El sentimiento antiinmigrante no llega a los planes de contratación de empresas

El sentimiento antiinmigrante no llega a los planes de contratación de empresas
Tecnologías de la información, servicios financieros,profesionales, de servicios y manufacturas son los sectores donde más extranjeros contratan los empresarios./Shutterstock

El sentimiento político contra los inmigrantes se ha asentado en una parte de la población y la política hasta el punto de que en estos momentos garantizar o no un presupuesto para construir un muro con México es uno de los motivos que podría provocar el viernes el cierre del Gobierno por falta de financiación.

En las oficinas de recursos humanos de las empresas no se comparte este sentimiento frente a los nacidos fuera.

Según ha podido comprobar CareerBuilder, la retórica antiinmigrante no está impactando negativamente la contratación de candidatos no nacidos en EEUU a puestos de trabajo en el país. De hecho, un tercio de los empleadores tiene intención de ofrecer trabajo a inmigrantes este año. El 16% de ellos tiene planes de hacerlo en el segundo trimestre de este año, según han revelado en una encuesta hecha a mediados de marzo.

Entre los sectores que están uniendo a sus filas a estos trabajadores destaca el de tecnologías de la información (IT) que tiene el mayor porcentaje de empleadores que abren las puertas a distintas nacionalidades, seguido del de servicios financieros, profesionales y de negocios. En la manufactura, el 30% también proyecta contratar a inmigrantes. Cuantos más empleados tienen las empresas, más a favor están de la diversidad de nacionalidades de sus plantillas.

Por trabajos, estos suelen ocupar trabajos de tipo técnico, administrativo y labor manual, seguido de ventas y trabajos creativos.

Rosemary Haefner, jefa de recursos humanos de CareerBuilder, explica que muchos empleadores están contratando trabajadores de otros países para ayudar a cubrir el déficit de trabajadores con las capacitaciones necesarias para cubrir puestos de trabajo “que cambian rápidamente y son cada vez más complejos”.

El 80% de los empleadores que amplían sus plantillas con personas que tienen visados o green cards dicen que abonan lo mismo a los trabajadores independientemente de si nacieron dentro o fuera de la frontera estadounidense. El 12% paga menos pero un 9% hace justamente lo contrario y recompensa con más salarios sus servicios.

No obstante, estas contrataciones pueden empezar a ser más difíciles de cara al futuro. El presidente, Donald Trump, ha firmado una Orden Ejecutiva con la intención de que sea más complicado para las empresas contratar a extranjeros en el país con el visado H1-B, el que se concede a personas con conocimiento teórica y técnica en un determinado campo. En la reciente orden “Compre americano, contrate americanos” el presidente ha pedido a las agencias del Gobierno que sugieran reformas para este programa “tan pronto como sea posible”.Cuando se refirió al trabajo para hacer estos cambios dijo que el Gobierno iba a usar una herramienta que todo el mundo conoce bien “se llama martillo”.

Trump dice que este programa debe serlo ser para los más capacitados y los mejor pagados pero no para no contratar americanos.

 

Y ¿qué dicen los trabajadores?

El 35% de los trabajadores tiene una cierta preocupación de que los inmigrantes estén ocupando puestos de trabajo que podrían tener los estadounidenses. Curiosamente la mayoría (el 90%) no está preocupado de que el suyo corra este peligro, según CareerBuilder.