Líderes religiosos mantienen ayuno de protesta contra recortes presupuestarios

Líderes religiosos mantienen ayuno de protesta contra recortes presupuestarios
El grupo cristiano, "Bread for the World", lanzó una campaña de ayuno nacional para pedir que el Congreso rechace el plan presupuestario de Trump

WASHINGTON.- Líderes religiosos de todo EEUU mantienen una campaña de ayuno nacional para protestar lo que consideran como un “ataque sin precedente” contra los pobres y hambrientos, y exigir que el Congreso rechace el plan presupuestario del presidente Donald Trump.

El presupuesto para el año fiscal 2018, presentado formalmente hoy al Congreso, prevé recortes por más de $800,000 millones al “Medicaid” y profundos recortes para programas de cupones de comida, cobertura médica y demás servicios sociales para personas pobres, niños y discapacitados, entre otros elementos.

También afecta a personas pobres en el exterior, porque recorta fondos en más de un 30% para el Departamento de Estado y la Agencia para el Desarrollo Internacional de EEUU (USAID), en unos momentos en que unos 65 millones de personas son desplazadas por conflictos civiles, y unos 23 millones viven sumidas en condiciones de hambruna, según activistas.

El reverendo David Beckmann, presidente del grupo cristiano “Bread for the World”, que organiza la campaña de ayuno nacional, dejó en claro que “sin duda, el presupuesto del presidente Trump es un ataque sin precedente contra la gente que vive en la pobreza y la hambruna… es un doble golpe para gente vulnerable”.

Como candidato presidencial en 2016, Trump habló mucho de los “abandonados” por la Administración Obama pero sus políticas “son una enorme amenaza” para gente que lucha por subsistir en EEUU y el resto del mundo, y el Congreso debe oponerse a esos recortes, afirmó Beckmann.

Por ello, decenas de líderes de distintas religiones se han sumado a la campaña, que realizarán cada mes durante toda la sesión 115 del Congreso, para exigir que los legisladores eviten el grave daño que, a su juicio, causarán estos recortes en las personas que más necesitan esta ayuda pública.

“Vamos a hacer ayuno por un día cada 21 del mes, hasta diciembre de 2018. Esperamos que más y más líderes religiosos se sumen a este esfuerzo, y también estamos contactando a los legisladores, para que entiendan el impacto de los recortes presupuestarios que quiere imponer la Administración Trump”, dijo hoy a este diario Chris Ford, director de comunicaciones de “Bread for the World”.

“Estamos hablando con legisladores de ambas cámaras del Congreso casi a diario” ante la urgencia de proteger los programas sociales en la mira de la Administración, enfatizó Ford.

La Conferencia de Obispos Católicos de EEUU (USCCB, en inglés), envió una carta a ambas cámaras del Congreso el pasado 19 de mayo, en la que destacó la obligación “moral” del Congreso de velar por los vulnerables y por el bien común.

La campaña de ayuno, titulada “Para Tiempos Como Este” (“ For Such a Time as This”)  incluirá vigilias y oraciones, y cuenta con el apoyo de varios grupos cívicos, centros de estudio, legisladores demócratas y de grupos cristianos y  evangélicos en todo el  país.

El Congreso tiene la última palabra en torno al desembolso y distribución de fondos federales, y varios legisladores republicanos ya han expresado consternación por los recortes, por lo que el plan presentado hoy, sin duda, no será lo que salga aprobado por el Legislativo.