A 25 años de los riots, los disturbios que marcaron a Los Ángeles

Los disturbios de 1992 siguen marcando la historia de Los Ángeles
A 25 años de los riots, los disturbios que marcaron a Los Ángeles
'LA Riots' en 1992.

Este sábado 29 de abril se cumplen 25 años de que Los Ángeles estalló en rebelión contra la policía, acusada de racista y responsable de atacar brutalmente a Rodney King.

Fue al final de un caso que había comenzado hacia un año y finalmente había llegado a los tribunales.

El fiscal del distrito de Los Ángeles acusó a los agentes de la Policía de Los Ángeles (LAPD) Stacey Koon, Lawrence Powell, Theoore Briseno y Timothy Wind de asalto con un arma mortal y uso de fuerza excesiva, en el incidente ocurrido el 14 de marzo de 1991.

Tras una persecución policial, King fue sacado de su auto y vapuleado con macanas por numerosos policías.

Imagen tomada del video donde se ve a policías golpeando a Rodney King. (Archivo)

El incidente ocurrido en la esquina del Bulevar Foothill y la Calle Osborne, en el Valle de San Fernando, fue grabado y el video le dio la vuelta al mundo.

King – quien murió ahogado en una piscina el 12 de junio de 2012 – en aquella brutal paliza sufrió un hueso facial fracturado, un tobillo derecho roto y múltiples moretones y laceraciones. El video sobre el incidente le dio la vuelta al mundo.

En una denuncia de negligencia presentada ante la ciudad, King alegó que había sufrido 11 fracturas de cráneo, daño cerebral permanente, rotura de huesos y dientes, insuficiencia renal y trauma emocional y físico.

Las muestras de sangre y orina tomadas de King cinco horas después de su detención mostraron que él habría estado intoxicado en el momento de su arresto.

Las pruebas también mostraron rastros de marihuana. Las enfermeras del Hospital Pacifica de Sun Valley informaron que los policías que acompañaban a King (incluido Timothy Wind) bromeaban abiertamente y se jactaban del número de veces que King había sido golpeado.

King demandó a la ciudad y un jurado le concedió $3.8 millones de dólares, así como $1.7 millones en honorarios de abogados.

Tres policías fueron absueltos de todos los cargos. El jurado absolvió el cuarto agente de asalto con un arma mortal, pero no llegó a un veredicto sobre el uso de la fuerza excesiva. Las sentencias absolutorias también llevaron al gobierno federal a acusar a los policías por violaciones de los derechos civiles de King.

Dos personas cargan agua para sofocar las llamas de un incendio durante los disturbios de 1992. / Archivo
Dos personas cargan agua para sofocar las llamas de un incendio durante los disturbios de 1992. ( Archivo)

El juicio de los cuatro policías en un tribunal federal terminó el 16 de abril de 1993, y dos de los agentes fueron declarados culpables (Koon y Powell) y posteriormente encarcelados 30 meses. Briseno y Wind fueron absueltos nuevamente.

Pero se considera que las exoneracioines de los cuatro policías en la Corte Superior de Los Ángeles el 29 de abril de 1992 lo que desencadenó los disturbios al sur de la ciudad.

Fueron cinco días de destrozos, saqueos, incendios, protestas, golpizas, tiroteos y asesinatos como no se había visto desde 1965, que pusó a Los Ángeles ante la mirada del mundo.

Para cuando la policía, el Ejército de los Estados Unidos, los Marines y la Guardia Nacional restauraron la orden, los disturbios habían causado 53 muertos, 2,083 heridos, más de 7,000 incendios, daños a 3,100 empresas, y casi mil millones en pérdidas financieras. Diez de las victimas mortales fueron asesinadas por disparos de la policía.

Otros disturbios en los cinco días de motines y saqueos se desencadenaron en ciudades como San Francisco, Las Vegas, Atlanta Georgia, y en una calle de en Toronto, Canada.

‘Gorilas en la niebla’ y el factor racial

Al principio, pocos consideraron que la raza era un problema en la investigación del caso de Rodney King. Incluso el propio abogado de King, Steven Lerman, estuvo de acuerdo con esa evaluación.

Pero las revelaciones referentes al mensaje “Gorilas en la niebla” cambió todo.

El alcalde de Los Ángeles en ese entonces, Tom Bradley, declaró: “Parece que hay una peligrosa tendencia de incidents raciales que involucran a al menos algunos segmentos del Departamento de Policía”.

Bradley nombró una comisión encabezada por Warren Christopher – posteriormente Secretario de Estado bajo el presidente Bill Clinton – para investigar las prácticas de LAPD y hacer recomendaciones para reformas. El alcalde también pidió la renuncia del jefe Daryl Gates, pero Gates se negó.

Los disturbios

Los disturbios comenzaron elmiércoles 29 de abril en varios lugares, al irse conociendo el veredicto. Los manifestantes del juzgado de Los Ángeles eran pacíficos, pero las protestas en el Parker Center, la sede del LAPD, acabaron con varios arrestos

A última hora de la tarde, Reginald Denny, un camionero blanco, se detuvo en un semáforo en la esquina de las Avenidas de Florence y Normandie en el sur-centro de la ciudad, fue sacado de su vehículo y golpeado por un grupo de jóvenes afroamericanos ante las cámaras de los helicópteros, que grabaron cada golpe, incluyendo cuando le dejaron caer un objeto pesado sobre su cabeza cuando se encontraba tendido en el suelo.

En meses posteriores, uno de los atacantes fue enviado a prisión. Denny fue rescatado por vecinos afroamericanos que se apresuraron al lugar de los hechos.

Para el jueves, la violencia se extendió sin control, se televisaron saqueos e incendios. Miembros de la comunidad coreana tomaron las armas ante la ausencia de la policía y se impuso un toque de queda en la tarde noche de ese día en gran parte de la ciudad.

Para el sábado 2 de mayo, elementos de la Guardia Nacional de California, soldados y miembros de agencias federales de la ley, fueron enviados a ayudar a la policía local para que tranquilizaran a la multitud y para dispersarla.

El ambiente de caos continuó por dos días más.

Rodney King. (Archivo)

25 segundos de silencio

Earl Ofari Hutchinson, presidente de la Mesa Redonda de Políticas Urbanas de Los Ángeles, líderes de los derechos civiles y residentes del área donde comenzaron los disturbios: la intersección de las Avenidas Florence y Normandie, guardaron recientemente 25 segundos de silencio para recordar los días de insurrección,

“Este será un hito en el antes, durante y después de los disturbios de Los Ángeles para los líderes de los derechos civiles y los residentes del área y los que estaban en las calles durante esos días abrumadores”, dijo Hutchinson a La Opinión. “Los 25 segundos de silencio sin precedente son un testamento comunitario de la causa de la sanación racial y el cambio en Los Ángeles y más allá”.

Para el experto en relaciones raciales, el nombre de Rodney King en términos de justicia o injusticia para los afroamericanoss y latinos se ha convertido “en un símbolo de abuso y violencia policial y asesinatos policiales de negros y latinos”.

“Es también un símbolo de las disparidades perceptibles y reales que nos dejan boquiabiertos en cómo los policías mantienen el orden en comunidades afroamericanas y latinas”, indicó. “Es también un símbolo del profundo prejuicio racial en el sistema de justicia penal. Cada vez que hay un asesinato policial de un negro o latino desarmado como Michael Brown en Ferguson, y el oficial involucrado en el tiroteo está impune, se invoca el nombre de Rey Rodney. Este es el caso, un cuarto de siglo después de la paliza a King”.

Una impresionante aglomeración de escombros, de un edificio destruido durante los disturbios de 1992. (Archivo)

Promesas vacías de reconstrucción

Un cuarto de siglo después, Hutchinson afirma que afroamericanos y latinos siguen siendo victimizados por parte de agentes del LAPD y del Sheriff del condado de Los Ángeles.

“Ha sido bien documentado que la Procuradora del Condado de Los Ángeles, Jackie Lacey, se ha negado en absoluto a procesar [a los agentes] a quienes han cometido actos flagrantes de uso de fuerza letal.

Incluso cuando esos actos son captados en video, como la paliza de Marlene Pinnock por un agente de la Patrulla de Caminos de California [CHP], Lacey todavía se niega a procesar”, dijo.

“Esto envía el horrible [mensaje] que los agentes de policía pueden cometer el uso ilegal de actos de la fuerza y ​​todavía asegurarse de inmunidad de enjuiciamiento. Este es el mismo patrón con otros agentes en otros condados y estados. Excepto en los casos más flagrantes, se niegan a procesar a los agentes de policía por el uso de la fuerza mortal contra los negros y los latinos”.

Para Hutchinson, la reconstrucción del sur centro de Los Ángeles tras aquellos disturbios quedó solo en “promesas vacías”.

“El sur de Los Ángeles sigue siendo hoy, y por mucho, el área más pobre y más desatendida del condado de Los Ángeles: escuelas de bajo rendimiento, alta tasa de desempleo, pobreza”, declaró. “Hay un sentimiento de abandono que sigue impregnando a la comunidad. Ha habido poco cambio”.

Alrededor de la web