Un Viernes Santo para compartir con la comunidad angelina en Skid Row

LA Mission distribuye comida, calzado y canastas de Pascua para las familias
Un Viernes Santo para compartir con la comunidad angelina en Skid Row
Cientos de familias acudieron a Skid Row a celebrar la Pascua. / Foto: Aurelia Ventura

Una fila de cerca de dos cuadras se formó en Skid Row para llegar a la cena de la celebración de la Pascua que ofrece cada año Los Ángeles Mission, una organización que ayuda a la comunidad de bajos recursos.

Rosalía García, quien lleva cuatro años asistiendo al evento, trabaja en la limpieza de casas pero tomó el día libre para pasarlo con sus hijos.

“Está muy bien que hagan esto porque a los niños les gusta”, dijo la madre, mientras su hijo —el pequeño Geovanny— disfrutaba de una tarta con crema.

Rosalia García junto a sus hijos Anthony, Giovanny y Johan disfrutan de los alimentos provistos por LA Mission. / Foto: Aurelia Ventura.

A pocas mesas, Aurora Ortiz y su esposo Miguel Ajanel llegaron desde el parque MacArthur para que sus dos hijos puedan disfrutar del festín y celebrar Viernes Santo.

Ella, quien lleva asistiendo al evento desde hace 15 años, y su esposo se encuentran hoy desempleados.

“Nos gusta mucho venir aquí, son bien amables y nos tratan muy bien”, aseveró la mujer de origen guatemalteco. Luego de recibir la comida provista, se dirigió a recibir las canastas que se prepararon para los niños asistentes.

El evento de Los Ángeles Mission para celebrar la Pascua se organiza sobre la calle 5th y se lleva a cabo para enfatizar la renovación de la vida.

El alimento busca demostrar el amor y cariño que los invitados pueden experimentar cuando acuden a la organización por ayuda.

Los pequeños recibieron canastas de Pascua. / Foto: Aurelia Ventura.

En el evento se sirvieron cerca de 30,000 libras de pollo; 1,800 de jamón; 2,000 de macarrones con queso y 900 libras de verduras. Además de cientos de panecillos y diversos sabores de tartas.

El lavado de pies

José Ibarra, de 67 años, se sentó en una silla para que una joven lavara sus pies cansados.

“Yo trabajé en bienes raíces por muchos años pero después tuve que cerrar mi negocio. Pasé por una cirugía para sanar mi cáncer”, dijo.

Ibarra agregó que debido a sus múltiples enfermedades ya no puede trabajar y a menudo se encuentra en el área de Skid Row pidiendo ayuda.

“Me gusta [venir] porque es una cosa de religión que todos recibimos esta bendición y que alguien nos de servicio a cambio de nada. Estoy muy agradecido”, aseveró.

Una joven lava los pies de José Ibarra durante el lavado de pies en la misión de Los Ángeles. (Jacqueline García)

Según LA Mission, el lavar los pies de las personas demuestra un acto de humildad y servicio y recrea el momento cuando Jesús lavó los pues de sus discípulos la noche antes de ser crucificado.

En esta ocasión, el significado de tener contacto con los necesitados ayuda a proveerles cuidado de los pies así como calcetines y zapatos nuevos.

El pastor Sun Kim veía emocionado a los nueve jóvenes miembros de su iglesia que llevó desde la ciudad de Orange para participar en el lavado de los pies. Añadió que esto ayuda a que los jóvenes comprendan que otras personas tienen una mayor necesidad y ellos pueden ayudar con muy poco de su tiempo.

El exalcalde de Los Ángeles Antonio Villaraigosa tambiPn participó y esperaba junto a su familia por su primer participante para lavar sus pies.

Villaraigosa lavó los pies de personas durante el evento en Skid Row. (Jacqueline García)

Villaraigosa, quien poco antes había servido platos de comida, dijo estar emocionado puesto que ha participado por los pasados 20 años en el evento que realiza LA Mission.

El lavar los pies de los desamparados le recordó aquel momento en 1992 cuando su madre estaba muy enferma en el hospital y a él le tocaba cuidarla.

“Yo tenía que lavar sus pies, ponerle crema dos veces al día y la verdad es un recuerdo muy especial y es una oportunidad hacerlo aquí como lo hice para mi mamá”, dijo.

El Centro de Salud Cristiano de Los Ángeles (LACHC) fue uno de los patrocinadores que ofreció el área del lavado de pies así como el servicio profesional médico para hacer el seguimiento requerido.

“Nuestros proveedores están presentes y hemos visto a algunos que necesitan tratamientos en los pies extensos, podología, tratamiento de las uñas y nuestros proveedores vienen y los ayudan”, dijo Bettina Louis, portavoz con LACHC.

Julia Villalobos con su hija Amy, de 2 años, atendieron el evento anual de Los Angeles Mission por la Pascua. Foto: Aurelia Ventura.

Los paquetes de higiene personal fueron donados por la compañía American Airlines, la compañía de zapatos etnies donó 1,500 pares de tenis para los adultos y la compañía de bienes raíces Pacific Collective distribuyó cientos de pares de calcetines nuevos.

El objetivo de la misión es que los desamparados eventualmente se acerquen a la organización para pedir ayuda, cambien sus vidas y  eventualmente dejen las calles.