Hombres hartos de su papel de “hombres” rompen silencio en México

Participan en sesiones donde aprenden a llorar y a decir “no” a todas las presiones sociales que los quiere imponer como machos
Hombres hartos de su papel de “hombres” rompen silencio en México
Sesión del Círculo Abierto para Hombres.

MÉXICO – Sentados al centro del salón, una docena de hombres que rondan entre los 30 y los 70 años espera, como cada semana, a nuevos compañeros para que se integren a esta sesión grupal donde ellos aprenden a llorar y a decir “no” a todas las presiones sociales que los empuja a actuar como machos.

Están aquí, en una modesta casa de la colonia Moderna que hace de oficinas del Círculo Abierto para Hombres (CAH) en la Ciudad de México, por una razón muy poderosa: no son felices con algunos roles que se les han impuesto por género como el de ser sostén de la casa o el mandamás; el mujeriego y el golpeador o el intolerante con el éxito femenino.

Ellos no son así y deberían estar a gusto, pero su yo interior se los reprocha con inseguridad y tristeza por su actuar diferente, por querer ir de la mano con las mujeres, no contra ellas.

A Mario, un ingeniero mecánico alto y fornido, le pesa mucho no poder encontrar trabajo. Lo cuenta con las miradas del grupo puestas en él aunque con la confianza de que en el CAH las reglas son claras: no se juzga y no se dan consejos; más bien, se escucha al otro y así se le empuja a buscar sus propias soluciones.

José Alfredo Cruz,  coordina las sesiones para la "reeducación" de los hombres.
José Alfredo Cruz, coordina las sesiones para la “reeducación” de los hombres.

“El otro día mi esposa me reclamó que fuera desempleado y yo no pude más: me puse a llorar como un niño”, dice con la cabeza en alto. “Yo soy un profesionista bien preparado, pero algo pasa que no engancho un buen trabajo y me he tenido que dedicar al hogar y ahora en casa trabajo más que nunca: no paro en todo el día y no veo el dinero”.

Mario guarda silencio y observa a sus compañeros: todos están muy serios, compresivos, incluso los cinco muchachos guatemaltecos que se encuentran como observadores para llevar a su país una fórmula contra el viejo papel de macho. En México, desde 2013 que se creó el primer círculo CAH en la CDMX ya tiene réplicas en Querétaro, Xalapa y Pachuca.

“En Guatemala hemos tenido muchos problemas de violencia feminicida por todas las inseguridades de los hombres queremos hacer algo”, dice Armando Barreno, del colectivo Red de Hombres de Guatemala, quien está presente.

“Nahí”, dice José Alfredo Cruz, coordinador del CAH y moderador de la sesión. Nahín significa en lengua chichimeca “estoy contigo”. “Nahí”, repite el resto del grupo.

Cruz observa que la raíz de la insatisfacción de muchos hombres en estos tiempos radica en el hecho de que hay un mandato cultural que dice que ser hombre es “no ser o parecer” mujer, homosexual o niño. “Con estas negativas no logran una vida plena”.

Alejandro, por ejemplo, quiere estar solo pero no se atreve. ¿Acaso un hombre no tiene que estar siempre con una mujer? pero, ¿para qué? o como dicen sus amigos, mejor deja a tu esposa para andar de coscolino, echando desmadre, cotorreando. Pero ya lo he hecho y no me he sentido feliz entonces, ¿ya no soy tan hombre? ¿qué me pasa?

Los participantes se encuentran justamente a la mitad de la sesión y pasan por una dinámica grupal que  llaman “MATEA” y consiste en expresar sin tapujos si en los últimos días han sentido miedo, alegría, tristeza, enojo o afecto, sentimientos que pocas veces expresan los varones.

Los participantes forman un círculo para mostrarse solidaridad entre sí.
Los participantes forman un círculo para mostrarse solidaridad entre sí.

Francisco, el mayor del grupo que pasa de los 60 años y hoy tiene su primera sesión, pelea con su vida porque su hijo no deja el alcohol y se pezca borracheras de antología a pesar de los golpes que él le da para enderezarlo. “Le doy unos ‘llegues’ pero no entiende, ¿qué más puedo hacer?”, dice frustrado.

Mauricio, el más joven que cruza los 30, también batalla con un sentimiento similar  pero porque no puede olvidar a su novio que murió de cáncer hace ocho meses. “Se fue y yo sigo buscando respuestas que me hagan dejar atrás el dolor y la tristeza”.

Alfonso mejor llora entre sus compañeros porque eso necesita: llorar. Él fue un hombre de hogar, de los que nunca pusieron el cuerno –dice mientras se limpia las lágrimas con un pañuelo- ni las borracheras ni los amigotes le gustaban tanto como hacer feliz a su pareja y aún así ésta lo dejo con todo y los hijos. “Yo no entiendo qué quieren las mujeres”.

Federico tampoco sabe. Hace 16 años que espera que su esposa lo perdone. No quiere buscarse otra mujer. No le nace, ¿eso lo hace menos hombre? Hoy él está en su sesión número 25 de las 46 semanales que recomienda el CAH para tener un progreso en sus nuevos roles, lo que significa que  aprendan a tener más libertad sin celos, ganas de dominio y posesión y más cuidado con  ellos mismos.

“Por favor todos al centro”, solicita Federico.

Todos se acercan con las manos extendidas y unen los puños al centro con la conciencia de que son un parteaguas social: el de los hombres que dejan de ser hombre y comienzan a ser personas que toman decisiones sin dañar a otros y por su propio bienestar y no por las reglas que dictan los géneros.

“Nahí”, repiten. Luego regresan a casa.