Vendedores ambulantes, los más beneficiados del negocio de las marchas

Vendedores ambulantes ganan durante las marchas masivas de Los Ángeles
Vendedores ambulantes, los más beneficiados del negocio de las marchas
Vendedores ambulantes dijeron que obtienen mejores ganancias durante las protestas. (Jaqueline García

Desde que Donald Trump ganó las elecciones en Noviembre, las protestas en su contra no paran en Los Ángeles.

Aunque el descontento contra el presidente es general, hay algunos para quien esta serie de manifestaciones son una bonanza.

Mientras miles participaban ayer en Los Ángeles de las marchas en contra de Trump bajo un calor ardiente, los vendedores ambulantes no perdían la oportunidad para hacer su agosto.

Por todos lados se podían ver los vendedores de hot dogs, banderas, playeras, aguas, helados y otros productos.

Algunos se mantenían apartados sobre una área para esperar a los clientes, mientras otros—principalmente los que venden helados y paletas—caminaban junto a los manifestantes para cuando requirieran sus productos.

Román caminó junto a los protestantes de la calle Broadway y Olympic para vender paletas y helados. (Jacqueline García)

Ismael Román, quien tuvo una significante clientela que le compró sus paletas y helados, dijo que durante las marchas él vende mucho mas que en los días regulares.

“Esta bien que haya muchas marchas y nos ayuda más”, dijo el vendedor ambulante, quien caminaba junto a los manifestantes de la Broadway y Olympic.

A vender hot dogs

Frente al Ayuntamiento de Los Ángeles, donde se congregaron todas las protestas, se encontraba Sabina López y su esposo Mateo, quienes se instalaron en una parte del parque Grand para vender hot dogs.

López dijo que ha trabajado como vendedora ambulante por los pasados 24 años y ella dice que las ventas sí suben cuando se congregan las muchedumbres.

“Pues ahorita esta despacio, pero a ver qué tal se pone después”, dijo la mexicana mientras cocinaba las salchichas con tocino y las cebollas.

A su lado se encontraba su hija, quien no fue a la escuela.

Sabina López dijo que la venta podría aumentar durante la reunion de los manifestantes en el ayuntamiento. (Jacqueline García)

“No la mandé para apoyar en la protesta en lo que podamos”, dijo López, sobre la sugerencia de los activistas de que no mandaran a los niños a la escuela.

Su esposo, Mateo, dijo que si ellos no estuvieran vendiendo en la protesta estarían en su lugar de siempre sobre la calle Wilshire.

“Pero ahorita hay demasiada gente y esta bien”, dijo el hombre guatemalteco.