía al agresor.

Mientras tanto, la familia de Jonathan ha creado un fondo monetario para saldar gastos asociados con el funeral. La meta era recaudar 10,000 dólares pero hasta la 1:00 p.m. de ayer la familia había recaudado cerca de 30,000 dólares. Los interesados en donar pueden hacerlo a través de la página www.gofundme.com/jonathan-our-family-angel-ngeljonathan

Para más información sobre el síndrome de Williams, visite https://williams-syndrome.org/what-is-williams-syndrome