Ciudades y condados de Texas colaborarán en demandas legales contra ley antiinmigrante

Las metrópolis más grandes del estado preparan acciones legales y protestas contra la ley SB4. Ya hay una demanda archivada y funcionarios dicen que habrá más
Ciudades y condados de Texas colaborarán en demandas legales contra ley antiinmigrante
En Texas anuncian acciones legales contra su estado por ley antiinmigrante SB4
Foto: Foto proporcionada

Varios de los más grandes condados y ciudades de Texas anunciaron hoy que colaborarán para presentar demandas legales coordinadas con el objetivo de evitar la implementación de la ley SB4, una medida estatal que obliga a policías locales a hacer el trabajo de agentes migratorios e incluso amenaza con castigarlos si no lo hacen.

Funcionarios locales de Austin, San Antonio, El Paso, Dallas y Houston se presentaron junto con activistas de varias organizaciones pro inmigrantes hoy en la capital de ese estado para ofrecer un frente común contra la controvertida ley, firmada por el gobernador Greg Abbot hace dos semanas y anunciar que trabajarán y protestarán contra la misma durante todo el verano.

Entre los grupos activistas presentaes estaban el Workers Defense Project, United We Dream y el Texas Organizing Project.

Austin y El Paso ya votaron esta semana en favor ordenar a sus fiscales la participación en demandas, San Antonio y Dallas lo harán esta semana y la próxima, mientras que en Houston se está haciendo presión sobre el alcalde para que impulse una medida similar, dijeron los funcionarios durante una rueda de prensa y luego una llamada nacional con medios.

“Tal y como vimos con las ciudades de San Francisco y Santa Clara en el caso contra la prohibición de musulmanes, aquí también veremos que habrá colaboración en un pequeño número de casos legales”, dijo Greg Casar, concejal de Austin. “Los fiscales de cada lugar colaborarán sobre la estrategia legal”.

Mientras el gobernador Abbot y los impulsores de la legislación aseguran que la ley está destinada a aumentar la seguridad de Texas al ayudar en la deportación de delincuentes, los jefes de policía de las cinco ciudades arriba mencionadas han manifestado su oposición y dicho que al contrario de ayudarlos, hará más difícil su trabajo.

Abbot, un partidario y aliado del Presidente Donald Trump, mantiene que hay ciudades “santuario” en su estado que se están negando en cumplir las leyes federales, pero los funcionarios locales que se oponen a la medida lo niegan y dicen que se trata de una maniobra política de su parte.

“No hay nada en las políticas de estas ciudades y condados que incumpla la ley federal”, dijo el concejal de Dallas Phillip Kingston. “Esta ley nos obliga a cumplir con órdenes de detención de ICE que los tribunales federales han dicho son ilegales y no hay una sola instancia en la que puedan comprobar que aquí se ha violado ningún mandato del gobierno federal”.

La medida, que debe entrar en vigencia el 1 de Septiembre,  permite a policías locales actuar como agentes migratorios pidiendo papeles a detenidos, incluyendo en centros universitarios, obliga a autoridades locales a colaborar con los llamados “ICE detainers”, ordenes que algunos tribunales han dictado como ilegales y llega a multar a agentes de la ley por no colaborar con solicitudes del gobierno federal.

En días pasados, la ciudad fronteriza de El Cenizo,  el condado de Maverick y la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos LULAC presentaron la primera demanda legal contra la SB4, alegando que la misma no define lo que es una supuesta “ciudad santuario” y que esa ciudad y condado fronterizos temen perder los altos niveles de seguridad pública que mantienen.

Gobernador Abbot dice que hispanos no deben temer

Mientras muchos funcionarios locales y jefes de policía temen que la medida promoverá actividades racistas de algunos agentes de la ley, atará las manos de otros para establecer su política local de seguridad y hará que las comunidades inmigrantes dejen de reportar delitos, el gobernador de Texas dijo hoy que los latinos de su estado no tienen nada que temer.

“Como el esposo de la primera dama hispana de Texas quiero asegurarme de que ni ella ni su familia serán detenidos de forma injustificada. Si usted es hispano, o de cualquier otro país, usted no será detenido para mostrar sus papeles a menos que se sospeche que cometió un crimen grave”, dijo Abbott en una entrevista por Facebook a un medio televisivo en español.

Aseguró el gobernador que no se detendrá a nadie “sin causa probable” de delito y que se vigilará el cumplimiento de medidas en contra de la discriminación racial. También  acusó de “mentirosos ” a quienes señalan que dar a los policías locales atribuciones de inmigración cause excesos y detenciones racistas.

Los funcionarios y activistas rechazaron estas caracterizaciones del gobernador.

“Hay suficientes investigaciones que demuestran que este tipo de medidas resultan en actividades no permitidas y uso de perfil racial, que cuando se da a las policías locales las atribuciones de agente migratorio la gente de cierto color y raza tiende a ser detenida más a menudo y en forma injusta”, dijo José Garza, director del Proyecto de Defensa de los Trabajadores, una organización no lucrativa pro inmigrante.

En algunas localidades, los jefes de policía temen que lejos de aumentar la seguridad pública, los cambios incluidos en la ley pueden ir en detrimento de ella.

Phillip Kingston, concejal de Dallas, dijo que su jefe de policía le informó que la ciudad no tiene suficientes oficiales para enfrentar los delitos regulares y que hacer otro tipo de tareas no sólo sería difícil sino contraproducente al generar tensión y miedo en las comunidades inmigrantes de reportar delitos y acercarse a las autoridades.

“Esto hará que nuestra comunidad sea menos segura”, dijo.

David Stout, comisionado de El Paso, ciudad fronteriza con México, dijo que las acusaciones de inseguridad en las ciudades texanas por parte del gobernador y la mayoría de la legislatura son falsas.

“Por seis años consecutivos hemos sido la ciudad más segura de Estados Unidos entre las de nuestro tamaño”, dijo Stout. “Es una gran mentira y tengo la total seguridad de que esta ley discriminatoria y racista hará que todos estemos menos seguros , y no todo lo contrario.