‘La caravana contra el miedo’ llegó a Los Ángeles a denunciar al Sheriff

Cientos de activistas cerraron calles en su protesta contra el Sheriff y su colaboración con ICE
‘La caravana contra el miedo’ llegó a Los Ángeles a denunciar al Sheriff
Cientos de manifestantes bloquearon calles en el centro angelino a favor de la SB 54.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Sin temor a ser arrestados por la policía, ocho valientes activistas se postraron en medio de la intersección de las calles Spring y Temple en el centro de Los Ángeles el lunes a medio día en apoyo a los inmigrantes.

Rosa López, quien es originaria México y ciudadana estadounidense, se ofreció a participar en el acto de desobediencia civil ya que dice conocer de primera mano la discriminación que viven los indocumentados.

“Yo vine sin documentos y siempre he vivido en San Diego [California] y cuando tú vives en una frontera como indocumentado no eres libre de salir a la calle porque tienes miedo que en cualquier momento te vayan a detener”, explicó López, madre soltera de dos hijos adultos.

Rosa López, activista de san Diego, fue una de ocho manifestantes arrestados por bloquear las calles en protesta contra la colaboración del Sheriff de Los Ángeles, Jim McDonnell con autoridades migratorias. (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

López dijo que su familia no estaba enterada de su participación en la protesta, pero ella sentía la necesidad de representar a su comunidad. “Yo creo que la gente que vive y trabaja aquí y aporta deberían ser residentes legales. Todas las personas que vinieron atrás de mi y ayudan al país deberían de ser libres como yo”, aseveró la activista con el Sindicato Internacional de Trabajadores de Servicio del oeste de Estados Unidos (SEIU-USWW).

La caravana en contra del miedo

El acto de resistencia fue parte de “La caravana en contra del miedo”, una movilización civil que viaja de California a Texas y cuyo objetivo es defender los derechos de los migrantes, mantener las familias unidas, resistir las políticas de Trump e impulsar la huelga nacional del primero de mayo.

Poco antes de cerrar la intersección, a pocos pies de distancia cientos de protestantes se reunieron frente al edificio de justicia de Los Ángeles para pedir al Sheriff de Los Ángeles, Jim McDonnell, que apoye las ciudades santuario y que no se oponga a la ley SB 54.

Cientos de manfestantes se congregaron en el centro de Los Ángeles en apoyo a la Medida SB54. (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

La SB 54, propuesta en diciembre por Kevin de León, presidente del Senado estatal, pide que California sea un estado santuario. En marzo, McDonnell le mandó una carta a De León oponiéndose al proyecto de ley, que ya fue aprobado por el Senado. Ahora pasó a la Asamblea.

En la misiva, el Sheriff explicó que dicha ley impediría que su Departamento responda a las solicitudes de los agentes federales de inmigración (ICE) de que se les notifique cuando sus cárceles alojen a reclusos que puedan estar sujetos a deportación.

“No puede estar a favor de los inmigrantes y oponerse a la ley SB 54 porque entonces él esta en contra de la comunidad”, dijo David Huerta, presidente del SEIU-USWW, otro de los ocho arrestados.

“Nosotros estamos aquí presentes sin miedo y esperamos que [McDonnell] apoye a la comunidad de Los Ángeles y si no nos apoya, que se acuerde que él es un oficial elegido y puede ser removido”, aseveró Huerta.

Ocho activistas se hicieron arrestar luego de bloquear una esquina del centro de Los Ángeles, como protesta. ( Aurelia Ventura/La Opinion)

Los ocho activistas se sentaron a media calle alrededor de la 1:00 de la tarde y una media hora después fueron arrestados por la policía y llevados a la estación en una camioneta van blanca.

Sheriff busca la confianza de la gente

El sheriff McDonnell, quien no interactúo directamente con los protestantes, habló horas después del acto de desobediencia civil y dijo que entiende a las personas que tienen miedo y ansiedad y comparte sus sentimientos.

“Les quiero asegurar a las personas del condado de Los Ángeles y sus alrededores que la policía local no esta aquí para actuar como agentes de migración. No estamos aquí para pedirles documentos de inmigración y en cualquier proceso de arresto no les preguntamos por su estatus migratorio”, dijo el Sheriff.

Agregó que el objetivo principal de sus agentes es ganarse la confianza pública y esperan mantenerla con todas las comunidades que sirven. “Nuestro enfoque—bajo la Ley de Confianza (Trust Act) la cual es ley estatal—es ser capaces de darle acceso a ICE a [indocumentados] que están en nuestra custodia para que enfoquen su energía en la parte de la custodia, que es control de donde están los ofensores de delitos graves en lugar de ir a nuestras comunidades y básicamente buscar a su objetivo y llevarse a otras personas”, añadió.

Rosa López, es detenida por agentes de la Policía de Los Ángeles. (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

“La caravana contra el miedo”—liderada por sindicatos y organizaciones proinmigrantes—llegó a Los Ángeles en el octavo día y esta fue la última parada en California. La caravana coincide con el receso de primavera del Congreso y tiene como objetivo presionar a los legisladores para que aprueben políticas de ciudad santuario para todos, que se nieguen a cooperar con ICE, que retengan fondos para deportaciones o construcción de muros fronterizos y restauren las protecciones constitucionales para las personas que viven a lo largo de la frontera.

Con este movimiento se espera crear impulso para combatir la retórica de Trump mientras viajan por Arizona, Nuevo México y Texas por la frontera sur. La semana pasada, la caravana dirigió una protesta masiva en el centro de detención federal en Richmond, California y otra en el centro de detención de Adelanto, California.