Estratega demócrata recibe más de $570,000 por trabajo a favor de Venezuela

El nombre de Manny Ortiz sale a relucir tras donación de gobierno venezolano a la toma de posesió del presidente Trump

WASHINGTON.- El estratega demócrata y consultor del gobierno de Puerto Rico, Manny Ortiz, asegura que profesionalmente no tiene nada que ver con el gobierno venezolano pero, según documentos oficiales, ha recibido más de $570,000 para influir a favor de CITGO, la subsidiaria de la empresa petrolera estatal venezolana, PDVSA.

El nombre e historial del abogado, un estratega con extensas conexiones a influyentes líderes políticos, han saltado a la palestra internacional tras la reciente revelación de que, a través de Petróleos de Venezuela, S.A (PDVSA), el gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, donó $500,000 a un fondo para la investidura de Donald Trump del pasado 20 de enero.

Las leyes estadounidenses prohíben las donaciones de gobiernos extranjeros, pero para evadir esa restricción, Venezuela lo hizo a través de la filial de PDVSA en EEUU.

De hecho, CITGO, con sede en Houston (Texas), fue uno de los principales donantes corporativos para la ceremonia de investidura, al mismo nivel de multinacionales como JP Morgan Chase y Exxon, según la Comisión Federal Electoral.

La donación ha generado interés mediático precisamente porque las autoridades del Palacio de Miraflores  acusan regularmente a Washington de promover la inestabilidad política en Venezuela, que en 2016 fue el tercer suministrador de petróleo de EEUU, detrás de Canadá y Arabia Saudita.

Además, Ortiz, un allegado de la familia del gobernador puertorriqueño, Ricardo Rosselló, también hace simultáneamente cabildeo para el gobierno de San Juan, un ávido crítico de Maduro.

Así, sin que aparentemente medien violaciones de ética o legales,  Ortiz hace cabildeo ante el Legislativo por Venezuela a través de CITGO para levantar las sanciones impuestas por EEUU, algo a lo que se opone el gobierno de Rosselló, aunque las presiones de éste ante Washington sean por los intereses de la isla.

Previamente, Ortiz también hizo cabildeo para Pedro Rosselló, exgobernador puertorriqueño (1992-2000) y padre del actual gobernador.

Ortiz no ha contestado múltiples correos electrónicos o llamadas realizadas en los últimos días por este diario en busca de comentarios sobre su labor con CITGO, y su representación a favor de dos gobiernos en polos opuestos.

En declaraciones recientes al diario puertorriqueño, “El Nuevo Día”, Ortiz aseguró que no tiene nada que ver con el gobierno de Maduro, y que representa “a los 5,000 empleados americanos” de las refinerías de petróleo que CITGO opera en EEUU.

Pero sus declaraciones alimentan la controversia porque, según un formulario financiero presentado ante el Senado en agosto de 2016, Ortiz fue contratado para hacer “lobby” frente al “impacto potencial de las restricciones” de EEUU en las operaciones de CITGO y valoración de sus activos.

Ortiz precisó en el documento que CITGO es propiedad al 100% de PDVSA, que a su vez tiene un “interés directo en el resultado de la actividad de cabildeo” hecho por su consultora, VantageKnight, Inc.

El documento menciona su trabajo contra el “Acta de la Defensa de los Derechos Humanos y la Sociedad Civil en Venezuela”, una legislación bipartidista que extendió las sanciones de 2014 contra funcionarios del gobierno venezolano, para castigar su represión de la disidencia.

El Centro para Políticas Responsables (“Center for Responsive Polítics”) indicó en su página web que VantageKnight recibió $540,000 por esa labor en 2016, de un total de poco más de $1,6 millones que PDVSA designó para tareas de cabildeo de CITGO.  En lo que va de 2017, VantageKnight ha recibido $270,000 de parte de PDVSA.

Aunque la remuneración proviene de CITGO, las actividades de cabildeo de Ortiz terminan beneficiando los intereses del gobierno de Caracas.

Ortiz no es ajeno a los asuntos de Venezuela, ya que también realizó cabildeo para impedir sanciones contra ese país desde al menos 2014, cuando trabajó para Brownstein, Hyatt, Farber, Scheck.

Ortiz se describe en su cuenta en Twitter como un “solucionador de problemas”, y ha recibido reconocimientos por parte de influyentes publicaciones.

Su cuenta en LinkedIn asegura que representa “con éxito” a numerosos clientes “en asuntos complejos como inmigración, telecomunicaciones, transporte, servicios financieros, impuestos y energía”.

Consultada por este diario, la Casa Blanca refirió preguntas sobre los fondos para la investidura de Trump  –y su posible repercusión en la política exterior de EEUU-, al comité organizador.

Pero el comité organizador tampoco ha contestado preguntas de este diario sobre la controvertida donación,  y si habrá cambios para evitar críticas de una posible influencia indebida en la política exterior de EEUU.

La Administración Trump ha dado continuidad a la política exterior de la anterior administración hacia Venezuela, que vive una creciente inestabilidad política de la mano de una grave crisis económica, pero hasta ahora no ha tomado medidas de confrontación directa con el gobierno de Caracas.