Elenco de ‘La Querida del Centauro 2’: Conoce a los personajes de telenovela de Telemundo

La secuela de la narcoserie de Telemundo inicia el 2 de mayo
Elenco de ‘La Querida del Centauro 2’: Conoce a los personajes de telenovela de Telemundo
Humberto Zurita y Ludwika Paleta regresan a la segunda temporada de "La querida del Centauro"
Foto: Telemundo

Telemundo anunció el regreso de “La Querida del Centauro” para el martes 2 de mayo y ya sabemos un poco más de la historia y el elenco que participará en esta segunda entrega de la saga.

Ludwika Paleta, Michel Brown, y Humberto Zurita regresan son sus mismos personajes de la temporada pasada, y a ellos se suma Sandra Echeverría. La actriz dará vida a una mujer que busca venganza. ¿Quién saber de quien es hija? ¡Mira la descripción de los personajes aquí!

ELENCO

Humberto Zurita (El Centauro)
Benedicto García, alias el Centauro, arrancó como contrabandista pero al poco tiempo, viendo que se trataba de un negocio más rentable, comenzó a traficar droga. Gracias a su inteligencia y sangre fría, fue ascendiendo en el mundo de la delincuencia hasta convertirse en uno de los hombres más poderosos de México. Dentro de sus características más sobresalientes, además de la imposibilidad de compadecerse del dolor ajeno, está el don de la comunicación, su rapidez para pensar y actuar y su gran creatividad, pues a él se le atribuyen las maneras más novedosas de meter droga en Estados Unidos y de lavar dólares. Tras su captura y reclusión en San Fernando, ha llegado a la conclusión de que aún le falta mostrarle a México y al mundo lo grande que es, pues no se conforma con ser un gran capo. Los reveses que irá teniendo durante la nueva temporada, golpearán de frente su obsesión por el poder, e irán sacando lo peor de este personaje. A medida que se va viendo acorralado, su falta de compasión se irá haciendo más notoria.

Humberto Zurita en "La querida del Centauro 2"
Humberto Zurita en “La querida del Centauro 2”

Ludwika Paleta (Yolanda Acosta)
Yolanda proviene de una familia muy humilde. A su padre nunca lo conoció. Su madre, Mariela, jamás le ha demostrado cariño. Por el contrario, Mariela siempre descargó en Yolanda, a golpes y maltrato, todas las frustraciones de su vida. Cuando tenía 14 años y su madre estaba a punto de venderla, Yolanda se fugó de la casa, solo para regresar un año después embarazada de su hija Cristina, el único ser que logra desequilibrarla y desbaratarla por dentro. Tras un intento fallido de secuestro, Yolanda es enviada al reclusorio San Fernando, donde entabla una relación amorosa con El Centauro y conoce a Gerardo, quien le irá mostrando un lado más amable de la vida, en medio del oscuro mundo en el que le tocará luchar.

Ludwika Paleta en "La querida del Centauro 2"
Ludwika Paleta en “La querida del Centauro 2”

Michel Brown (Gerardo Duarte)
En los últimos años, la vida de Gerardo se ha complicado. Mientras que su matrimonio de diez años y sin hijos amenaza con acabarse, su obsesión por vengar la reciente muerte de su hermano, otro policía que había logrado infiltrar la organización del Centauro, incrementa. Jamás huye a un enfrentamiento. El peligro parece embriagarlo. Aunque nadie duda de su honorabilidad como policía, muchos cuestionan sus métodos que, pese a ser efectivos, suelen ser contrarios a los reglamentos y en algunas ocasiones, demasiado rudos. De la mano de Yolanda descubrirá que en el mundo de los que él considera “malos” existen muchas tonalidades, lo mismo que en el mundo de los que él considera “buenos”.

Michel Brown en "La querida del Centauro 2"
Michel Brown en “La querida del Centauro 2”

Arantza Ruiz (Cristina Acosta)
Cristina tiene una madre (Yolanda) presa desde hace seis años y una abuela que la prefiere ver en la calle robando que en el colegio estudiando, “como si eso de estudiar sirviera para algo”. La falta de estudio no ha perjudicado su inteligencia, que al parecer es mucha y muy seguramente heredada de la madre. Aprende con facilidad, retiene datos sin proponérselo y encuentra fácilmente soluciones. Otoniel, su ahora “abuelastro”, que se ha dado cuenta de sus capacidades, le ha enseñado a arreglar electrodomésticos. Es el gran amor de Yolanda, su razón de ser y de querer salir de la prisión a toda costa.

Ricardo Polanco (Rafael Bianchini)
Rafael es el compañero de Gerardo y terminará convirtiéndose en su mejor amigo. Se trata de un hombre idealista, con una formación y nivel económico superior a los demás de la división, que está en la policía por convicción. Rafael respeta y admira a Gerardo, aunque en un principio no comparte sus métodos. En la medida de lo posible, trata de ser el freno que tanto necesita Gerardo. Sobrino de un alto general y de una buena familia del D.F., decidió pedir su traslado para Chihuahua para escapar de la sombra protectora de su tío, para poder demostrarles a los demás y a sí mismo que vale como policía por quién es y no por sus conexiones.

Pablo Abitia (Vicente Garrido)
Vicente es el prepotente y orgulloso comandante de custodios del Reclusorio San Fernando, cuya fama de pervertido, tramposo y abusivo es legendaria en el penal. Vicente se cree, sin serlo, el más apuesto de los hombres que pisan la tierra y el más macho de ellos. En el penal obedece a las órdenes del Centauro, a quien admira profundamente. Vicente encontrará en Tania, la mujer con la que siempre soñó. Su amor por ella lo llevará a ser capaz de protagonizar actos de verdadero heroísmo. De sus días de abuso y prepotencia poco quedará. Salvar a Tania, salvarse él, serán sus únicas preocupaciones.

Sandra Echeverría (Ana Velazco)
Ana es la última de los Atencio. Desde los ocho años, cuando supo que era hija del Cirujano, comenzó a admirarlo. Era lo único grande que había en una vida llena de privaciones. Su madre, Rosa, de quien heredó su belleza, siempre estuvo pendiente de ella y de su hermano. Rosa trabajó gran parte de su vida como prostituta, así conoció al Cirujano, y murió cuando Ana tenía 18 años. De ella, Ana solo tiene buenos recuerdos. La relación de Ana con su padre no fue muy cercana por dos razones. Uno, el oficio de su progenitor lo obligaba a estar escondido y, dos, el Cirujano siempre ocultó su existencia y la de su madre al resto de los Atencio. A los 18 años, ingresó en el Ejército, donde adquirió la destreza con las armas y agilidad física que hoy tanto le sirven. Pero fue expulsada al defenderse de un superior que intentó sobrepasarse. El día que Ana vio en las noticias que habían matado a su padre, juró que lo vengaría y que retomaría el negocio de aquél. Por eso dejó su pueblo y por eso buscó a Alfonso, el hermano mayor de los Atencio. Cuando Alfonso fue asesinado, ella, que hacía parte de su guardia personal y por lo mismo ya se había enterado de algunos de los secretos de la familia, logró escapar. Miguel, su medio hermano, es la única familia que Ana tiene.

Sandra Echeverría en "La querida del Centauro 2"
Sandra Echeverría en “La querida del Centauro 2”

Raúl Villegas (Miguel Fernández)
Miguel es un joven introvertido. Ama a su media hermana, Ana, sobre todas las cosas. De ella se separó cuando Ana entró al ejército. Ante la muerte de su madre, a Miguel le tocó ir a vivir con Liborio, su padre. Mientras que a Miguel le gustaría tener una buena relación con su progenitor, para éste su hijo es un idiota. Liborio esperaba que Miguel creciera para ver realizado todo lo que él no pudo llevar a cabo. Incapaz de manejar la presión, se volvió inseguro, inestable, se fue cerrando. Miguel sufre el rechazo de Liborio, y encuentra en la cocaína su único refugio. Le cuesta trabajo lidiar con situaciones donde hay tensión de por medio. Suele juntarse con una palomilla que roba autopartes. Así se paga el vicio. De vez en cuando, también echa mano en la cartera de Liborio. Lo que más teme Miguel es convertirse en el espejo de su padre. Se reconoce un joven fracasado que ni estudia ni trabaja, que duda de su capacidad para hacer algo en la vida. Cuando Ana llega a vivir con Miguel en la vecindad, encuentra a su hermano hecho un adicto. Aunque él, por pena, procura que Ana no lo sepa, ésta ya lo ha descubierto y procurará ayudarlo a dejar el vicio.

Roberto Tello (Liborio Fernández)
El gran Liborio se victimiza con la suerte que le ha tocado. Culpa a la bola de torpes que la vida le ha puesto en el camino pues nadie ha creído en sus capacidades. Lo cierto es que dejó el bachillerato truncado, y desde que tiene uso de razón su padre, un tipo simple y rudo, lo consideró un bueno para nada. Hombre deshonesto, esperó a que falleciera Rosa para malbaratar la casa que el Cirujano le fincó a su antigua amante, y obtuvo la vecindad con los ahorros de Rosa ya fallecida, a la que el Cirujano le enviaba dinero por la hija que tenían. Tacaño a más no poder, renta a su hijo Miguel y a su hijastra Ana unas piezas. Ana nunca ha sabido que Liborio le quitaba los centavos a la madre.

Evelin Cedeño (Mariana Tapia)
La hermosa y visceral Mariana es una mujer muy intensa. Es hija única. Su padre un día se fue de casa cuando ella era muy niña y su madre no volvió a ser la misma. Al llegar la difícil adolescencia, Mariana perdió el rumbo. Mariana aprendió a vivir de su cuerpo, convirtiéndose en escort de élite. Luego estudió periodismo, pagando sus estudios con su trabajo y mejorando notas con sus servicios. En el mundo de millonarios y mafiosos en el que se movía de noche, esta bella joven de apariencia distinguida llamó la atención del Centauro. El capo encuentra utilidad en tenerla a su servicio. Le inventa un pasado aristocrático, le pule los modales, le cambia el apellido y logra infiltrarla en él círculo cercano de Rafael Bianchini. Fácilmente, Mariana engatusa a Rafael, que más pronto de lo que todos esperaban, la lleva al altar. Su trabajo en la emisora, al lado del famoso Nicolás Bayón, resulta de gran valor estratégico para el Centauro.

Salvador Amaya (Isidro Gómez)
De familia campesina, en la adolescencia ingresa a la Guerrilla Popular Revolucionaria. Allá en el monte, donde la guerrilla, el narco y el Ejército hacen de los plantíos de amapola su arena de batalla, la vida quiso que Isidro se cruzara en la huida del varón de la droga más buscado: el Centauro, del que ahora es lugarteniente. Isidro le facilita donde guarecerse. Sabe obedecer las jerarquías, posee capacidad de sufrimiento, bajo presión piensa rápido y no mide consecuencias para lograr su objetivo. Sabe cubrir las espaldas y anteponer su pecho para proteger al máximo jefe. A ojos de los demás, Isidro intimida.

Horacio García Rojas (Lalo López)
Lalo heredó de su padre la plaza de gatillero del Centauro. Su padre fue herido de muerte en un fuego cruzado del cartel contra la Policía Federal. Quizá por eso Lalo no se cuestiona si su trabajo es decente o no. Consciente de que en cualquier descuido la calaca se lo va a llevar, se empeña en gozar el momento. A Isidro no le teme y por el contrario le dice sus verdades. Es distante con Mariana y solícito con Yolanda; su instinto distingue a la gente buena. No pretende tener más lana que la ganada ni lo deslumbra la vida del Centauro ni pretende algún día ser la cabeza de un cartel. El Centauro le tiene afecto, lo conoce desde chamaco, y en secreto valora que responda con la verdad antes que con una complacencia. Lalo es buena gente en un lugar no tan bueno.

Mónica Dionne (Leticia Solís)
Para la clase alta de la ciudad de México, Leticia es una exitosa empresaria dueña de grandes negocios en muy variadas áreas. Entre ellos, se destaca una popular cadena de panaderías. Lo que nadie sabe es que, en realidad, Leticia es una pieza clave del Centauro. Todo lo que ella posee es de él. Gran parte de sus negocios fueron creados como estrategia de distribución de la droga y para el lavado del dinero. Leticia no disfruta esta vida, pero enviudó muy joven y fue el Centauro quien la salvó de las deudas que le dejó su marido. Sabe que firmó un pacto con el diablo y que ese es el mundo en el que deberá habitar hasta sus últimos días. La gente del Centauro vigila constantemente a sus padres y ella es consciente que dar un paso equivocado desembocaría en una tragedia.

Tizoc Arroyo (Javier Antuna)
Javier es el segundo de Rafael, aunque por experiencia y hoja de vida él bien podría ser el jefe. Es buen policía, compañero y consejero. Aunque internamente reciente no haber sido nombrado líder del equipo, no dice nada ni le genera problemas a Rafael. Por el contrario, lo apoya en lo que puede. Su fidelidad con la institución y su lealtad con el equipo están primero. Irina, su bella esposa, no está de acuerdo con la actitud de Javier. Para ella, la bondad de Javier es su mayor defecto. Está convencida de que el tal Rafael solo es jefe por su apellido y Javier debiera hacerle la vida imposible. Por Irina, Javier está dispuesto a hacer lo que sea. Ella lo sabe y aprovecha para manipularlo.

José Ramón Berganza (Román Luna)
Román se sabe atractivo, se sabe inteligente y le vale madres si la gente lo tiene por pedante. La humildad no es lo suyo. Román levanta pasiones u odios. Quienes lo quieren, saben que, en el fondo, su actitud es inofensiva. Le fascina competir en lo que sea, aunque prefiere los deportes extremos. No es un buen perdedor. Como policía, Román es de los mejores. Es ágil, astuto, comprometido. Para Román, Cristina será toda una nueva experiencia. Menor que las mujeres que suele conquistar, mucho más honesta, sensible y, sobre todo, más auténtica. Lo que comienza como un reto, para ganarle la partida a Lucho, termina volviéndose serio.

Alejandro Caso (Julián Lemus)
Julián tiene un doctorado en neuropsicología. Sus estudios se han centrado principalmente en el tema de la amnesia. Particularmente, le ha llamado la atención el desarrollo de métodos para inducir la amnesia y es ahí donde ha obtenido resultados parciales. Las teorías de Julián y sus cuestionadas prácticas llegaron a oídos del Centauro, quien le ofreció financiar todos sus proyectos, con la única condición de que se pusiera a trabajar bajo sus órdenes. Para Julián, el mundo es un gran laboratorio, un tablero de ajedrez, en el que hay material para trabajar y obtener aciertos y fracasos, nada más.