Familiares y amigos dieron el último adiós al hijo de Cantinflas

Entre aplausos y lágrimas, familiares de Mario Moreno Ivanova se despidieron sus restos antes de ser trasladados al crematorio del Panteón Francés
Familiares y amigos dieron el último adiós al hijo de Cantinflas
(De izq. a der.) Marisa, Mario, Valentina y Gabriel se unieron para despedir a su padre.
Foto: Miguel Larrauri / Agencia Reforma

Entre aplausos y lágrimas, los familiares de Mario Moreno Ivanova le dieron ayer el último adiós a sus restos antes de ser trasladados al crematorio del Panteón Francés, en Río San Joaquín.

Su hija Valentina Moreno del Moral se colocó justo al lado del féretro color gris, entre 11 arreglos florales y 6 coronas, para dedicarle la canción “Hotel California”, de Eagles, la cual puso en su celular.

En tono silencioso, sólo para su padre, Valentina terminó la canción y simplemente se despidió con un “adiós”.

A las 14:45 horas, personal del velatorio informó a la familia que trasladarían el cuerpo en una carroza marca Mercedes Benz al crematorio, donde sólo los más cercanos esperarían las cenizas,  mientras que a los acompañantes se les invitó a regresar a la capilla Bretagne.

A pesar de los problemas y escándalos por los que atravesó el hijo adoptivo de Mario Moreno “Cantinflas” durante sus 57 años de vida, los hijos de ambos matrimonios del finado asistieron, aunque cada quien por su lado.

Mario y Valentina Moreno del Moral, que Moreno Ivanova tuvo con Abril del Moral, no se separaron. Lo mismo que los mellizos Gabriel y Marisa Moreno Bernat, hijos de la unión con Sandra Bernat, quienes en todo momento estuvieron juntos.

Hijos de Mario Moreno Ivanova

Marisa se dividió el tiempo para estar con su hermano, su novio y los conocidos que llegaban a darle las condolencias. En el recorrido rumbo al crematorio, los medios hermanos se tomaron de la mano y caminaron juntos.

La viuda Tita Marbez, toda de negro y tacón alto, temblaba a la hora de estar de pie, por lo que en las últimas horas, previas a la despedida final, se alojó en un cuarto privado dentro de la sala, custodiada por elementos de seguridad y algunos familiares, que entraban y salían del pequeño refugio.

Carlos Padilla y familia, Fundación Caritas San Maron IAP, Gabriel y familia, Gerardo Ruiz Dosal, Lic Miguel Alemán, Comité Olímpico Mexicano y hasta el productor Juan Osorio, fueron algunos de los que mandaron arreglos florales.

El Hijo del Santo y su esposa sostuvieron a Tita durante la caminata hacia el crematorio.

Luego de sacar el ataúd de la carroza, Tita y los hijos no pudieron contener las lágrimas y volvieron a aplaudirle al empresario, y con ello le dieron el último adiós.