Geo Group obtiene contrato millonario para primer nuevo centro de detención de la era Trump

Las empresas privadas de prisiones pasaron de estar preocupadas por reducciones en puertas dictadas por Obama a tener más negocio, gracias al nuevo presidente y su afán por expandir la detención de inmigrantes.
Geo Group obtiene contrato millonario para primer nuevo centro de detención de la era Trump
Geo Group ha sido objeto de protestas por parte de la comunidad inmigrante (Getty Photos)

Hace apenas 8 meses, el entonces presidente Barack Obama había ordenado que el gobierno dejara de contratar con compañías de cárceles privadas cuyas ganancias dependen de la cantidad de detenidos que caen en prisión o en centros de detención de migrantes.

En ese entonces, dos grandes compañías que tienen los contratos del gobierno federal al respecto veían nublado su futuro y el costo de sus acciones se derrumbó.

Pero al ganar Donald J. Trump la presidencia, el futuro volvió a sonreír a las dos grandes empresas, GEO Group y Core Civic (Antes CCA), y las acciones volvieron a subir. Ambas compañías proporcionaron medio millón de dólares en donativos para las actividades de toma de posesión de Trump.

Hace menos de dos meses, comenzó el cambio que esperaban. El procurador Jeff Sessions firmó un memorándum restaurando el negocio de las cárceles privadas y hablando de “expandirlo”.

Esta semana, la Agencia de Inmigración y Aduanas ICE concedió su primer contrato carcelario de la era de Trump a GEO Group, para diseñar, construir y manejar un centro de detención de 1000 camas en Conrad, Texas, cerca de Houston.

La novedad se anunció en un comunicado de Geo Group INC, que dijo que el centro costará 110 millones de dólares, será propiedad de la empresa, pero estarán bajo contrato con el gobierno. Esperan ganar más de 40 millones limpios cada año que lo operen y el contrato inicial es por diez años, con “períodos de renovación”.

Según el comunicado, Geo espera terminar la construcción del centro a finales del año 2018.

“Apreciamos mucho la confianza continuada que ICE pone en nuestra compañía”, dijo George C. Zoley, director y CEO de GEO.

Según la empresa, “GEO tiene una sociedad privada-pública con ICE que data de los años 80, nuestros centros son de alta calidad, culturalmente relevantes, seguros y humanos”.

Numerosos reportes de grupos de derechos civiles contradicen esta descripción.

En estos mismos instantes, cientos de detenidos están en huelga de hambre en el Northwest Detention Center de Tacoma Washington, propiedad de GEO, con una serie de quejas sobre el trato, la comida, el costo de insumos dentro del centro, la falta de atención médica y el trabajo de detenidos por un dólar al día.

Geo es una multinacional con cárceles en diversos países y es la segunda compañía de prisiones más grande del país.

En cuanto a ICE, la mayoría de los centros de detención donde se albergan inmigrantes, son centros privados bajo contrato con el gobierno.