Como inmigrante, no hay que tener miedo de ir a su clínica comunitaria

Los inmigrantes están sufriendo un aumento de ansiedad, depresión y problemas relacionados con el ambiente del país, por lo que es más importante que nunca seguir cuidando de su salud. Aquí algunos recursos.

Guía de Regalos

Como inmigrante, no hay que tener miedo de ir a su clínica comunitaria

El estatus migratorio no debería ser un obstáculo para ir al médico o a una clínica comunitaria o a hospitales públicos, aún en estos momentos de preocupación para la comunidad inmigrante, porque la ley protege la información que las familias e individuos dan a estos centros e instituciones, aseguraron líderes de la Clínica comunitaria Oscar Romero en Los Angeles.

Ana Grande, directora de asuntos comunitarios de la clínica, dijo en un Facebook Live con La Opinion este jueves que a pesar de las elecciones y los cambios en la actividad de las autoridades migratorios, las clínicas siguen siendo un “lugar respetado” por las autoridades federales.

“Las clinicas, y las escuelas, entre otros sitios, siguen siendo lugares sensibles de la comunidad en los que ICE se ha comprometido a no entrar”, dijo Grande.

Por otra parte, la propia clínica, con sedes en el vecindario de Pico Unión y en Boyle Heights fue uno de los primeros lugares “santuario” que se declararon en Los Angeles en caso de cualquier cambio en las leyes y en ofrecer información a sus pacientes sobre sus derechos, y enlaces a información y asistencia legal.

Sus directivos aseguran que hasta el momento la comunidad latina debe sentirse segura de obtener servicios médicos, ya que nada ha cambiado todavía en la elegibilidad a estos o en la confidencialidad de la información que los pacientes les entregan.

“Aquí todos los programas siguen igual y estamos aceptando solicitudes para más personas”, dijo Grande.

Por otro lado, la clínica si ha registrado un aumento de pacientes preocupados, sufriendo de ansiedad, tanto en personas mayores como en niños, casos de tensión arterial alta, crisis diabéticas, todo relacionado al nerviosismo de la comunidad ante lo que está ocurriendo en el país.

“Aparte de ofrecer servicios de salud mental, también estamos informándoles de sus derechos y tenemos un coordinador de información que da talleres de información y que puede ayudarle a formular un plan para su familia en caso de deportación”, explicó Grande.

Los inmigrantes que viven en California son, en cierta forma, unos privilegiados y particularmente si viven en el condado de Los Angeles, donde cuentan con programas de salud para indocumentados como “My Health LA”. En California hay coberturas de salud para inmigrantes que no existen en otros estados y un proyecto de ley en proceso para tener un sistema de cobertura universal, explicó.

Clinica Romero es una clínica comunitaria con sedes en Pico Union y Boyle Heights

Para más información sobre servicios de salud:

Clinica Romero: 

Pico-Union

123 South Alvarado St Los Angeles, CA 90057

(213) 989-7700
Boyle Heights

2032 Marengo St Los Angeles, CA 90033
(213) 989-7700

Encuentre servicios de salud comunitaria en su localidad aquí: 

Información y protección contra redadas y tarjeta roja