Este hombre defraudó a cientos de indocumentados ofreciendo”ciudadania por adopción”

Helaman Hansen usaba publicidad online, programas de televisión y a "agentes" a los que pagaba dinero para reclutar a indocumentados a los que prometía conseguir un proceso migratorio que no existe. También usaba a iglesias para buscar sus víctimas.
Este hombre defraudó a cientos de indocumentados ofreciendo”ciudadania por adopción”
Helaman Hansen, el hombre que vendía "membrecías" a indocumentados en organización para que se hicieran "ciudadanos por adopción" (Captura de video youtube)

Helaman Hansen, un inmigrante Australiano naturalizado en Estados Unidos, se promovía a sí mismo como una persona dedicada a ayudar a los inmigrantes sin papeles a convertirse en miembros productivos de la sociedad y a “conectar” con familias estadounidenses para que estas presuntas almas perdidas “lograran una dirección en la vida”.

Para lograrlo, Hansen y su organización Americans Helping Americans (AHA) con sede en Sacramento, California, promovía una “solución” que, según decía, ni siquiera el propio presidente Barack Obama había logrado articular: adopción para adultos indocumentados por ciudadanos estadunidenses.

“Queremos darle a todo el mundo el sueño americano. Si les damos una conexión con una familia esencialmente se vuelven buenos y productivos”, dijo Hansen en un programa de televisión del canal “Access Sacramento” en mayo de 2014, que aún está colgado en YouTube. “Nosotros  hacemos el papeleo, tenemos un programa de entrenamiento y ayudamos en todo el proceso, incluso siguiéndolos por ocho meses para que sepan la historia de Estados Unidos y como tener un negocio”.

Si la historia le suena un tanto “descabellada” es porque efectivamente lo es.  Autoridades federales que investigaron el esquema de Hansen durante varios años dijeron que, entre los muchos fraudes existentes a personas inmigrantes, este ha sido quizá uno de los “más creativos”.

“Hay fraudes de muchos sabores pero este realmente es creativo”, dijo el fiscal Benjamin Wagner, del distrito oriental de la procuraduría federal de California al presentar cargos a principios de 2016. “Traído por los pelos es otra forma de definirlo, jamás había visto uno como este en mi carrera”.

Helaman Hansen, de 64 años, fue hallado culpable la pasada semana por un jurado federal en Sacramento, California por defraudar a casi 500 inmigrantes indocumentados de más de medio millón de dólares en “membrecías” y otros cargos para los trámites de adopción para adultos que, según les había prometido, les llevaría a la ciudadanía estadounidense en un año (o dos).

Hansen debe presentarse para sentencia el próximo 3 de agosto en el mismo tribunal y su convicción podría acarrear hasta 20 años en la cárcel y 250,000 dólares por cada cargo de fraude postal y electrónico y hasta 10 años por el cargo de “fomentar la inmigración ilegal”.

Está claro que la ley y el jurado no tenían una imagen tan positiva como el mismo Helman de las bondades de su trabajo como fundador y director de Americans Helping Americans (AHA), su supuesta “organización”, en realidad una compañía incorporada en California en 2011.

Aunque Hansen inicialmente comenzó vendiendo su “membrecía” en AHA y otras dos entidades originalmente a personas de las Islas del Pacífico residentes en California, eventualmente “amplió” sus operaciones a personas en siete estados y a inmigrantes latinos, chinos y del sureste de Asia.  También a residentes de Hawaii, New York, Oregon, Utah, Washington y Wisconsin.

¿Cómo hacía Helman el fraude a indocumentados?

Según videos que aún se encuentran colgados en You Tube, Helman inicialmente presentaba su organización como “America Helping America chamber of commerce”, una especie de entidad no lucrativa que vendía “membrecías” y que por medio de una serie de programas de televisión, promovía a pequeños negocios para ayudarlos a “crear empleos”.

Vea aquí uno de estos videos. Helman comienza a hablar del supuesto programa migratorio y de adopción en el minuto 40. El resto de sus videos y sus websites ya no están en la red.

Eventualmente, según los documentos legales del gobierno federal, Helman vendía esas membrecías para un tal “Programa Migratorio” (Migration Program), según el cual ofrecía a indocumentados que podrían hacerse ciudadanos si pasaban por un proceso de adopción para adultos y luego seguían una serie de pasos adicionales, incluyendo sacar números de ITIN del seguro social y papeleo con el nuevo nombre. .

Helman solía decir que él había descubierto una ley que hacía esto posible pero que muchos no conocían y la promocionaba en canales de You Tube y también en charlas realizadas en iglesias con el aparente apoyo de pastores. Una de las iglesias mencionadas en la acusación de la fiscalía es la “Iglesia Bautista de Sacramento” y la otra es la “Baptist Christian Church” en Castro Valley.

Las “membrecías” para el presunto programa migratorio empezaron costando 150 dólares y con el paso del tiempo llegaron hasta 10,000 dólares cada una. Según las autoridades, el estafador  también reclutaba a “agentes” para que le ayudaran a encontrar a futuros miembros indocumentados y les daba 1500 dólares por persona para que lo ayudaran a buscar nuevas víctimas.

El falso proceso que Helman vendía a inmigrantes

A partir de Octubre de 2012 Hansen, quien se hacía llamar “doctor” en “marketing y negocios” y sus empleados, empezaron a llenar estas membrecías pidiendo el pago por adelantado y posteriormente ayudaron a cientos de indocumentados a llenar solicitudes de adopción, muchas de las cuales llegaron a presentarse en tribunales estatales.

Aunque las adopciones para adultos sí existen, se trata de casos extraordinarios y no necesariamente comunes, que se realizan principalmente con el objetivo de permitir la herencia de un adulto a una persona dependiente.

Pero aún cuando la adopción se realizar legalmente, no existe ningún beneficio migratorio del gobierno federal que permita otorgar residencia, y menos ciudadanía, por la adopción de personas mayores de 16 años.

Los fiscales federales André Espinoza y Katherine Lydon, que litigaron el caso en el tribunal federal, dijeron durante el juicio que Hansen usaba material impreso y videos en Inglés, Español, Hindi y Hmong. El consulado mexicano en Sacramento fue una de las primeras organizaciones en denunciar los casos al Buró Federal de Investigaciones y a autoridades migratorias de Estados Unidos.

Varios indocumentados testificaron en contra de Helman y según portavoces de las autoridades federales, sus víctimas no serán objeto de persecución por la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE). De hecho algunas de ellas podrían llegar a obtener la visa U debido a su colaboración con la ley.