Un nuevo método científico permitirá predecir dónde hay fosas comunes en México

Investigadores de tres instituciones en México y EEUU combinan tecnología y bases de datos para buscar fosas comunes clandestinas en México
Un nuevo método científico permitirá predecir dónde hay fosas comunes en México
Las tumbas clandestinas descubiertas en Veracruz por iniciativa de familiares de desaparecidos.
Foto: ILSE HUESCA / AFP/Getty Images

El hallazgo de una enorme fosa común en Veracruz hace apenas un mes recorrió el mundo: 240 cráneos y restos de cadáveres comenzaron a ser analizados.

Pero un estimado de casi 30 mil personas desaparecidas en algo más de diez años, casi todas víctimas de la violencia desatada entre el gobierno y los cárteles de narcotraficantes, la apertura de esta nueva fosa fue un recordatorio de una verdad dura de asimilar: que la búsqueda de desaparecidos muy a menudo debe comenzar escarbando en la tierra.

La tecnología ayuda a localizar otras fosas comunes

Ahora, un grupo de investigadores de derechos humanos cree haber encontrado un método científico para descubrir otras fosas comunes: con aprendizaje automático, destaca Telemundo.

Si este modelo de inteligencia artificial funciona tan bien como esperan, se tratará de una potente aplicación de una tecnología emergente para aportar respuestas a uno de los aspectos más difíciles del problema de los desaparecidos: saber dónde se debe buscar.

La colaboración del PDH-IBERO, Data Cívica y Human Rights Data Analysis Group (HRDAG) en San Francisco en este proyecto ha resultado decisiva: cada una de estas ramas aporta una pieza única de análisis o datos que, en combinación con los otros, proveen de una idea más completa de dónde se debe buscar.

El grupo de la Universidad Iberoamericana ha estado buscando a partir de información local y en datos de la radio y los periódicos regionales para intentar agregar menciones a las fosas escondidas a un proyecto mucho más abarcador. Para ello, han creado una base de datos completa con los detalles de cada informe sobre cada una tumba. Se trata de la primera base de datos de este tipo en el país, que se convierte en un banco crucial de conocimiento sobre en qué municipios fueron descubiertas tumbas ocultas en el pasado.

Data Cívica aporta datos sobre la demografía social de cada municipio del país. Al combinar el sistema abierto de datos públicos mexicanos con datos geográficos, los gestores de este proyecto han sido capaces de crear un perfil detallado con datos sociodemográficos para cada uno de los 2457 municipios de México.

Los 43 estudiantes de Ayotzinapa llevan desaparecidos más de 11 meses.
El clamor justicia de los familiares de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos se mantiene. Getty Images

Estas dos piezas de datos son cruciales para que el sistema utilizado por el HRDAG pueda predecir qué municipios probablemente escondan fosas comunes.

El modelo de aprendizaje automático Random Forest toma decisiones a partir de datos y depende de la idea de que hay algo categóricamente diferente entre los lugares donde históricamente se han encontrado fosas y los otros donde no. Tras realizar una clasificación a partir de las características y ponderar su relevancia, es posible predecir cuáles  zonas tienen más probabilidades de albergar fosas en el futuro.

Patrick Ball, Director de Investigación del HRDAG, explicó que el clasificador Random Forest fue capaz de predecir con un 100% de exactitud qué municipios poseían fosas comunes en 2014 a partir del modelo de datos del año anterior.

Este modelo también predijo qué municipios del país no escondían este tipo de fosas y cuál era la probabilidad de que ello ocurriera en el futuro cercano. Este aspecto de predicción del modelo es la parte que más potencial tiene para una investigación futura.

“La predicción es diferente a la inferencia -puntualizó Ball-. Y es diferente de la explicación”.

Esto quiere decir que, a la par que este modelo sea capaz de predecir qué municipios poseen más probabilidades de albergar fosas comunes en el futuro, no puede explicar la razón de este hecho, y no detalla qué variables provocan particularmente esta diferencia.

Los resultados de la base de datos creada por el PDH-IBERO serán presentados en un informe conjunto con la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de Derechos Humanos, que por su parte analizó las solicitudes de información sobre el hallazgo de fosas clandestinas en el país.

Con información de Ars TecnicaIbero y Telemundo