John Kelly: DHS no pedirá “disculpas” por deportar a indocumentados

El titular del Departamento de Seguridad Nacional dijo que EEUU está constantemente "bajo ataque"

Guía de Regalos

John Kelly: DHS no pedirá “disculpas” por deportar a indocumentados
El secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, defiende las medidas policiales contra los inmigrantes indocumentados. Foto: María Peña/Impremedia
Foto: María Peña / Impremedia

WASHINGTON.- El secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, afirmó este martes que su agencia no pedirá “disculpas” por deportar a inmigrantes indocumentados, y dejó en claro que si hay quejas de legisladores, le corresponde al Congreso cambiar las leyes.

“Jamás vamos a pedir disculpas por hacer cumplir las leyes de nuestro país”, dijo Kelly, titular del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), durante un discurso en la Universidad de George Washington.

Quienes cruzan ilegalmente la frontera no respetan las leyes de EEUU, y el objetivo del gobierno es “quitarlos de las calles y de nuestro país, por el bien de nuestras comunidades”, aseguró Kelly, repitiendo una promesa electoral del presidente Donald Trump.

Asimismo, reiteró que para disuadir la emigración ilegal desde Centroamérica es necesario fomentar el desarrollo económico en la región, para que la gente que huye de la pobreza tenga alicientes para quedarse en casa. Ese será el plato fuerte de una conferencia sobre seguridad regional que se llevará a cabo a mediados de junio en Miami (Florida).

Su discurso no ofreció novedades pero estuvo pensado para destacar las amenazas a la seguridad nacional, y para levantar la moral del personal del DHS que, en una crítica a la Administración Obama, dijo que durante una década ha tenido las “manos atadas” por la burocracia.

El titular del DHS, John Kelly, delineó las prioridades de su agencia contra las amenazas a la seguridad nacional. Foto: María Peña/Impremedia

“EEUU está bajo ataque cada día” por las amenazas del terrorismo dentro y fuera de sus fronteras; del contrabando de personas en la frontera sur, de los carteles de la droga y el crimen organizado transnacional, y de los ciberataques, y la obligación del DHS es servir de escudo contra éstas, explicó.

Gracias a la labor del DHS, creado en 2003 tras los atentados del 9/11,  EEUU no ha visto más aviones secuestrados o usados como misiles contra la población civil, observó el general jubilado.

Kelly también tuvo un mensaje a los legisladores que lo critican: “deben tener el valor y la destreza de cambiar las leyes” que no les gustan y que el DHS debe hacer cumplir.

“De lo contrario, deben callarse y apoyar a los hombres y mujeres en el frente” de la seguridad nacional, afirmó.

¿Dónde está la humanidad del DHS?

Pero sus declaraciones no sentaron bien entre grupos defensores de los inmigrantes porque, entre otras cosas, Kelly no mencionó a quienes llegan a EEUU pidiendo refugio o asilo.

A Margaret Huang, directora ejecutiva de Amnistía Internacional USA, le quedó claro que el discurso tiene el objetivo de conseguir más fondos del Congreso, mientras se avecina el debate para el presupuesto del año fiscal 2018.

“Mientras el secretario Kelly está claramente haciendo campaña por un presupuesto más grande, las personas cuyas vidas han caído en el caos por las políticas del DHS –desde los solicitantes de asilo hasta los refugiados y los afectados por la prohibición de viajes- permanecen invisibles en su gira de buena voluntad´”, se quejó Huang.

“Quizá el secretario Kelly cree que el DHS jamás debe ´pedir disculpas´ por hacer cumplir la ley, pero las políticas que separan familias y frenar el ingreso a EEUU de quienes huyen de la violencia son crueles e inhumanas, así de sencillo”, puntualizó la activista.

Elogios para México

Pese a los momentos de tensión bilateral entre EEUU y México, debido a la retórica incendiaria de Trump durante la contienda, Kelly aseguró que hay un buen nivel de cooperación y que México es “un gran socio” en la lucha contra el crimen organizado.

Estamos en buena forma, con buena coordinación, buena alianza con el gobierno, las autoridades militares y policiales en México. Ellos han sufrido por nuestra demanda de las drogas, y tenemos que reconocer eso”, enfatizó Kelly.

Las autoridades mexicanas “son un gran socio” no solo a lo largo de la frontera sur sino también en la lucha antiterrorista, la cooperación con nuestras autoridades policiales, y el intercambio de datos con las agencias de inteligencia, precisó.

Como ejemplo de la contribución de México a la seguridad nacional de EEUU, Kelly señaló que en 2016 el país vecino arrestó y deportó a 160,000 inmigrantes centroamericanos que iban camino al Norte.

Aunque México no formaba parte del Comando Sur cuando Kelly estaba al frente de esa entidad en 2012, éste mantuvo intercambios “frecuentes” con miembros del Ejército mexicano y con miembros de alto rango del gobierno.

Mano dura contra las drogas

Por otra parte, Kelly hizo hincapié en que la marihuana es un droga “potencialmente peligrosa” que sirve de “puerta” al consumo de drogas más fuertes y, a menos que el Congreso cambie las leyes federales contra su uso y posesión, el DHS seguirá haciendo cumplir esas leyes, incluso para la deportación de inmigrantes indocumentados.

Los agentes de ICE seguirán usando la posesión, distribución y condenas por marihuana como “elementos esenciales” al programar operaciones para el arresto y deportación de inmigrantes indocumentados en EEUU, afirmó.

“Ya lo han hecho en el pasado, lo están haciendo ahora, y lo harán en el futuro”, prometió.