El otro ataque terrorista en Inglaterra que muchos recuerdan hoy

El 7 de julio de 2005, los británicos vivieron una tragedia de gran impacto que aún se mantiene en la memoria colectiva

Faltan pocos minutos para las 9 a.m. en Londres, Inglaterra. Es el 7 de julio de 2005. Decenas de pasajeros viajan en la hora pico en el subterráneo de la ciudad (London Underground o Tube) como si se tratara de otro día normal de trabajo. Hasta que se escuchan las detonaciones.

Una primera explosión se reporta a las 8:49  a.m. en el túnel entre las estaciones de metro de Aldgate East y la calle Liverpool. Allí ubica el centro financiero, conocido como “City”.

Una segunda bomba explota en los vagones que salen de Edgware Road en dirección a Paddington.

La tercera explota en vagones que viajan entre la calle King’s Cross y Russell Square, de Londres Stock Línea Piccadilly.

Menos de una hora después, una tercera impacta un autobús en la plaza Tavistock.

El saldo del atentado -conocido como London 7/7- ejecutado por cuatro radicales islámicos fue de 56 muertos (incluyendo los cuatro atacantes) y más de 700 heridos. Los perpetradores fueron identificados como: Hasib Hussain, Mohammad Sidique Khan, Germaine Lindsay y Shehzad Tanweer (todos de origen paquistaní, excepto Lidsay que era jamaiquino).

Los ataques del 2005 -que se atribuyo Al Qaeda- ocurrieron mientras los países más poderosos del mundo, se reunían en Escocia, durante la cumbre del G-8. Un día antes, se había hecho el anuncio de que la capital británica fue elegida como sede olímpica para 2012. Además,  Reino Unido había asumido la presidencia rotatoria del Consejo de la Unión Europea.

Hoy, a más de 12 años de ese atentado terrorista que además provocó la interrupción general en el transporte de la ciudad y la infraestructura de telecomunicaciones, muchos recuerdan el evento como el más grave reportado antes del de este lunes en un concierto de la cantante Ariana Grande en Manchester.

El grupo terrorista Estado Islámico (ISIS) se atribuyó la autoría del atentado de Manchester al afirmar que un “soldado del califato” colocó “varios paquetes bomba” en varias concentraciones de “cruzados” en la ciudad británica.

En un video, cuya autoría no pudo ser comprobada, ISIS indicó que detonó los paquetes colocados en el Manchester Arena, donde murieron 22 personas, entre ellos varios niños, y otras 59 resultaron heridas.

Medios internacionales reportaron este miércoles que la Policía de Manchester identificó a Salman Abedi como el responsable del atentado.

Abedi, de 22 años, murió tras haber perpetrado la detonación en un aparente ataque suicida perpetrado en la ciudad inglesa de Manchester.

Datos preliminares que maneja BBC Mundo indican que el hombre nació en Manchester, pero su familia es de origen libanés. Había vivido en varias direcciones en la ciudad, incluyendo una propiedad que ya fue registrada por la Policía.