El remedio sorprendente para evitar infecciones mortales en el hospital

Un nuevo estudio sugiere que los médicos deben reducir la cantidad de recetas de antibióticos. Esto es lo que necesitas saber
El remedio sorprendente para evitar infecciones mortales en el hospital

Aunque es difícil de creer, los hospitales se han convertido en uno de los lugares más riesgosos en los cuales puedes contraer infecciones mortales. Ahora un nuevo estudio sugiere una solución igualmente sorprendente: Los médicos deben dejar de darles tantos antibióticos a los pacientes hospitalizados.

Una investigación publicada en The Lancet, una revista científica médica británica, demuestra que la tasa de infecciones fatales a causa de la bacteria conocida como C. diff disminuyó en una cantidad increíble de 80% cuando los médicos en el Reino Unido redujeron las recetas de Cipro, Levaquin y otros conocidos como antibióticos de fluoroquinolona.

El uso excesivo de antibióticos, en particular los medicamentos de “amplio espectro” como Cipro, aumenta el riesgo de contraer infecciones en los hospitales porque matan una amplia variedad de bacterias, incluyendo aquellas que en realidad previenen las infecciones, explica Arjun Srinivasan, M.D., que supervisa los esfuerzos que los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) hacen para prevenir las infecciones adquiridas en los hospitales.

“Dependemos de estos medicamentos para tratar enfermedades graves, pero pueden causar efectos secundarios que potencialmente ponen en riesgo la vida, tales como las infecciones por C. diff”, dice Srinivasan. “Este estudio es un recordatorio importante de que tenemos que ser inteligentes sobre cómo usamos estos medicamentos vitales”.

Cómo causan infecciones los antibióticos

Según los CDC, las infecciones bacterianas por C. diff, que atacan los intestinos, enferman a casi medio millón de estadounidenses cada año y contribuyen a la muerte de otros 29,000.

Los investigadores calculan que cerca de dos tercios de aquellos que se enferman con C. diff se exponen a ella en el hospital o en otros centros de atención médica.

De acuerdo con Srinivasan, con frecuencia los médicos recetan inicialmente a los pacientes un medicamento de amplio espectro mientras esperan los resultados de los exámenes para averiguar exactamente qué tipo de bacteria los está enfermando. La idea es que puedan cambiar a un antibiótico más específico una vez que los resultados revelen el tipo de infección que tenga el paciente.

El problema de recetar Cipro, Levaquin y medicamentos similares es que, mientras que son esenciales para tratar algunas infecciones graves, también podrían matar bacterias protectoras que te defienden agresivamente de invasores que causan enfermedades, siendo uno de estos la C. diff. Por lo tanto, las personas que reciben tratamiento con Cipro o antibióticos similares son más vulnerables a tener infecciones por C. diff.

Srinivasan dice que la C. diff se propaga fácilmente en los hospitales, en donde las personas enfermas y vulnerables están en habitaciones cerradas y con frecuencia las atienden los mismos trabajadores que brindan atención médica y que utilizan el mismo equipo.

Los medicamentos más específicos como la amoxicilina matan menos bacterias “buenas” y, por lo tanto, tienen menos probabilidades de causar infecciones por C. diff.

Según el estudio de The Lancet, hace una década, en un esfuerzo por reducir las infecciones por C. diff y las hospitalarias, el Reino Unido implantó lineamientos estrictos relacionados con el uso de los antibióticos en los hospitales. Parte de esos lineamientos hacían un llamado a los médicos para que redujeran sus recetas de medicamentos de amplio espectro, como las fluoroquinolonas, y que las usaran únicamente cuando no funcionara un antibiótico más específico.

Elige un hospital ‘inteligente en el uso de antibióticos’

Srinivasan dice que, a pesar de la concientización creciente sobre los riesgos de los medicamentos de amplio espectro, estos se siguen recetando en muchos hospitales estadounidenses, aunque no sean necesarios.

Sin embargo, las calificaciones que Consumer Reports pone a los hospitales muestran que algunas instalaciones de atención médica en Estados Unidos realizan un trabajo mucho mejor que otros al proteger a las personas de infecciones por C. diff y otras infecciones hospitalarias.

Srinivasan dice: “Una cosa que hacen los hospitales buenos es poner mucha atención en las recetas de los antibióticos, asegurándose de que los pacientes obtengan el medicamento correcto para su infección, en la dosis correcta y tan pronto como sea posible”.

Mientras que en el Reino Unido los programas para monitorear el uso de antibióticos son una obligación, en Estados Unidos todavía se están haciendo esfuerzos para llegar a ese nivel. La institución Joint Commission, una organización independiente no lucrativa que acredita a las instalaciones de atención médica, acaba de empezar a solicitar que los hospitales informen sobre sus programas en enero.

“Ese es un comienzo, pero la información que muestra si los hospitales cumplen con los estándares del Joint Commision no es pública”, dice Lisa McGiffert, directora del Proyecto de pacientes seguros de Consumer Reports. “Lo que realmente necesitamos son políticas nacionales que les exijan a los hospitales, no solo que tengan programas administrativos, sino también que informen al público qué tan bien están siguiendo sus médicos los lineamientos establecidos para el uso adecuado de los antibióticos”.

Pregunta sobre los antibióticos en el hospital

Orly Avitzur, directora médica de Consumer Reports, recomienda que ya sea que seas paciente en un hospital o estés en el consultorio de tu médico, pregunta qué antibiótico te están recetando y por qué.

Cuestionar a tu médico podría sentirse “extraño”, dice Avitzur. “Pero es una oportunidad para hablar sobre tu cuidado de salud”, dice ella. “También sirve como recordatorio para los médicos de que a los pacientes les preocupa el uso de antibióticos y motiva la emisión de recetas más inteligentes”.

Aquí te presentamos 4 preguntas que puedes hacer:

• ¿Para qué es este medicamento? Si tu médico sospecha una infección bacteriana, pregúntale si te puede hacer pruebas para comprobarlo; los resultados pueden confirmar la infección y determinar el tipo de bacteria, lo cual puede ser determinante para elegir el tipo de antibiótico que funcione mejor.

• ¿Qué tipo de antibiótico es? Si un medicamento de menor espectro como la penicilina funciona para tu infección, generalmente esa es una mejor opción que uno de amplio espectro.

• ¿Cuánto tiempo debo tomarlo? Pídele a tu médico que te recete el medicamento por el menor tiempo posible. (Pero asegúrate de tomarlo por el tiempo que dure la dosis). Pide que se vuelvan a evaluar el tipo y la dosis del medicamento cuando ya se tengan los resultados. Avitzur dice que un error común que cometen los médicos es no cambiar de un medicamento de amplio espectro a un antibiótico más específico una vez que se ha identificado la bacteria que causa la infección.

• ¿Qué sucede con los efectos secundarios? La mayoría de los antibióticos se toleran bien; pero además de la C. diff, los antibióticos pueden causar reacciones alérgicas y otros efectos secundarios graves. Por ejemplo, mientras que los de fluoroquinolonas son esenciales para tratar algunas infecciones graves, aunque en raros casos, pueden causar discapacidades y efectos secundarios potencialmente permanentes que afecten los tendones, los músculos, las articulaciones, los nervios y el sistema nervioso central.

Nota del editor: La elaboración de este artículo y de los materiales relacionados es posible gracias al subsidio del programa Attorney General Consumer and Prescriber Education Grant del estado, que es financiado por el acuerdo multiestatal de reclamos de fraude de los consumidores en relación con la comercialización del medicamento de venta con receta Neurontin (gabapentina).

– Teresa Carr