El último diálogo entre una madre y su hijo desahuciado por el cáncer

La conmovedora conversación se hizo viral
Sigue a La Opinión en Facebook
El último diálogo entre una madre y su hijo desahuciado por el cáncer

A sus 3 años, Nolan Scully dio una lucha de héroe contra un enemigo muy difícil de vencer: el cáncer.

En noviembre de 2015, el pequeño de Maryland fue diagnosticado con rabdomiosarcoma, un cáncer agresivo que ataca los tejidos blandos. Ahí comenzó su batalla de 15 meses.

Todo comenzó como un resfriado que no cedía a ningún tratamiento, por lo que los médicos decidieron realizar una biopsia en sus adeonides. Ahí descubrieron la dolorosa realidad.

En febrero pasado, la condición de Nolan empeoró. La noticia que sus padres, Ruth y Jonathan recibieron, fue devastadora: los tumores del pequeño, ya de 4 años, crecieron tanto que oprimían su corazón y sus bronquios. No había nada más que hacer que disfrutar los día que le quedaban de vida a Nolan.

Ruth publicó en la página de Facebook “Nolan Strong”, creada para documentar la lucha del pequeño, la última conversación con su hijo:

Mamá: Te duele respirar, ¿no?
Nolan: Bueno… sí.
Mamá: ¿Tienes mucho dolor?
Nolan: Sí (y bajó la mirada).
Mamá: Este asunto del cáncer apesta. No tienes que luchar más.
Nolan: ¿No tengo que luchar más? ¡Pero lo haré por ti, mamá! (con felicidad)
Mamá: ¡No! ¿Eso es lo que has estado haciendo? ¿Luchar por mamá?
Nolan: Bueno… sí.
Mamá: Nolan Ray, ¿cuál es el trabajo de mamá?
Nolan: ¡Mantenerme a salvo!
Mamá: Cariño… Ya no puedo hacer eso acá. La única manera en que puedo mantenerte a salvo es en el cielo.
Nolan: ¡Entonces, me iré al cielo y jugaré hasta que llegues! ¿Vendrás, no?
Mamá: ¡Absolutamente! ¡No puedes deshacerte de mamá tan fácilmente!
Nolan: ¡Gracias mamá! ¡Iré a jugar con Hunter, Brylee y Henry!

Nolan sobrevivió unos días más que pasaron jugando, viendo televisión e incluso planeando su funeral. Hasta que el 7 de febrero cayó en un sueño profundo.

“Corrí a su cama y puse mi mano en el lado derecho de su rostro. Luego ocurrió un milagro que jamás olvidaré… Mi ángel tomó un respiro, abrió sus ojos, me sonrió y me dijo ‘te amo, mamá’“, escribió Ruth. “A las 11:54 pm el sargento Rollin Nolan Scully murió mientras yo le cantaba al oído ‘Eres mi sol'”.

Ruth le llamaba sargento porque el sueño de Nolan era ser policía.