Quitarse el condón sin consentimiento de la pareja podría ser reconocido como abuso sexual en California

Actualmente, las leyes no estipulan si el “stealthing” califica como agresión sexual
Sigue a La Opinión en Facebook
Quitarse el condón sin consentimiento de la pareja podría ser reconocido como abuso sexual en California
Según el informe, tanto hombres como mujeres han reportado ser víctimas de "stealthing".
Foto: Archivo/ La Opinión

La asambleísta del Distrito 58 de California ha planteado una propuesta de ley que, de ser aprobada, lograría que quitarse el condón sin consentimiento de la pareja sea reconocido como abuso sexual.

El AB 1033, presentado por Cristina García ante la cámara legislativa del estado, pide expandir la definición de abuso sexual para incluir “la remoción o adulteración intencional, sin consentimiento, del condón durante una relación sexual”.

Cristina García es asambleísta del Distrito 58. (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

Esta práctica, que se conoce comúnmente como “stealthing” ha estado en debate desde que Alexandra Brodsky, de la Escuela de Derecho de Yale, presentó un reporte señalando que esta práctica sexual no consensuada va en aumento, los riesgos que esta representa y por qué debería considerarse como abuso sexual ante la corte.

La remoción del condón durante el coito, explica Brodsky, expone a la víctima a la transmisión de VIH, enfermedades de transmisión sexual, VPH y embarazos no deseados.

Incluso, todas las personas involucradas en una relación sexual deben estar conscientes y de acuerdo con los términos de la misma. De no ser así, explica Brodsky, el sexo consensuado se transforma en violación.

Actualmente, las leyes no estipulan si el “stealthing” califica como agresión sexual, por lo cual, resaltó Brodsky, las víctimas de este acto podrían enfrentarse a cortes que no lo consideren grave.

En efecto, contrincantes de la propuesta, entre ellos Sherry F. Colb de la Escuela de Derecho de la universidad Cornell, alegan que “stealthing” no equivale a abuso y debe ser procesado bajo otra clasificación. Otros sostienen que sería demasiado difícil comprobar que el acto fue hecho de manera deliberada.

En un comunicado emitido por su oficina, la asambleísta García dijo que “stealthing”—el cual ha sido descrito como “la  tendencia sexual mas nueva”—no es más que “un nuevo nombre para una práctica furtiva [y] antigua”.

Mellisa Sargent, asambleísta en el estado de Wisconsin, fue la primera legisladora del país en proponer un proyecto de ley para criminalizar el acto.


NOTAS RELACIONADAS