Comité legislativo inicia debate de medidas que fomentan deportación masiva

Los proyectos alientan las deportaciones masivas y dotar a ICE con armas de corte militar
Comité legislativo inicia debate de medidas que fomentan deportación masiva
Los proyectos de ley darían más facultades a agentes de ICE.

WASHINGTON.- En medio de fuertes pugnas partidistas, el Comité Judicial de la Cámara de Representantes inició este jueves el álgido proceso de debate y votación de una serie de medidas para agilizar la deportación masiva de la población indocumentada, y que de inmediato fueron rechazadas por grupos que exigen una reforma migratoria integral.

Aunque todas las medidas tienen que ser sometidas a voto y aprobadas en el pleno de la Cámara de Representantes y en el Senado para convertirse en ley, la luz verde que eventualmente reciban las de carácter migratorio por parte del Comité sólo augura una mayor represión de los 11 millones de inmigrantes indocumentados en EEUU, según activistas.

En total, el Comité tenía en su plato dos medidas para combatir el contrabando de humanos, dos para facilitar los recursos y operaciones de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), y otra para la Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS).

Tras una sesión maratónica, sin embargo, los legisladores pudieron apenas aprobar las dos medidas relacionadas con el combate al tráfico humano, y el presidente del Comité, el republicano Bob Goodlatte, anunció que el debate y votación continuarán el martes próximo.

De las medidas migratorias ante el Comité, la “HR 2431”, propuesta por el legislador republicano por Idaho, Raúl Labrador,  fue la que más ampollas levantó hoy en el debate: alienta las redadas al interior del país, codifica como un crimen la estancia ilegal en EEUU –es una ofensa civil ahora- convierte a la policía local en agentes de Inmigración, y autoriza a los estados a que adopten sus propias leyes migratorias, entre otros elementos.

La medida, que no hace exenciones para “Dreamers”,  lleva los nombres de Michael Davis y Danny Oliver,  dos policías presuntamente asesinados por un indocumentado en California en 2014, pero el Comité, bajo control republicano, rechazó varias enmiendas demócratas.

Una de las medidas, propuesta por Goodlatte, permite el arresto sin orden judicial en algunos casos; autoriza la contratación de 10,000 agentes dedicados a la deportación, y permitiría que los agentes de ICE tengan acceso no sólo a pistolas de mano y pistolas “paralizantes”, sino también a rifles M-4 u otras armas de calibre militar.

En general, los demócratas atacaron las medidas republicanas como políticas que “satanizan” y discriminan a los inmigrantes, favorecen a empresas privadas que se lucran del encarcelamiento masivo,  privan a los inmigrantes del derecho al debido proceso, y no mejoran la seguridad comunitaria.

Los republicanos replicaron que EEUU tiene que hacer cumplir las leyes de inmigración, y que los inmigrantes indocumentados, además de violar las leyes, son una “carga pública, cuando el gobierno debe proteger, ante todo, los intereses de los ciudadanos estadounidenses.

La tensión en la sala de audiencias fue tal que, durante el debate, el legislador republicano por Florida, Matt Gaetz, ridiculizó el “eufemismo” del uso de la palabra “indocumentado” cuando, a su juicio,  los que cruzan ilegalmente son “ilegales”, y un delito menor “sigue siendo un delito”.

Gaetz acusó a los demócratas de alentar la entrada de inmigrantes que usan documentos “robados” o “fabricados” para burlas las leyes del país.

Su colega demócrata por Florida, Ted Deutch, le respondió que la mayoría de los indocumentados no cometen crímenes sino que contribuyen a la economía, y la medida de Labrador es “inhumana y antiestadounidense”.

Diversos grupos pro-inmigrantes, entre éstos “America’s Voice”, “National Immigration Forum”,  y “United We Dream”, emitieron sendos comunicados para denunciar las medidas en cuestión, por considerar que no resuelven la situación de los inmigrantes en la sombra y sí fomentan la agenda de deportación masiva de la Administración Trump.