100 días de Trump: DACA sigue en pie

Jóvenes beneficiarios del programa iniciado por Obama en 2012 cuentan sus temores y esperanzas con el programa que Trump prometió cancelar, pero que ha mantenido sin explicar por qué. El gobierno sigue autorizando nuevos permisos y renovando los existentes mientras cientos de miles siguen adelante con sus vidas, sin certeza sobre el futuro
100 días de Trump: DACA sigue en pie
Foto: EFE

Cien días después de iniciado el gobierno de Donald Trump y a pesar de todas las dudas y amenazas previas a las elecciones, DACA sigue en pie.

DACA no sólo continúa, sino que cada vez son más los jóvenes que reportan haber recibido sus renovaciones e incluso, su primera tarjeta al pedir el beneficio por primera vez.

Flora Herrera Hernández, residente de Los Ángeles de 31 años, acaba de recibir su tercera renovación, la primera después del triunfo de Trump.

“Estaba con los nervios muy alterados porque se me vencía el 22 de abril y yo había presentado la solicitud de renovación pocos días después del triunfo de Trump”, dijo Herrera. “La verdad cuando me llegó la carta de renovación yo todavía estaba en shock por las elecciones”.

Pero sin hacer caso de las amenazas del presidente electo, quien durante su campaña dijo que terminaría con el programa, Flora siguió adelante con su solicitud.

“Ya tenían mi información, así que pensé que seguiría adelante. Había pedido y obtenido DACA en dos ocasiones anteriores y hablé con mis jefes para tenerlos al tanto de todo”, explica. Tras algunos retrasos e insistentes llamadas al USCIS, la renovación llegó hace un par de semanas.

“Me sentí como si fuera mi primer DACA”, explica. La familia respiró aliviada.

Flora Herrera Hernandez con su hija durante el Halloween del pasado año. La joven recibió con emoción su renovación de DACA hace pocos días (Foto :proporcionada)

En Texas, el joven Abraham Octavio Escamilla, de 18 años, recién pidió DACA por primera vez. Apenas esta semana le llegó su permiso.

Su papá Lorenzo explica telefónicamente que su hijo apenas le mandó foto de la credencial por texto, expresando su felicidad.

La familia esperaba con ansia el DACA de Abraham para que el muchacho pueda seguir tranquilo sus estudios universitarios y jugar soccer, un deporte para el que es muy bueno.

“Un colegio de aquí de Texas lo agarró por el juego y le van a dar una beca, pero esperábamos la tarjeta para quedarnos tranquilos”, indicó.

El abogado David Leopold, asesor de la organización nacional America´s Voice explicó que a su bufete han llegado recientemente varias renovaciones para sus clientes.

“La buena noticia es que USCIS continúa renovando y dando autorización de empleo”, dijo Leopold.

Más de 750,000 personas han recibido DACA desde el lanzamiento del programa en 2012.

El “Programa de Acción Diferida para Arribados en la Infancia” beneficia a personas que entraron al país antes de los 16 años y del 15 de junio de 2012, que han residido en este país continuamente y que han ido a la escuela, se han graduado de secundaria o universidad y no tienen antecedentes penales serios.

El programa fue instituido por el presidente Barack Obama y opuesto por el partido republicano, hasta el punto en que varios políticos de esa tolda lo calificaron de “amnistía ilegal”, intentaron aprobar medidas en su contra y hasta llevaron a cabo demandas, que no procedieron.

Aún hay algunas voces que se oponen a que el programa continúe, pero estas no han sido tan estridentes al respecto ahora que el que ha decidido mantenerlo es Donald Trump.

Cajas con solicitudes de ajuste de estatus dentro de una oficina del USCIS. Getty Images

Vivir el día a día, pero alerta

La continuación de DACA es una de las buenas noticias de los primeros 100 días de Donald J. Trump, a pesar de la alarma generada por la incertidumbre de que haya una declaración definitiva de lo que pasará con el programa.

Si bien el presidente no ha eliminado DACA como prometió hacerlo el día que lanzó su campaña presidencial a mediados de 2015, tampoco han garantizado que el programa seguirá en el futuro ni le han dado un apoyo definitivo.

Tras las elecciones, y unos pocos días después de tomar posesión, Trump prometió en una entrevista con ABC News que tendría “una política sobre DACA en las próximas cuatro semanas”, pero agregó que los dreamers protegidos “no debían preocuparse mucho”.

Desde entonces, no ha habido nada nuevo sobre DACA, excepto un pequeño grupo de arrestos, dos de los cuales han sido cuestionados y están en litigación.

Entre esos casos está Juan Manuel Montes, quien fue deportado en forma confusa en días pasados y a nombre de quien sus abogados han demandado a las autoridades, alegando que nunca salió del país ni abandonó su DACA, como estas dicen.

Juan Manuel Montes de 23 años fue deportado a pesar de tener DACA y el gobierno ha presentado dos versiones del por qué (Foto: proporcionada)

Esta semana, Trump volvió a hacer declaraciones similares, indicando que los “dreamers” deben quedarse tranquilos e insistiendo que su gobierno “no va contra los Dreamers, vamos contra los criminales”.

Dijo además que el caso del “DACAmentado” deportado en febrero pasado, Juan Manuel Montes, “es un poco diferente al caso de los dreamers”, aunque el tema está aún pendiente en tribunales.

Para Juan Escalante, un “dacamentado” de origen venezolano residente en Florida, hay sentimientos encontrados, ya que al alivio de seguir manteniendo su DACA junto a sus dos hermanos se une su trabajo diario de estar pendiente de las deportaciones y sobre todo, de sus familiares que aún están sin papeles.

Escalante trabaja en la organización activista “America´s Voice” y el estrés de esa doble realidad le afecta constantemente.

“No puedo separar una cosa de la otra”, dijo. “He estado tratando de cuidarme más, cambiar mi dieta, estar más atento. Pero al mismo tiempo tengo que estar pendiente de mis padres y de que no corran riesgos innecesarios

Como Juan, muchos jóvenes con DACA tienen padres indocumentados, y aún dentro de la tranquilidad relativa de su propia situación, están preocupados por ellos, aparte del futuro del programa.

“Es como un hacha sobre tu cabeza, que nunca sabes cuándo va a caer”, explica.

Juan Escalante, “DACA” venezolano y activista pro inmigrante (Foto: proporcionada)

Esperanza, incertidumbre y el futuro incierto

En el mundo político hay quienes especulan que Trump puede estar guardando a DACA como un “as” bajo la manga para algún tipo de negociación más adelante.

“Ha dejado tranquilo en DACA, pero hay quienes creen que lo usará en el futuro para intercambiarlo por cosas que su gobierno quiere obtener de los demócratas”, dijo Steward Verdery, un cabildero y consultor político que participó esta semana en un panel de MPI sobre inmigración.

Muzzafar Chishti, experto en inmigración del centro de investigaciones Migration Policy Institute (MPI) cree que es posible que Trump haya “entendido mejor la realidad de los jóvenes con DACA como presidente que como candidato”.

“Esperemos que las voces que han influido sobre él para tomar esta postura sean las que prevalezcan a la larga”, agregó Chishti.

No está claro el por qué Trump decidió hasta el momento no cancelar el programa al que se opuso anteriormente, y al que calificó de “amnistía ilegal” cuando Obama era presidente.

Maribel Serrano, una “dreamer” residente en Los Ángeles que actualmente produce una película sobre su historia con DACA, explica que ella mantiene una “actitud esperanzada”.

“Yo siempre sentí que DACA iba a permanecer, porque es lo correcto”, dijo Serrano, quien lleva cuatro años y medio en el programa. “Este país a la larga hace lo que se debe. Quitar DACA sería algo completamente inmoral y anti ético, no tendría sentido desandar el camino andado”.

Maribel Serrano, joven con DACA residente en Los Angeles. Actualmente está produciendo una película sobre su experiencia “Mi vida DACA”. (Foto: proporcionada)

Los activistas pro inmigrantes han mantenido la crítica sobre el gobierno de Trump por el tema de DACA. Estos han indicado que no pueden confiar en él por los numerosos cambios de opinión que ha tenido en los temas y porque gente como el procurador Jeff Sessions siguen haciendo declaraciones inflamatorias al respecto.

Fabiola Prieto es otra “dreamer” que acaba de renovar su DACA. Al principio dudó, ya que debía enviar los papeles en diciembre y la elección de Trump la hizo dudar. “Mi familia y yo pensamos que quizá era un desperdicio de dinero, fue un momento muy triste y deprimente para mí”, dijo. “Hasta mi mamá tenía miedo cuando tocaban la puerta, pensaba que iban a venir a buscarnos”.

La joven cree que el gobierno quizá se ha dado cuenta del efecto de los jóvenes DACA, todo lo que pagan por sus solicitudes y lo que contribuyen a la economía. “Quizá se dieron cuenta que hay muchos empleos que dependen de este grupo de gente”, dijo. “Ojalá que así sea, porque hemos puesto toda nuestra vida en sus manos y toda nuestra información”.

Angélica Salas, de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes CHIRLA, dijo que su mensaje para los jóvenes es que “sigan renovando su DACA si ya lo pidieron antes y sigan pidiendo el beneficio nuevo siempre y cuando estén conscientes de los riesgos”.

“A mí me da dolor cuando tengo que hablar con los padres y tienen que tomar esta decisión”, dijo Salas. “Si el muchacho ha tenido algún problema con la ley hay que tener muchas precauciones”.

Flora Hernández dice que seguirá adelante aconsejando a sus amigos a que pidan y renueven su DACA y que, sobre todo, “se porten bien”.

“Cuando veo esos casos que arrestan pienso que es un aviso de que debemos estar alerta, debemos portarnos lo mejor posible”, dijo la muchacha. “Si se te venció la licencia, no manejes, no te metas en problemas innecesarios, renueva a tiempo pero, sobre todo, tenemos que andar muy derechitos”.