EEUU defenderá sus fronteras, aseguraron Kelly y Sessions en gira por suroeste

Los secretarios de Justicia, Jeff Sessions, y de Seguridad Nacional, John Kelly, visitaron El Paso y expresaron la posición del gobierno de EEUU sobre la inmigración ilegal y la seguridad nacional
EEUU defenderá sus fronteras, aseguraron Kelly y Sessions en gira por suroeste
Jeff Sessions.
Foto: Chip Somodevilla / Getty Images)

WASHINGTON.- Los secretarios de Justicia, Jeff Sessions, y de Seguridad Nacional, John Kelly, afirmaron este jueves en El Paso, Texas,  que EEUU defenderá sin tapujo sus fronteras, mientras más de un centenar de activistas protestaron contra su “caza” de inmigrantes indocumentados y prometieron una “resistencia prolongada”.

Ambos funcionarios viajaron juntos por primera vez a la frontera del suroeste para remachar el mensaje que han emitido por separado en las últimas semanas de que la frontera de EEUU “no está abierta” a la inmigración ilegal, y que el gobierno hará cumplir las leyes.

Antes de una rueda de prensa conjunta, Sessions y Kelly enfatizaron que sus respectivas agencias responderán a las “incesantes amenazas” a la seguridad nacional, comenzando con el contrabando de inmigrantes indocumentados en la frontera.

En ese sentido, Sessions  afirmó que la frontera es la “zona cero” donde los agentes federales han plantado bandera contra los carteles de la droga, las pandillas ligadas al crimen organizado transnacional, como la Mara Salvatrucha 13, y los contrabandistas de inmigrantes.

“Esta es la zona cero, el frente de batalla donde afirmamos nuestra postura… para quienes intentan violar nuestras leyes y entrar ilegalmente al país, déjenme ser muy claro: no vengan, si los agarramos, los detendremos, procesaremos y deportaremos”, aseguró Sessions.

“Para quienes han cometido crímenes, están afiliados con pandillas, o intentaron entrar antes, ustedes serán juzgados, encarcelados y deportados, así de simple”, advirtió el fiscal general.

“Los inmigrantes indocumentados deben hacer lo que más de un millón de extranjeros hacen cada año: esperar su turno y entrar legalmente al país”, señaló Sessions, aparentemente ignorando los problemas que aquejan al sistema de inmigración.

La protección de las fronteras y el combate al flagelo de las drogas y las pandillas no son meras palabras sino que conforman “los principios fundamentales de la soberanía” nacional, enfatizó.

Por su parte, Kelly repitió su mensaje de que EEUU “está bajo ataque” de criminales que violan a jóvenes; de narcotraficantes que “envenenan” a la juventud o que “matan por diversión”; de grupos que odian a EEUU; de estados “fallidos”; de ciberterroristas; de contrabandistas despiadados, y de radicales sádicos.

“Las amenazas son incesantes… jamás pediremos disculpa por hacer cumplir las leyes” y resguardar la seguridad, subrayó Kelly. “No lo hacemos para que nos den las gracias, lo hacemos para mantener a EEUU fuerte, seguro y libre”.

Ninguno hizo mención de quienes buscan refugio en EEUU al huir de la violencia en Centroamérica, si bien Kelly reconoció el martes pasado que México sufre las consecuencias de la demanda de drogas en este país.

Cero diálogo con grupos locales

Afuera de la rueda de prensa en un edificio federal, cerca de un centenar de activistas pro-inmigrantes agitaban banderas de EEUU y gritaban consignas contra la “caza” de inmigrantes indocumentados.

Activistas protestan contra la visita de los secretarios de Justicia, Jeff Sessions, y de Seguridad Nacional, John Kelly. Foto suministrada

En entrevista telefónica con este diario, Fernando García, fundador y director de la Red Fronteriza para Derechos Humanos (BNHR, por su sigla en inglés), criticó que los grupos locales quedaron “invisibles” en la gira, máxime cuando la comunidad inmigrante está “bajo ataque”.

No vinieron a dialogar con nuestras comunidades. Sessions vino a promover su agenda antiinmigrante y racista, la criminalización de nuestra gente…¿Pero qué se puede esperar de Sessions si cuando fue senador votó todo el tiempo contra propuestas para una reforma migratoria?”, afirmó García, cuyo grupo tiene más de 7,000 miembros en Texas y Nuevo México.

“¿Por qué no hablan de una reforma migratoria, en vez de solo dar palo? Tiene que haber una reforma que reconozca que EEUU necesita a estos trabajadores… los oficinistas y profesionales no van a ir al campo a recoger jitomates”, enfatizó.

García ironizó que ambos escogieran El Paso para su mensaje “aberrante”, porque es una de las ciudades fronterizas más seguras en el país.

“Resistencia” para lo que se avecina

Para García, el mensaje que martillan Kelly y Sessions allana el camino para una mayor represión contra la población indocumentada, por lo que grupos como el suyo se preparan para una “resistencia civil pacífica” a largo plazo.

Esa resistencia incluirá talleres para informar a los inmigrantes sobre sus derechos;  “simulacros” para enseñarles cómo responder a redadas  y órdenes de cateo; capacitación a jóvenes para grabar y documentar abusos de los agentes federales; un “sistema de alerta” a través de mensajes de texto, las redes sociales y “Whatsapp”, y un programa de comité de defensa legal, explicó García.

Esa resistencia tomará lecciones del movimiento de los derechos civiles de los afroamericanos y buscará forjar alianzas con las comunidades afroamericana, indígena, y centroamericana.

Kelly y Sessions viajarán mañana a San Diego (California), donde, al igual que en El Paso, también observarán operaciones de vigilancia fronteriza y detención de inmigrantes.

Ambos ofrecerán otra rueda de prensa y estarán acompañados por el senador republicano y presidente del Comité de Seguridad Nacional del Senado, Ron Johnson, según el DHS.

Será la segunda visita de Kelly a San Diego, tras la que realizó en febrero pasado, cuando se reunió con autoridades policiales de la zona.

Sessions viajó la semana pasada a Nogales (Arizona), donde anunció el incremento de medidas judiciales contra los inmigrantes indocumentados, y afirmó que el crimen organizado ha convertido la zona fronteriza en una “zona de guerra”.