Messi, el niño que ISIS secuestró y que obligaron a cambiar su nombre

El pequeño pasó un par de años en cautiverio que lo han marcado
Sigue a La Opinión en Facebook

De sus cinco años de vida, el pequeño Messi pasó dos secuestrado por el Estado Islámico (ISIS).

El niño iraquí lleva como nombre el apellido del astro argentino del FC Barcelona, nombre que le dio su padre, un fanático del equipo catalán.

En 2014, la familia del pequeño Messi empezó a vivir una pesadilla cuando él, su madre y su hermana, fueron secuestrados por el grupo islámico extremista en Singar, al norte de Irak, en su casa, según reveló la cadena Kurdistan 24, en una entrevista con el pequeño y su familia.

Durante dos años en cautiverio, el pequeño Messi creció entre armas y violencia y su familia se vio forzada a cambiar su nombre a “Hassan”, ya que ISIS consideró el nombre original “infiel”, según contó la familia a Kurdistan 24.

“Le lavaron el cerebro e intimidaron al niño, haciendo que rechace su nombre y que pida ser llamado Hassan”, dijo la tía del pequeño en la entrevista.

Ahora el pequeño Messi, traumado por la cruda experiencia, apenas habla y se muestra inseguro sobre contestar a su nombre real, según explicó la familia, además de que ha mostrado su gusto por las armas y se le puede ver con pistolas de juguete y no solo el balón de fútbol.

En octubre de 2016, la familia de Messi, que pertenece a la minoría religiosa de los Yazidi, fue liberada.

Según datos de The Independent, más de 5 mil miembros de ese grupo han sido asesinados por grupos extremistas, alrededor de 7 mil aún están secuestrado y han sido víctimas de esclavitud y violación.

Actualmente, la familia de Messi se encuentra viviendo en un campo de Aqrah bajo control kurdo.